España tiene unos 7.500 km de costas y más de 3.000 playas, con lo que hay para todos los gustos. Algunas se encuentran en parajes secretos, otras entre acantilados, incluso en parques naturales o en islas paradisíacas. Desde playas vírgenes y curiosas hasta playas de agua dulce, hay de cualquier tipo. No en vano, el país cuenta con más de 430 playas con el distintivo Bandera Azul. En cuanto a tamaño, 180 miden más de dos kilómetros y cuatro incluso superan los diez. Aquí van las 13 más largas.

Playa de Doñana, Almonte (28 km)

Puesta de sol en la playa de Doñana

Puesta de sol en la playa de Doñana. | Shutterstock

Las costas del Parque Nacional de Doñana ofrecen un total de 60 km de playas. Al tratarse de una zona protegida algunas partes son de acceso restringido. A pesar de ello es posible disfrutar de playas vírgenes de libre acceso. Con sus 28.000 metros, esta playa salvaje es la más larga de todo el país. En ella se acumulan restos de especies marinas, crustáceos y peces. Además se pueden avistar cetáceos con frecuencia.

Como ocurre en muchas otras playas cercanas, como Sancti Petri o Los Caños de Meca, es posible conjugar la naturaleza con la historia. En este caso se pueden encontrar tres torres almenaras del siglo XVI. Aunque antes se usaron para avistar piratas berberiscos, hoy sirven de refugio de halcones peregrinos.

Playa de Castilla, Almonte (20 km)

Parapentes en playa Castilla

Parapentes en playa Castilla. | Shutterstock

Situada al oeste de Matalascañas, esta playa se ubica a continuación de la de Doñana. Es parte de los municipios de Almonte, Moguer, Palos de la Frontera y Lucena del Puerto. Asimismo, queda dentro de la zona de Arenas Gordas. Es otra playa virgen, sin servicios y de difícil acceso. Se puede llegar a ella a través de escaleras y pasarelas desde Maneli. Permite disfrutar de un largo recorrido de arena fina y rocas. Asimismo, habitualmente se practica el nudismo. Su nombre proviene de la época medieval, al ser la primera playa del reino de Castilla que daba salida directamente al océano Atlántico. Se dice que fue el mismo Alfonso X quien le dio el nombre.

Playa de Cofete, Pájara (13,7 km)

Playa de Cofete

Playa de Cofete. | Shutterstock

Esta impresionante playa volcánica virgen se encuentra en Fuerteventura y no solo ofrece una belleza singular a sus visitantes. sino también multitud de leyendas. Por ejemplo, se cuenta que, durante la Segunda Guerra Mundial, se situó allí una base secreta de submarinos nazis. Accesible desde el puerto de Morro Jable, destaca por su fuerte viento y oleaje. Ofrece una panorámica del macizo montañoso de la península de Jandía, los picos más altos de la isla. En medio queda la enigmática Casa de los Winter, del XIX y con origen alemán. El Cabildo y el Centro de Recuperación y Conservación de Tortugas Marinas organizan la suelta de tortugas desde la playa una vez al año.

Playa de Nueva Umbría, El Terrón (12 km)

Playa de Nueva Umbría desde El Rompido

Playa de Nueva Umbría desde El Rompido. | Shutterstock

Accesible desde la Antilla o en barco desde El Rompido, se encuentra en el término de Lepe, a su vez dentro del paraje natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido. Esta hermosa playa, de arena blanca y fina, cuenta con un importante ecosistema animal y vegetal. Entre sus especies protegidas se encuentra el camaleón, con el que es habitual cruzarse. Dispone de una zona donde es posible practicar el nudismo desde el año 2010 y es considerada como una de las mejores playas naturistas de España.

Playa de Mazagón, Palos de la Frontera (9 km)

Playa de Mazagón

Playa de Mazagón. | Shutterstock

Esta playa urbana de arena dorada se encuentra en Mazagón en el término de Palos de la Frontera, junto a la de Castilla. Junto a esta y la de Doñana conforman una espectacular línea de costa de casi 60 kilómetros. En ella es posible disfrutar de una gran variedad de servicios de ocio orientados al público familiar. Por su situación, goza de una gran afluencia, pero sus 9.000 metros de extensión permiten tener una cierta tranquilidad, ya que tiene varias zonas diferenciadas. La más cercana al puerto deportivo dispone de multitud de restaurantes y chiringuitos, en cambio la situada junto al parador presenta pinares y acantilados de arena. Su apariencia es así mucho más rústica.

Playa Carnota, Costa da Morte (7 km)

Playa de la Carnota

Playa de la Carnota. | Shutterstock

En el norte de la península también es posible disfrutar de playas casi interminables. Este es el caso de Carnota, situada en la Costa da Morte en A Coruña. De aspecto paradisíaco, aguas cristalinas y arena blanca se encuentra rodeada de un entorno verde característico de las tierras norteñas, en este caso Galicia. Su estado de conservación es ejemplar. Forma parte de un espacio natural creado por la arenosa desembocadura del río Valdebois, junto con las Marismas de Caldebarcos. La zona cobija a multitud de aves migratorias y flora endémica. Según la revista alemana “Traum Strände”, se trata de una de las 100 mejores del mundo.

