fbpx

Playas de cristales, vertederos que se convirtieron en paisajes idílicos

playa de cristales

El ser humano, ya lo hemos visto, tiende a destrozar todo aquello que pisa sea de una u otra forma. Pero a veces la naturaleza, que no entiende el proceder de estos animales racionales, se adapta a él y responde de formas que nunca hubiéramos podido imaginar. Es lo que hace con las denominadas “playas de los cristales”, lugares que funcionaron como vertederos de vidrio y que respondieron a la invasión readaptándose a nuevos aspectos. ¿Cómo? El mar se encargó, en todos los casos, de ir puliendo y triturando los cristales que los vecinos de las localidades dejaban en su entorno para después devolverlos a la orilla.

En la actualidad, en estas zonas el mar deja al descubierto orillas hechas de arena y cantos de vidrio, que relucen bajo el sol y que se han convertido, quién iba a decirlo, en verdaderos atractivos turísticos. Estas son las playas de cristales más conocidas de España. Todas están en el norte y todas, menos una, en Galicia.

La playa de cristales más famosa (Laxe, A Coruña)

playa de cristales de laxe
Arenal dos Botiños, la playa de los cristales de Laxe. | Shutterstock

De todas las playas de cristales que hay en España, la de Laxe es probablemente la más célebre. Su nombre real es arenal dos Botiños y se trata de una playa de la Costa da Morte que fue utilizada como vertedero hasta el año 2004. La Xunta de Galicia procedió entonces a retirar los cantos de vidrio de la zona, pero asociaciones de vecinos y de medioambiente lo impidieron. Desde entonces, a dos Botiños se la conoce como la “playa de los cristales”. Se trata, eso sí, de una playa que se puede mirar, pero no tocar, ya que el visitante tiene prohibido tanto el baño (debido a las fuertes corrientes del mar) como la recogida de cristales.

Un atardecer de colores sobre vidrio (Cabo Silleiro, Pontevedra)

cabo silleiro
Cristales de la playa de los cristales de Cabo Silleiro. | Shutterstock

Otra playa de cristales la encontramos en un extremo de la ría de Vigo, en plena localidad de Baiona y frente a las Islas Cíes. Se trata de la playa de los cristales de Cabo Silleiro, ubicada junto al antiguo Faro Vello de Silleiro, del que apenas queda una base granítica. Lo ideal es visitar esta zona, usada tiempo atrás como basurero, al atardecer y cuando la marea sea baja. De esta forma, el visitante podrá disfrutar de los reflejos de colores que el sol le arranca a los vidrios. Antes o después de esta visita, una recomendación: pasarse por el Miradoiro do Thalassa, desde el que contemplar toda la inmensidad del Atlántico.

También te puede interesar  Las cuevas con lagos subterráneos más famosas de Mallorca

La playa a la que solo se puede ir por mar (Viveiro, Lugo)

viveiro
Mirador San Roque, desde el que se contempla la ría de Viveiro. | Shutterstock

Bajo el nombre real de Salto do Can, la playa de los cristales de Viveiro es la de más difícil acceso de las tres playas gallegas de dichas características. La única forma de llegar a la misma es a través del mar. Al igual que ocurre en el resto de los casos, Salto do Can fue en el pasado un vertedero, visible, por cierto, desde cualquier parte de la ría de Viveiro.

La playa de cristales que ya no es (El Bigaral, Asturias)

el bigaral
Playa de El Bigaral, antes llena de cristales pulidos. | Shutterstock

Se supone que todo el que visita cualquier playa de cristales tiene prohibida la recogida de los mismos, tal como indican los carteles que hay en dichos lugares. De hecho, hacer caso omiso de esta advertencia puede suponer una multa. La playa asturiana de El Bigaral, ubicada en la pequeña villa de Luanco, ya conoce las consecuencias de tal acción de primera mano. El Bigaral pasó de playa a vertedero para después convertirse, como sus hermanas, en playa de cristales. Sin embargo, en la actualidad, apenas quedan vidrios, ya que los visitantes se los fueron llevando poco a poco.