En Cantabria se encuentra el espectacular nacimiento del río Asón. Ubicado en la cornisa Cantábrica, este río forma parte del parque natural de los Collados del Asón y desemboca en el mar Cantábrico, en la localidad de Santoña. No obstante, lo que más llama la atención es la impresionante cascada de 70 metros de altura que se forma en su primera fase y cae sobre la pared caliza de las montañas de Soba. Se trata de la cascada con más altura de Cantabria

Nacimiento del río Asón en Cantabria

Nacimiento del río Asón en Cantabria | Shutterstock

Este salto de agua popularmente se conoce como cascada Cailagua y crea una imagen conocida como “velo de novia”. Es posible llegar a ella a través de una sencilla ruta desde el municipio de Soba en el que se enmarca, y obtener bellas panorámicas desde varios miradores instalados en los alrededores del nacimiento del río Asón. Según cuenta una leyenda popular, es en realidad el pelo plateado de una anjana, un personaje de la mitología cántabra

Ruta hacia el nacimiento del río Asón

El trayecto que lleva hasta el nacimiento del río Asón no tiene apenas complicaciones y comprende un trazado de siete kilómetros y medio, es decir,unas tres horas y media . El recorrido es llano en casi todo momento, por lo que no hay que preocuparse por los desniveles. Sin embargo, durante el último tramo el terreno se vuelve más escarpado, teniendo que sortear las rocas y pequeños riachuelos. Aún así, se trata de una ruta bastante sencilla, donde únicamente hay que seguir las señales blancas y amarillas instaladas en el suelo durante el camino. 

Nacimiento del río Asón

Bosque junto a la cascada del río Asón | Shutterstock

Lo mejor de esta ruta es que es una buena opción durante cualquier época del año. Por ejemplo, en primavera y en verano los colores estarán más vivos pero en otoño y en invierno la niebla recorre los caminos creando un romántico paisaje. No obstante, en primavera es el mejor momento para visitar la cascada, pues es cuando lleva más caudal fruto del deshielo en las montañas.

Para realizar este paseo hay que dirigirse al primer punto, el pueblo de Asón, situado como se ha señalado al principio en el valle de Soba. Aquí da comienzo la ruta, concretamente a la derecha de la carretera al final del pueblo, tomando previamente el desvío hacia las Casucas de Asón.

Nacimiento del río Asón

Vista desde la base de la cascada | Shutterstock

En la ruta hacia el nacimiento del río Asón adquiere gran relevancia la flora y la fauna. Así, se pasará por medio de distintas praderas, aunque también pueden verse animales en algunos de los espacios cercados para el ganado que hay que atravesar. De esta forma, algunas partes del camino pasan entre vacas y otros animales

cascada Cailagua

La cascada Cailagua desde abajo | Shutterstock

A lo largo del recorrido pueden verse también pequeñas y grandes casas de piedra entre los verdes pastos. Las señalizaciones llevarán al senderista hasta el final de la cascada. La visión del salto desde su base es una de las que más impresionan. En verano es una opción perfecta para refrescarse un poco con el agua fría del río. 

Miradores desde los que contemplar la cascada Cailagua

Nacimiento del río Asón

Nacimiento del río Asón | Shutterstock

Para completar la ruta al nacimiento del río Asón o como opción independiente, destacar que existe la posibilidad de contemplar la cascada desde la misma carretera. Esto es posible gracias a varios miradores instalados para tal fin. El mirador de los Collados del Asón ofrece unas vistas panorámicas de toda la zona de montaña. Muy cerca se encuentra el mirador del Nacimiento del Río Asón, situado en una curva cerrada por lo que hay que extremar las precauciones. Este último es el que cuenta con las mejores vistas del salto de agua. 

Ramales de la Victoria: Cueva de La Cullalvera y cueva de Covalanas

Cueva de La Cullalvera

Cueva de La Cullalvera | Fuente: cantabria.es

A media hora en coche se encuentra el pueblo de Ramales de la Victoria. En el caso de contar con un poco de tiempo extra, aquí se ubican la cueva de La Cullalvera y la cueva de Covalanas. La primera comprende un complejo kárstico de 12 kilómetros de recorrido en donde las formas geológicas son de lo más fascinantes. La segunda cueva es más pequeña y está situada en el tramo bajo del valle del río Asón. Una de sus galerías posee pinturas rupestres paleolíticas.



 

Centro de Interpretación del Parque Natural de los Collados del Asón

Valle del Soba

Valle del Soba | Shutterstock

Los que todavía gocen de fuerzas pueden poner la guinda al pastel visitando el Centro de Interpretación del Parque Natural de los Collados del Asón, que se encuentra en el pueblo de La Gándara, también ubicado en el valle de Soba. El centro es perfecto para ampliar conocimientos gracias a su exposición permanente sobre los valores etnográficos y naturales que le sirvieron a los Collados del Asón para ser declarado parque natural. La muestra también hace hincapié en los ecosistemas fluviales que existen en el valle así como en las existencias de salmón atlántico.

cascadas del río Gándara

Cascadas del río Gándara | Shutterstock

Pero esto no es todo. La Gándara es otra de las joyas que esconde Cantabria, pues en las inmediaciones se encuentra el nacimiento del río que da nombre al propio pueblo. El agua surge del suelo de manera inesperada, formando torrentes de lo más llamativos. Sin embargo, lo más espectacular es el mirador situado sobre el vacío que se encuentra cerca del centro de interpretación. Desde aquí es posible seguir un sendero que discurre por extensas praderas y desemboca en el mirador de la Reina. Desde el mirador las cascadas del río Gándara son dignas de una postal, aunque bien en cierto que no es un mirador apto para los que sufran de vértigo.