Entre encinas y alcornoques, el Paraje Natural Cascada de la Cimbarra se presenta como la opción ideal para celebrar la llegada del buen tiempo. Al menos, quien tiene oportunidad de acercarse a este bello entorno de la provincia de Jaén, dominado por el río Guarrizas. Este curso de agua forma una sucesión de preciosas cascadas entre las que destaca la que da nombre al mismo paraje. La Cascada de la Cimbarra sorprende desde cualquier ángulo.

La Cascada de la Cimbarra es un salto de agua de unos 40 metros de altura. Se encuentra a tan solo dos kilómetros del pueblo de Aldeaquemada, desde donde debe partir el camino para conocer este lugar agradable y para toda la familia. En los últimos años, se ha trabajado en la mejora de las comunicaciones con la zona, por lo que su acceso no es en absoluto complicado. Y merece la pena.

Cascada de la Cimbarra, en Jaén

Cascada de la Cimbarra, en Jaén | Shutterstock

Esta cascada resulta atronadora en épocas de lluvia. Tanto es así que la caída de agua puede escucharse, en ocasiones, desde el mismo pueblo. Contemplarla desde una u otra perspectiva es diferente, pues en las alturas sorprenderá su fuerza y desde el terreno lo hará su imagen de postal. Y no hay que olvidar su carácter histórico: se han encontrado, sobre las rocas que permiten el salto, rizaduras provocadas por el oleaje que desvelan su origen marino. Hay que remontarse 500 millones de años en el tiempo.

La zona en su conjunto, de hecho, destaca por su pasado más antiguo, pues se han encontrado numerosos restos prehistóricos. Tal es el caso de la Tabla de Pochico, localizada en el entorno del pueblo. Debe destacarse también que la zona ha sido declarada Zona de Especial Protección para las Aves. El águila real, el águila perdicera o el búho real conviven en este espacio, convirtiéndolo en un lugar de especial interés para los amantes de la avifauna.