Galicia hay que recorrerla de punta a punta, con lentitud: atravesando bosques, cruzando ríos, paseando por sus playas y saludando a todos los peregrinos que nos crucemos en el camino. Resulta muy complicado elegir los pueblos más bonitos de Galicia debido a la gran diversidad cultural y paisajística que posee esta tierra. Por ello, hemos trazado una ruta por los que consideramos algunos de los mejores. Todos ellos son aptos para ver en un día, así que ya no tienes excusa para preparar una pequeña escapada.

Combarro (Pontevedra)

pueblos más bonitos de Galicia

Combarro es un lugar de postal. Desde 1972, esta localidad está catalogada como Conjunto Histórico-Artístico. Podemos caminar por las pintorescas callejuelas de su Casco Viejo, pasear tranquilamente por su puerto y pararnos a comer en alguno de los numerosos restaurantes que tienen espectaculares vistas al mar. Lo más destacable de este municipio son, sin duda, las numerosos hórreos de madera y piedra, muchos de ellos colgando frente al mar. Se puede contemplar el arreglo de redes y la salida y entrada de los barcos pesqueros que van o vienen de probar suerte.

O Cebreiro (Lugo)

O Cebreiro no podía faltar en nuestra selección de pueblos más bonitos de Galicia. Se trata de la puerta de entrada a Galicia del Camino de Santiago Francés y, por tanto, un rincón de descanso para los peregrinos después de haber realizado un gran esfuerzo para atravesar el monte. Este pequeño municipio gallego es uno de los pocos que ha conservado las típicas pallozas, viviendas prerromanas. Una de estas casitas se abre cada día como museo etnográfico en el que se muestra la sencillez de la vida en esos lugares. Por otro lado, podemos visitar también su templo prerrománico y probar el delicioso queso de O Cebreiro, que tiene denominación de origen. En invierno todas las televisiones suelen hacerse eco de las primeras nieves que cubren este paraje. Aunque es un espectáculo durante cualquier época del año, visitarlo en esta época asegura un recuerdo imborrable.

Allariz (Ourense)

pueblos más bonitos de Galicia

Según cuenta la leyenda, las calles de esta encantadora villa fueron empedradas con la piedras de un castillo que existió en el pasado. Este municipio tiene un toque medieval que se refleja en sus recoletas plazas, monumentales iglesias y en los molinos hidráulicos que podemos ver a su alrededor. Alfonso X el Sabio, monarca muy popular en la historia de España, se educó y residió durante una larga temporada en Allariz. Y como dicen que todo se pega, para ser tan sabio este pueblo tiene que haber tenido algo que ver. Sea como sea, se trata de un lugar sorprendente en el que destacan especialmente la Iglesia de Santiago, el Convento de Santa Clara y el curioso barrio judío. Otro de los atractivos para muchos visitantes y paisanos es la oportunidad de disfrutar de un relajante paseo a orillas del río Arnoia.

Muros (A Coruña)

En el límite entre las Rías Baixas y las Altas se abre al mar esta villa señorial construida en piedra. A pesar de haber muchas localidades pesqueras repartidas por toda la costa gallega, Muros es sin duda uno de los pueblos más bonitos de Galicia. El fuerte contraste entre el agua y el verde de sus montes cautiva a todo visitante que se acerca a pasar unos días. Al pasear por el casco antiguo pueden observarse las casas tradicionales de marineros, viviendas de arquitectura noble, pequeñas plazas, fuentes, cruceiros, etc. Sus calles serpenteantes nos van guiando por numerosos lugares con mucho encanto, como la Iglesia Parroquial o el antiguo molino de Chacón.

Tui (Pontevedra)

pueblos más bonitos de Galicia

Tui es un enclave a orillas del Miño que demuestra con creces lo caprichosa que puede llegar a ser la naturaleza. Se trata de un cerro dominante al pie del río con una imponente catedral que lo preside desde lo más alto. Entre este enclave y el río se reparten otros lugares reseñables como el paseo de la Corredera o el túnel de las monjas clarisas.

