Qué ver en Peñíscola

Castillo infranqueable y sede pontificia

Esta península rocosa, cuna del célebre Rey Lobo, fue ocupada por todas las civilizaciones que dominaron el Mediterráneo. Su imponente fortaleza fue residencia de dos Papas cismáticos. Se celebran desde el siglo XVII las célebres fiestas en honor a su patrona, la Virgen de la Ermitana. Tiene una hermosa playa y numerosos y variados destinos de excursión. ¿Te animas a descubrir que ver en Peñíscola?

Planifica tu escapada a Peñíscola

Hay mucho que ver en Peñíscola. Aparte de su hermosa playa, destaca por la magnífica arquitectura medieval que conserva. Imprescindible pasear por el castillo templario, ver la interesante Basílica Pontificia, las murallas que rodean el casco antiguo… Más detalles en nuestra sección Que ver en Peñíscola. La visita monumental nos puede llevar un día completo.

Uno de los mayores atractivos de Peñíscola es recorrer el próximo parque natural de la  Sierra de Irta y las numerosas opciones de turismo activo en tierra y mar. Otra apetecible excursión es tomar la autopista AP7 en dirección sur hasta Torreblanca. Después, acceder al parque natural de Prat de Cabanes Torreblanca, con excelentes paseos y playas.

Muy cerca en dirección norte se puede pasar una tarde recorriendo Benicarló. Quienes se cansen de la costa y busquen el fresco, es posible adentrarse hacia el interior para conocer los encantadores pueblos serranos de Catí y San Mateu. Las opciones para comer y hospedarse en la zona son muy variadas. Recomendamos que se visite nuestra página Dormir y comer en Peñíscola para más información.

A continuación, los apartados sobre historia y todo lo que ver en Peñíscola.

Actividades que no te puedes perder en Peñíscola

¿Quieres conocer este sitio?

Para completar lo que ver en Peñíscola es conveniente conocer antes su historia. De la época Ibérica quedan los yacimientos de Poaig y Els Barrancs, habitados por los ilercavones entre los siglos VII-VI a. de C. También se instalarían los fenicios provenientes de Tiro (en el actual Líbano).

En el siglo IV a. de C. el poeta latino Rufo Festo Avieno en uno de sus textos nombra la ciudad Quersonesos (Península). Después de la ocupación romana -en la que surge su nombre actual- y del dominio visigodo, a comienzos del siglo VIII los musulmanes la llaman Banáskula. Significa “Castillo infranqueable frente al mar”.

En 1124 nace allí el turbulento Ibn Mardanis, conocido también como El rey Lobo. Fue rey de Murcia y rival del Imperio Almohade. Llegó a controlar gran parte de Levante y Andalucía. Al caer Burriana en 1233, Peñíscola queda aislada. Así, el rey Jaime I pacta con el literato Alí Albatá la entrega a cambio de que los musulmanes conserven sus propiedades y costumbres.

Sin embargo, en 1251 el mismo rey otorgará la carta de población de Valencia lo que supuso la desposesión y partida de los musulmanes. Fue entregada a los caballeros templarios. Estos entre los años 1294 y 1307 edifican el castillo y colocan sobre las puertas del castillo y de la basílica los escudos heráldicos de sus líderes.

A producirse el Cisma de Occidente Pedro Martínez Luna -conocido como Papa Luna- se instala allí el 21 de julio de 1411. Convierte el lugar en Sede Pontificia rival de las de Roma y Aviñón, un hito único en la historia de Peñíscola. El Papa transformó el castillo en palacio e instaló una biblioteca.

Su sucesor sería el aragonés Gil Sánchez Muñoz, conocido por Clemente VIII. Gobernaría entre 1424 y 1429 y su renuncia acabaría con el Cisma de Occidente. A su muerte la plaza vuelve a ser de la Corona.

En 1521, durante la sublevación de las Germanías, Peñíscola se mantuvo fiel al rey Carlos I. Se le recompensó con el título de “Fidelísima”. Para defenderla de las incursiones de los corsarios, en 1578 se acabaría la construcción de las murallas de la ciudad por Giovanni Battista Antonelli.

Qué ver en Peñíscola
Rodaje de la película de El Cid, dirigida por Anthony Mann en 1961

Al comenzar la Guerra de Sucesión (1705) el gobernador de la plaza, Sancho de Echevarría, se mantuvo fiel al rey. Por eso durante dos años fue asediada por los ingleses y holandeses. Se produjo así la famosa Batalla de las Trincheras. El rey Felipe V otorgó a Peñíscola el título de “Muy Noble, Leal y Fidelísima Ciudad” y ennobleció a todas sus autoridades. Sancho Echevarría edificaría la iglesia de la Virgen de la Ermitana, patrona de Peñíscola.

En febrero de 1812 la plaza fuerte fue asediada por los franceses de Suchet. El García Navarro la entregó casi sin luchar. No sería reconquistada por el General Elío hasta dos años después.

A finales del siglo XIX la epidemia de filoxera acaba con sus vides, que serán sustituidas por algarrobos, olivos y almendros.

Durante la Postguerra, Peñíscola pasará a convertirse en un escenario de cine. Muchos cineastas rodaron sus películas en la ciudad. Por ejemplo, Calabuch (1956) de Luis García Berlanga, o la gran película de El Cid (1962) de Anthony Mann.

Después de esto, corresponde leer el apartado Qué ver en Peñíscola.

