El Nacedero del Urederra es uno de los parajes más fascinantes de la sierra de Urbasa a la que pertenece, tanto es así que en 1987 fue declarado reserva natural. Está ubicado al norte del municipio de Estella-Lizarra, en Navarra. Se trata de una salida natural al acuífero que se desarrolla en el macizo kárstico del Parque Natural de Urbasa-Andía.

El sendero por el que recorrer el Nacedero de Urederra cuenta con una longitud de 6,2 kilómetros de ida y vuelta y 90 metros de desnivel. En total, alrededor de unas tres horas para realizar el recorrido, aunque puede sumarse una hora más si uno se toma su tiempo en cada parada.

nacedero de Urederra
Paisaje del Nacedero de Urederra en otoño | Foto: Shutterstock

Mientras se pasea por el Nacedero del Urederra se disfrutará de un frondoso bosque en el que llaman la atención las hayas. No obstante, si algo es característico de esta ruta son las pozas de agua de color turquesa, formadas como resultado del fenómeno kárstico. Así, el agua se filtra por las grietas de las rocas brotando sin parar desde el interior de la tierra. El recorrido parte del bonito pueblo de Baquedano, concretamente de su área de acogida donde se encuentran el punto de información turística y el aparcamiento. Para visitar el nacimiento, es necesario reservar antes la fecha deseada por internet.

Todo lo que esconde la ruta

baquedano
Baquedano | Foto: Shutterstock

La ruta por el Nacedero de Urederra, en plena Reserva Natural, lleva al que la realiza por algunos de los enclaves más bonitos de los 19 kilómetros que recorre el río Urederra, desde su manantial a la desembocadura que realiza en el río Ega. Una ruta para disfrutar de las cascadas y pozas de color azul turquesa, que dan un aura mágico al entorno. Curiosamente, “Urederra” significa en euskera “agua bonita”, por lo que puede considerarse un aviso de lo que se encuentra aquél que realiza el recorrido.

nacedero de Urederra
Foto: Shutterstock

El inicio de la ruta tiene lugar en el pequeño pueblo de Baquedano. Hay que dejar el coche en el aparcamiento adaptado para los turistas, pues está prohibido aparcar en el pueblo. Así, las señales conducen a los senderistas por las calles principales de Baquedano, con casas con más de 400 años de antigüedad que lucen en las fachadas blasones y escudos pertenecientes a los nobles que las construyeron. Especial atención a la iglesia parroquial de San Juan Bautista, originaria del siglo XVI con un estilo gótico renacentista. En Baquedano también hay que visitar la ermita de la Santa Cruz, ya que en su interior guarda una imagen del Crucificado que data del XVII.

nacedero de Urederra
Foto: Shutterstock

Siguiendo las señales, el camino desemboca en una pista en la que da comienzo el camino hacia el Nacedero de Urederra. Por aquí hay que seguir durante un kilómetro hasta alcanzar una bifurcación, donde hay que elegir el camino de la izquierda. Por él se llega hasta el cauce del río.

urederra
Colores del otoño en el Nacedero de Urederra | Foto: Shutterstock

Pronto se llega hasta el curso del río Urederra, por lo que solo hay que seguir su cauce. Se trata de un sendero que se cruza rodeado de bosque, entre robles y hayedos. El curso lleva al caminante río arriba, mostrando los primeros paisajes de aguas turquesas. Los caminos están protegidos por pasamanos de madera. De esta manera, solo hay que deleitarse con las cascadas y pozas de de llamativos colores suaves que contrastan con los intensos de los árboles, sobre todo cuando se visita en otoño. Aunque la ruta puede hacerse en cualquier época del año, en los meses de septiembre, octubre y noviembre el paisaje otoñal es realmente cautivador.

nacedero de Urederra
Puentes | Foto: Shutterstock

Siguiendo el sendero las cascadas se van mostrando una tras otra, por lo que el senderista solo tiene que seguir el curso del río y capturar imágenes de cada estampa, si así lo desea. Poco a poco, el sendero toma altura apoyándose en puentes de madera y pasarelas. De la misma forma, las cascadas suman cada vez más metros, cayendo desde más altura. Agua por todas parte, de verdes y azules intensos.

nacedero de Urederra
Cascada | Foto: Shutterstock

Sin embargo, la subida merece la pena, pues del curso inicial del río surge una gran cascada que nace desde el conocido popularmente como Balcón de Pilatos (Mirador de Urbaba, que significa boca del agua), un espectacular acantilado. Sin duda, una de las cascadas más fascinantes de Navarra. Desde aquí se emprende el camino de vuelta, finalizando la ruta por el Nacedero del Urederra.



Ampliar la ruta con el Balcón de Pilatos

La ruta por el Nacedero de Urederra se puede ampliar visitando el Balcón de Pilatos, lo que supone un elevado ascenso. Se trata de un espectacular mirador de 300 metros de caída desde el que observar el comienzo del río Urederra. Este mirador se ubica en el borde sur del Parque Natural de Urbasa-Andía, desde donde se puede observar también espléndidas panorámicas del valle de las Améscoas y otros lugares de Tierra Estella gracias a sus más de 900 metros de altura.

balcón de pilatos
Balcón de Pilatos | Foto: Shutterstock

Son varios los senderos por los que recorrer la Sierra de Urbasa-Andía. Uno de estos senderos bordea el acantilado y, con el sonido de las aguas del río como acompañamiento, se pueden divisar ejemplares de buitres, milanos y quebrantahuesos. Eso sí, en temporada de nieve el camino suele estar cerrado, pues resulta peligroso.