Monforte de Lemos (Lugo)

pueblos más bonitos de Galicia

Los tiempos medievales dejaron una herencia monumental sorprendente en Monforte. La capital de la Ribeira Sacra fue en su momento un buen ejemplo de ciudad fortaleza, situada alrededor de un monasterio, con un castillo colocado estratégicamente sobre un montículo, con el río Cabe corriendo a sus pies, y rodeado por un recinto amurallado con varias torres defensivas. El conocido Escorial de Galicia, el convento de las Clarisas, el palacio Condal (donde está el Parador de Turismo), y el conjunto de San Vicente do Pino son los ases que se guarda bajo la manga este municipio gallego.

Sería imposible hacer un listado completo de los pueblos más bonitos de Galicia, pues todos y cada uno de sus rincones son especiales y únicos. No obstante, nuestra apuesta ha sido ésta. ¿Falta alguno de tus preferidos?

Texto: Carolina Cárcamo Villar

Lugares fascinantes que deberían ser Patrimonio de la Humanidad

España es el tercer país del mundo con más patrimonio, después de China e Italia. Actualmente contamos con 48 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, aunque la lista de candidatos no para de crecer. Esta lista llamada indicativa recoge 28 lugares. Aquí os traemos una selección de lugares que creemos que deberían convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

El yacimiento grecorromano de Ampurias

Patrimonio de la Humanidad
Ciudad greco-romana de Ampurias (Tarragona)

Este antiguo asentamiento ubicado en L’Escala (Girona) es inimitable, ya que se trata del único yacimiento de la Península Ibérica en el que conviven los restos de una colonia griega con los de una ciudad romana. Ampurias es de notable importancia por tratarse del punto de entrada de la romanización a la Península Ibérica.

Tras ejercer de establecimiento de los griegos en el siglo VI a.C., funcionó como campamento militar romano para después convertirse en la urbe de Emporion en el siglo I a.C.  Por eso, las ruinas que hoy podemos contemplar en el yacimiento -desde el ágora griega hasta los restos de las termas romanas- son una extraordinaria muestra del urbanismo clásico. El asentamiento cuenta, además, con un museo monográfico en el que está expuesta la estatua del dios Asclepio. La ciudad grecorromana de Ampurias opta a la distinción de la Unesco desde 2002.

Trujillo, Monfragüe y Plasencia

Patrimonio de la Humanidad
Acueducto de Plasencia (Cáceres)

La candidatura conjunta de Trujillo, Monfragüe y Plasencia, propuesta en la lista tentativa de Patrimonio de la Humanidad de 2009, propone incluir un bien mixto natural-cultural de excepcional valor que se sumaría a una región con gran riqueza monumental como es Extremadura. La importancia histórica de estas dos ciudades y la abundancia de los bosques del parque natural extremeño podrían volver a ser valoradas como parte de un nuevo proyecto por parte del comité de la Unesco, que rechazó la candidatura en 2012.

El Castillo de Loarre

Patrimonio de la Humanidad
Castillo de Loarre (Huesca)

El más grande de los castillos aragoneses, construido por Sancho El Mayor (1020-1030), es uno de los mejores ejemplos del arte románico en España. El excepcional estado del conjunto, en el que sobresalen elementos como la Iglesia de Santa María, la Cripta de Santa Quiteria o la Torre de la Reina, le ha hecho merecedor de la declaración como Monumento Histórico Artístico. La distinción de Patrimonio de la Humanidad le va como anillo al dedo a Loarre, considerada la fortaleza románica más antigua de Europa.

La catedral renacentista de la Asunción de Jaén

Patrimonio de la Humanidad
Catedral renacentista de la Asunción (Jaén)

Obra culmen de Andrés de Vandelvira, esta joya renacentista situada en Jaén destaca por su sala capitular y su sacrístía, así como por su impresionante fachada barroca y su coro neoclásico. En 2012, se solicitó a la Unesco que se extendiera la consideración de Patrimonio de la Humanidad a este monumento, incluyéndolo en el conjunto ya premiado de Úbeda y Baeza.