Presa de Proserpina, baño en el embalse romano más antiguo de España | El Rincón del Finde

Extremadura, cuna de conquistadores y fiel guardiana de la historia por el innumerable patrimonio cultural que presenta en sus tierras. También es la comunidad autónoma con más capacidad de almacenamiento de agua dulce del país gracias a sus abundantes pantanos. A escasos 5 kms de Mérida, la región cuenta con el embalse más antiguo de España, el que cierra la presa de Proserpina. Una veteranísima construcción romana del siglo I a.C. declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 1993 y en un entorno idílico.

¡También puedes escuchar el artículo locutado!

Un poco de historia sobre la presa de Proserpina

La presa de Proserpina o “Charca de la Albuera”, como es conocido también, se encuentra como se ha dicho muy cerquita de Mérida, en la provincia de Badajoz. Los romanos empezaron su construcción en el siglo I a.C. Por ello, es el embalse más antiguo de España. Ya en sus inicios fue de gran importancia, ya que se cree que era la fuente principal de agua de la antigua Emérita Augusta. Desde el embalse el líquido recorría una amplia red de canales y llegaba a la capital extremeña por el Acueducto de Los Milagros. Algo clave para que fue capital de la gran autopista de Hispania, la Vía de la Plata.

Acueducto de Los Milagros en Mérida. | Shutterstock

Acueducto de Los Milagros en Mérida. | Shutterstock

Dentro de su larga vida, también ha sido el escenario de acontecimientos históricos. En concreto, tuvo lugar en sus inmediaciones la Batalla de La Albuera, parte de la Guerra de Sucesión Castellana. Fue en el 1479, cuando Juana la Beltraneja, apoyada por Portugal, luchó contra el ejército de Isabel I La Católica. Las tropas españolas salieron victoriosas de esta batalla por el trono de Castilla.

En esta presa todo tiene historia, hasta su nombre. Recibe la denominación de Proserpina por un descubrimiento que se hizo muchos siglos después, en el XVIII. Entonces se encontró en las inmediaciones una lápida en la que se podía observar la invocación a una diosa llamada Ataecina-Proserpina. La segunda parte corresponde a la diosa romana equivalente a la Perséfone griega. Por su parte, la primera alude a una deidad hispana, con rastros en otra maravilla extremeña como es Santa Lucía del Trampal. Todas ellas se asociaban a la primavera.

Las claves de la presa de Proserpina

De origen romana, abundantes reconstrucciones a lo largo del tiempo permitieron que hoy luzca así de impresionante. Algo a lo que ayuda el hecho de que se vea rodeada por un entorno natural precioso. La presa de Proserpina está compuesta por una estructura central que se reviste con hileras de sillares de granito en forma escalonada. Los sillares son piedras trabajadas en todos sus lados y generalmente en forma rectangular.

Presa de Proserpina. | Shutterstock

Presa de Proserpina. | Shutterstock

La obra cuenta con 21 metros de altura y 9 contrafuertes de sección rectangular. En la arquitectura romana los contrafuertes se utilizaban como un pilar pegado a un muro, en este caso a la presa. Como refuerzo, contiene un inmenso espaldón de tierra, un elemento muy socorrido en los emplazamientos que batallan guerras para ocultar armas. Su avanzada arquitectura ha ayudado a la increíble conservación de la estructura.

Pese a su gran conservación, a principios de los años 90 comienzan los trabajos de limpieza en la construcción. Al desecarse gran parte del embalse para una más fácil labor, se descubrió algo que se desconocía hasta ese momento. Los contrafuertes de la base presentaban una forma curva hacia el interior. Por ello se cree que la primera estructura medía unos 6 metros y sobre ella se levantó la segunda, que es la que se conserva fuera del agua en la actualidad.

Rincones cercanos al embalse de Proserpina

En la actualidad el propio embalse sigue siendo la principal opción para el disfrute. La bella naturaleza que envuelve a la presa de Proserpina y su pantano suponen una alternativa muy refrescante. Es muy habitual ver a pescadores de agua dulce probando su suerte con la fauna marina que habita las aguas. En todo caso, el senderismo en todo el perímetro es la actividad más recomendable. No en vano, acoge parte de un Camino de Santiago: la Vía de la Plata.

Embalse de Proserpina. | Shutterstock

Embalse de Proserpina. | Shutterstock

La presa de Proserpina forma parte del conjunto arqueológico de Mérida nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 1993. La gran cercanía y facilidad de acceso a esta capital por la Autovía de la Plata y la A-5 hacen de Augusta Emerita un complemento ideal en esta escapada. Siguiendo con lo romano sobresalen su teatro, anfiteatro, circo o el templo de Diana, entre otros. Sin embargo, la alcazaba o Santa María la Mayor demuestran que la ciudad tiene muchas valencias.

El mencionado acceso por autovía amplía las oportunidades. De esta forma, según de donde se venga es fácil encajar en el viaje una parada en poblaciones de primera. Trujillo si se viene del centro, Cáceres si desde el norte, Zafra si desde el sur y Badajoz si desde el oeste. Todos ellos no defraudan y permiten probar la gastronomía extremeña, con sus espectaculares productos porcinos a la cabeza.

Conoce la historia completa del teatro romano de Mérida aquí

Teatro romano de Mérida. | Shutterstock

Teatro romano de Mérida. | Shutterstock

Un hito romano único en Extremadura, por eso es nuestro Rincón del Finde

Embalse romano más antiguo de España, siglos de historia y escenario de batallas. Todo ello como fuente de agua para los emeritenses después de la construcción de otro de los elementos que forma parte del conjunto arqueológico de Mérida, el acueducto de Los Milagros. Lo que no es un milagro es el valor que aporta al patrimonio de Extremadura, es un hecho que ha conseguido por sí mismo con el paso del tiempo.

Anterior capítulo pequeño

Siguiente capítulo pequeño