Punta del Fangar, Deltebre (6,5 km)

Playa Punta del Fangar

Playa Punta del Fangar. | Shutterstock

El Deltebre es uno de los espacios naturales más bellos de Tarragona. La Punta del Fangar es una península de arena fina y dorada. En la playa se compacta con el agua del mar, así que es posible recorrerla en bicicleta hasta llegar al faro, su auténtica seña de identidad. Al tiempo, la fauna autóctona protegida y sus dunas, que no se pueden pisar, le confieren un alto valor ecológico. En primavera y verano se produce la nidificación de gaviotas y charranes. Aves, insectos, pequeños mamíferos y anfibios proliferan por la zona. Se trata también de una importante zona marisquera, sus moluscos y ostras son apreciados en toda la península, así como su arroz, cultivado intensivamente en la zona.

Punta Entinas-Sabinar (Almería) – 6,5 km

Punta Entinas-Sabinar

Punta Entinas-Sabinar. | Shutterstock

La Punta Entinas-Sabinar es una Reserva Natural que incluye playas arenosas, dunas, salinas y pequeñas charcas. Ocupa la franja que separa El Ejido de Roquetas de Mar, en Almería. Una playa virgen que ofrece más de 6500 metros de arena fina. Enfrente, en el fondo marino, se halla la importante pradera de Posidonia. Las charcas ofrecen refugio a diferentes tipos de aves, como gaviotas Audouin y flamencos, en su viaje migratorio desde el norte de África hacia Europa. Por último, en la zona abundan también los reptiles como la culebra bastarda y la de herradura o el lagarto ocelado.

Playa de Sant Pere Pescador (6,4 km)

Playa de Sant Pere Pescador

Playa de Sant Pere Pescador. | Shutterstock

La playa de Sant Pere Pescador es la más larga de toda la bahía de Roses en Girona. Se encuentra situada entre la desembocadura del río Fluvià y la del Riuet y es de fácil acceso. El lugar es ideal para practicar deportes marinos de viento, como surf y kitesurf, así que hay una zona reservada a tal efecto. De hecho, una vez al año se celebra en el lugar una de las pruebas del campeonato mundial de windsurf. Otra de las zonas permite la práctica del nudismo. Su gran extensión permite que haya sitio para todos y para todo. Se encuentra en una zona de alto valor ecológico como es el Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà.

Playa de El Trabucador, Sant Carles de la Ràpita (6,4 km)

Playa de El Trabucador

Playa de El Trabucador. | Shutterstock

El Trabucador en Sant Carles de la Ràpita forma parte del Parc Natural del Delta de l’Ebre. Delimita con el municipio de Alcanar y la bahía de Els Alfacs, el puerto natural más importante de Europa. Este apéndice se adentra en el mar hasta la Punta de la Banya y es una playa salvaje que ofrece mucha tranquilidad, dado que su grado de ocupación es bastante bajo. De arena fina y dorada no tiene ningún tipo de servicio. Se trata de un paraje muy apreciado para los amantes del naturismo. Al tratarse de un importante punto de peregrinación de aves acuáticas, se han situado puntos de vigilancia que permiten su observación sin ningún tipo de interferencia.

Playa de Cañillos/El Botero, Barbate (5,3 km)

Playa Cañillos

Playa Cañillos. | Shutterstock

La playa de Cañillos, también llamada de El Botero se encuentra en el municipio de Barbate en Cádiz. Rodeada de montañas, con arenas doradas, oleaje moderado y mucho viento tiene un índice de ocupación medio debido a su aislamiento. El lugar es idóneo para la realización de deportes acuáticos y la práctica del senderismo. Su localización cercana a las Marismas del Río Barbate ofrece hermosas vistas del municipio y del acantilado del Tajo.

El Serrallo, Deltebre (Tarragona) – 5 km

Playa de El Serrallo

Playa de El Serrallo, en el Deltebre. | Shutterstock

De nuevo otra playa situada en el Delta de l’Ebre, en el término municipal de Sant Jaume d’Enveja, es una de las playas más largas de España. Muy tranquila, esta playa naturista, ofrece servicio de duchas y de aparcamiento. Con una arena fina y dorada, se encuentra rodeada de cultivos, zonas lacustres y un mar de aguas cálidas como es el Mediterráneo. A pesar de encontrarse en un lugar apartado, tiene un fácil acceso y se puede llegar hasta ella en coche.

Playa Norte, Peñíscola (5 km)

Playa Norte

Playa Norte. | Shutterstock

El ranking termina con la Playa Norte. El Castillo del Papa Luna contempla, desde su altura, la playa más importante de Peñíscola, en Castellón. Dispone de todo tipo de servicios incluso la posibilidad de acceso para personas con movilidad reducida. Un arenal que suele ser parte de las listas de mejores playas de la Comunitat Valenciana gracias a su extensión y limpieza. Como curiosidad hay que comentar que el paseo marítimo lleva hasta la muralla y las callejuelas que dan acceso al castillo, donde se grabaron varias escenas de Juego de Tronos.


Enable Notifications.    Ok No thanks