El Gran Pozo MTDE, el segundo pozo más profundo del mundo se esconde en Cantabria

Gran Pozo MTDE

Corría el verano del año 2016 cuando varios espeleólogos de los grupos Espeleo Club Ábrigu y del Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas habían salido a hacer una prospección en las cercanías del municipio de Ruesga, en Cantabria. Fue entonces cuando sucedió.  “Descubrimos una pequeña fisura entre las rocas, entre las que notamos una fuerte corriente de aire”, declaraba el espeleólogo Sergio Ruiz en una entrevista para la emisora COPE. Por su cercanía a otras cavidades de gran tamaño ya descubiertas, pensaron que podía haber en aquella fisura algo interesante. Sin embargo, jamás podrían haberse imaginado el tamaño del descubrimiento. Después de varios días de exploración, daban con un enorme pozo natural, el Gran Pozo MTDE.

Un pozo de más longitud que la torre Eiffel

El pozo también conocido como Torca del Porrón es, sin duda, el más profundo de España. Supera en casi 100 metros al que ostentaba este puesto anteriormente, su vecino pozo Los Pasiegos. Con 435 metros de caída vertical, su longitud es bastante mayor a la de la torre Eiffel, lo que lo convierte en el segundo pozo más profundo del mundo, solo por detrás del que se sitúa en la gruta Velebita de Croacia. Todo esto en lo que respecta a los que ha descubierto el ser humano y hablando de una caída totalmente vertical. Esto es, sin que existan repisas o descensos escalonados. En este segundo caso, el Gran Pozo MTDE ostentaría el nada desdeñable puesto número 11.

Espeleólogos investigando el acceso al Gran Pozo MTDE
Espeleólogos investigando el acceso al Gran Pozo MTDE. | Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas

Para acceder a la Torca del Porrón primero es necesario sortear otro pequeño pozo de unos siete metros. Una vez frente a la cavidad, se necesita de al menos hora y media para descender sus paredes y de unas tres horas para volver a subir. Se trata de una proeza solo apta para espeleólogos experimentados y en buena condición física. La perforación subterránea termina cuando se llega a la conocida como sala Maldita, perteneciente a su vez a la Torca del Tejón.

¿Nuevas especies en el Gran Pozo MTDE?

En la mencionada entrevista, Sergio Ruiz indicaba que las zonas subterráneas “son entornos que han evolucionado de forma totalmente distinta al exterior, entonces esa evolución crea microfaunas que se desarrollan paralelas a las del exterior y es fácil descubrir nuevas especies”. Cinco años después de aquel hallazgo, el Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas le indica a España Fascinante que “conseguimos un buen artículo científico sobre un invertebrado relicto y endémico de la zona del Asón: el Cantabrodesmus lorioli”, una especie de milpiés.

Gran Pozo MTDE
Gran Pozo MTDE. | Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas

¿Se puede visitar el Gran Pozo MTDE?

En la actualidad, la Torca del Porrón no será visitable por el público general, ya que resulta económicamente inviable. También sería una alteración enorme del paisaje. “Además de peligroso en todos los sentidos” indican desde el club de exploraciones. “Si es verdad que a efectos del mundo espeleológico está ahora mismo libre de permisos para visitar por grupos especializados que quieran afrontar este reto”, añaden. También advierten de que “es necesario algo más que ganas para realizarlo, ya que requiere de una preparación equivalente a afrontar altas cumbres con medios adecuados”.

Una zona en continua exploración

La exploración del Gran Pozo MTDE ya se dio por terminada, pero la zona en la que se sitúa es una mina de cavidades. Esto se explica debido a su encuadre en el macizo kárstico del Porracolina, constituido de estratos calizos, combinado con franjas de arenisca y materiales impermeables. El Porracolina pertenece, a su vez, a la cordillera oriental cantábrica, que cubre los macizos de Castro Valnera, Alto Asón y sierra de Hornijo, además del Parque Natural de Collados del Asón.

Zona del macizo kárstico del Porracolina
Zona del macizo kárstico del Porracolina. | Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas

Como ya se ha dicho, en las proximidades de esta impresionante cavidad se encuentra también el pozo de Los Pasiegos, de 345 metros de profundidad. Según indica el Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas también es importante destacar la existencia en sus inmediaciones de pozos como el Juhue, de 302 metros, el Negro, de 340, o el pozo del Buldo, con 314 metros de caída. Todo un paraíso para los espeleólogos y quién sabe lo que aún queda por descubrir.