El palacio del Senado es uno de los edificios institucionales más emblemáticos de España, ubicado en la plaza de la Marina Española en Madrid. Construido en el siglo XVI, primero fue utilizado como convento agustiniano, hasta el año 1837. Entonces fue cuando comenzó a utilizarse como sede de la Cámara Alta.

El edificio ha sufrido numerosas reformas desde 1820, destacando desde dicho momento por su estilo neoclásico, tanto en su interior como en la fachada. El complejo se amplió en 1987, añadiendo otro edificio. Se trata de una visita imprescindible en el Madrid de los Austrias, zona histórica de la ciudad a la que pertenece. De esta forma, el edificio alberga varios siglos de arte e historia parlamentaria dignos de conocer.

Palacio del Senado y monumento a Francisco Romero Robledo

Palacio del Senado y monumento a Francisco Romero Robledo. | Shutterstock

De convento a palacio del Senado

El famoso monumento fue originalmente un colegio-convento fundado en el año 1581, construido por el arquitecto Francisco de Mora. Queda ubicado a corta distancia del palacio Real de Madrid, en la Calle Bailén, que de por sí cuenta con curiosos acicates como el túnel Bonaparte. Durante el siglo XVIII sufrió pequeñas reformas en la zona de la calle del Reloj y en el huerto, encargadas a Juan de Villanueva.

Tras el abandono del edificio durante el sexenio absolutista, el conocido arquitecto Isidro González Velázquez comenzó una serie de reformas en 1820. La planta de la iglesia se transformó en salón de sesiones y todo el interior se realizó con trazas neoclásicas. El sistema bicameral se estableció en el año 1837, siendo un momento clave en la historia del edificio que desde entonces quedó destinado a la Cámara Alta.



Las modificaciones del edificio institucional no quedaron ahí. Entre 1844 y 1850 se realizó una reforma completa del interior, además de construir una nueva fachada con el característico estilo neoclásico de la capital. Dicha remodelación fue encargada al famoso arquitecto Aníbal Álvarez Bouquel. Por último, el complejo comenzó a ampliarse en época democrática añadiendo un nuevo edificio, realizado por el arquitecto Salvador Gayarre en 1987. En el año 1991 fue inaugurado por el rey Juan Carlos I.

Edifico nuevo del Senado, a la derecha

Edifico nuevo del Senado, a la derecha. | Shutterstock

Una historia reciente asociada al parlamentarismo

El palacio del Senado tiene una larga y curiosa historia, repleta de cambios, reformas y modificaciones. Pero no fue la primera en acoger a los representantes senatoriales. La primera Cámara Alta se instaló inicialmente en el Casón del Buen Retiro aunque en pocos meses pasó al antiguo convento que protagoniza este artículo.

En 1835 se estrenó como sede parlamentaria, al albergar al Estamento de Próceres. Este era la Cámara Alta instaurada por el Estatuto Real promulgado por María Cristina. A la par se creaba el Estamento de Procuradores, la Cámara Baja. Se formaba así un parlamento bicameral inspirado en las tradiciones británicas.

Palacio del Senado en Madrid

Palacio del Senado en Madrid. | Shutterstock

En 1923 las Cortes fueron disueltas por Primo de Rivera. Después, la II República optó por un parlamentarismo unicameral, el Congreso de los Diputados. Por ello, el Senado quedó relegado al olvido. Durante el franquismo, el edificio vio un nuevo uso y fue convertido en la sede del Consejo Nacional del Movimiento. Fue en 1977, con la dictadura finalizada, cuando se comenzaron las pequeñas modificaciones para que los senadores pudieran instalarse, reinstaurando la institución y su sede.

De la Transición hasta la actualidad

Desde 1977, tras las elecciones realizadas después del franquismo, el edificio comenzó a ser utilizado por el Senado, siendo así hasta la actualidad. Durante este período no ha sufrido modificaciones o reformas importantes en el edificio principal. Tan solo alguna restauración de los suelos y el techo del Salón de las Sesiones, entre otras. Además, se añadió otra construcción en 1987 como se ha comentado anteriormente.

En los primeros años, hubo algunos problemas para recuperar distintas pinturas que estaban colgadas en el Congreso o en el Casón del Buen Retiro. En especial el cuadro titulado Jura de la Constitución por S.M la Reina Regente Doña Maria Cristina, obra de Francisco Jover y Joaquín Sorolla. Durante un largo período de lucha, la obra hoy se puede apreciar en el Senado, junto con cuadros de gran importancia como La rendición de Granada o La Conversión de Recaredo, entre otros.

Fachada del palacio del Senado

Fachada del palacio del Senado. | Shutterstock

Por lo tanto, el edificio del palacio del Senado reúne una importante colección de patrimonio artístico compuesto por esculturas y pinturas del siglo XIX y XX. Estos cuadros y esculturas están a la altura de cualquiera de los museos de Madrid más importantes. Un patrimonio que forma parte de la historia parlamentaria del país. Asimismo, aportan una faceta verdaderamente museística al palacio.

Biblioteca neogótica

Junto con el Salón de Sesiones, otra de las joyas del edificio es la biblioteca neogótica. Fue construida sobre el claustro del convento por Emilio Rodríguez Ayuso en 1882. Se trata de una de las bibliotecas más bonitas de España, realizada en hierro forjado y en dos alturas comunicadas con elegantes escaleras de caracol.

Su colección está compuesta por más de 125.000 volúmenes obtenidos desde 1834-1923 y con otros 190.000 incorporados desde 1977. Entre los tesoros que alberga destacan algunos libros del siglo XVI, obras musicales, una primera edición de la Enciclopedia francesa de la Ilustración y una Constitución de 1931 firmada por Julián Besteiro, Manuel Azaña y Alcalá Zamora.

Visitas guiadas para conocer su interior

Existen una gran cantidad de planes gratis en Madrid, lejos de los lugares más típicos, ideales para ver otra cara de la capital. Visitar el palacio del Senado es uno de ellos. Se trata de un recorrido totalmente gratuito por la historia parlamentaria de España. Hoy en día es posible conocerlo por medio de visitas guiadas sin coste con previa reserva. Se realizan entre semana tanto en horarios de mañana como de tarde.

EL nuevo edificio del Senado

EL nuevo edificio del Senado. | Shutterstock

El horario puede ser modificado en función de las actividades del Senado, siendo importante revisar si existe algún cambio en su página. Durante la Semana Santa, festivos y el mes de agosto no se puede visitar. Un recorrido muy recomendado para conocer más sobre la historia de este emblemático edificio institucional de España.

El Palacio del Senado es asimismo un hito perfecto para realizar un recorrido por el Madrid antiguo. De esta forma se pueden descubrir los siglos de arte e historia que alberga. Una auténtica joya arquitectónica del siglo XVI con un marcado estilo neoclásico, a la altura de otros lugares más conocidos de la capital madrileña.