Comenzamos la visita a lo que ver en Peñíscola en el Castillo Templario. Se erigió entre 1294 y 1307 sobre los cimientos de una antigua alcazaba árabe. El Papa Benedicto XIII lo convirtió en un palacio papal. En tiempos de Felipe II se adaptó para colocar artillería sobre sus muros de piedra labrada.

En su interior las dependencias están cubiertas por unas bóvedas de cañón. Interesantes el Cuerpo de Guardia y la Basílica Pontificia, en cuya capilla reposaron los restos del Papa Luna.

El Casco Antiguo de la ciudad está rodeado por murallas divididas en tres zonas, destacando las erigidas por Antonelli en 1578. Éste también construyó la inextinguible Font de la Petxina, que allí nace. A la fortaleza se accedía por tres entradas que siguen en pie.

El Portal Fosc (Portal oscuro), en la cara oeste de la muralla, de estilo renacentista, conserva una ornamentación almohade en piedra blanca que ver en Peñíscola. Obra de Juan de Herrera, muestra un escudo del rey Felipe II.

El Portal de Sant Pere fue mandado construir por el Papa Luna, en el siglo XV. Permitía acceder al castillo directamente desde el mar. En el gran arco rebajado de sillería aparece el escudo del Papa Luna.

El Portal de Santa María se construyó por orden del rey Fernando VI, en 1754, para conectar la famosa Plaza de Les Caseres o de Santa María. La plaza está rodeada por las murallas de la ciudadela, del periodo romano y musulmán. Se trata de una infraestructura interesante que ver en Peñíscola.

Qué ver en Peñíscola

En ella encontramos la Ermita de Santa Ana (1827, templo imprescindible que ver en Peñíscola) y la Font de Dins, el principal recurso hídrico durante los asedios.

La Iglesia Parroquial de Santa María (1234) tiene elementos góticos y la cabecera sería transformada en el s. XVIII. Conserva valiosos tesoros como la Cruz Procesional, el cáliz del Papa Luna y el relicario de Clemente VIII. Aunque la imagen que más fervor despierta entre los peñiscolanos es la Virgen de la Ermitana, regalada por el rey Jaime I.

Para ella alzaron el Ermitori de la Mare de Dèu d’Ermitana entre 1708 y 1714 a instancias del gobernador de la plaza Don Sancho de Echevarría. Su escudo figura en su fachada barroca valenciana. Llaman la atención las grandes escalinatas que llevan al templo.

Frente a esta Ermita que ver en Peñíscola nos encontramos la famosa Plaza de Armas. En ella tienen lugar, desde 1664, “Les Danses” y “Loas a la Virgen”, originales manifestaciones folklóricas realizadas durante las procesiones de la segunda semana de septiembre.

Muy original es el llamado Bufador, una erosión natural de 7 metros de longitud que se abre al mar. Si nos colocamos en el lugar exacto que indica la muralla podemos ver a la perfección todos los rincones que esconde.

Por otra parte, entre el entramado de casas blancas y azules, con sus balcones llenos de flores destacamos la Casa de las Conchas.

El antiguo puerto pesquero de La Porteta entre los años 1922-1925 fue modernizado. Allí se pueden tomar las embarcaciones denominadas “golondrinas” para disfrutar desde el mar del bello litoral. El faro fue levantado en 1892 y su luz alcanza 35 millas (65 km).

El Museo del Mar explica la historia, la arqueología, pesca y fauna marina. Cuenta con exposiciones de maquetas de navíos, gráficos, vídeos, material de pesca y tres acuíferos con especies marinas mediterráneas.

Su Sierra de Irta se funde con los acantilados y calas desiertas. Allí hay que ver en Peñíscola el Ermitorio de San Antoni de estilo mediterráneo. También una Torre de vigilancia militar del medievo.

En conclusión, esto es todo lo que ver en Peñíscola. ¿Incluirías algo más?

Imprescindibles

arte tronos peniscola
Castillo del Papa Luna
Dónde dormir en Peñíscola
Faro

Datos prácticos

Coordenadas

40° 20′ 57.56″ N, 0° 21′ 40.21″ E

Distancias

Castellón de la Plana 74 km, Madrid 491

Altitud

46 m

Habitantes

8214 (2012)

Entre todo lo que ver en Peñíscola, acudir a sus fiestas es un plan 10. San Antonio Abad ( Fiesta patronal, el 17 de enero). También los Carnavales (durante tres días a finales de febrero). La Romería a la ermita de San Antonio (domingo siguiente al de Pascua de Resurrección). San Isidro (en torno al 15 de mayo y San Pedro (en torno al 29 de junio). La Virgen de la Ermitana (Fiestas Patronales de Interés turístico Internacional, a partir de la noche del 7 de septiembre. Los días 8 y 9 se realizan “Les Danses” (danzas) y el último fin de semana se celebran desfiles de Moros y Cristianos).

Primero, el Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola (junio). Segundo, Festival Internacional de Jazz de Peñíscola (del 5 al 28 de julio). Tercero, el Festival de Teatro Clásico en el Castillo de Peñíscola (julio y agosto). Cuarto, el Festival Internacional de Música Clásica y Barroca (agosto). Quinto, el Ciclo de conciertos de música clásica (septiembre). Finalmente, el Mercado medieval (finales de año) y el Belén viviente (Navidad).

Técnicas de pesca tradicional y antiguos procedimientos que se usaban para remendar las redes de los marineros

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar