Baños de la Encina es un pueblo que ya de por sí llama a pasarse allí un fin de semana. Tiene un pantano con playa, una conexión perfecta con la A-4, rutas maravillosas a tiro de piedra y todo lo bueno de la gastronomía serrana de Jaén. Pero es que, además, acoge al castillo más antiguo de España que todavía sigue en pie. Sí, el más viejo. Una joya con unas murallas perfectamente conservadas. Un Rincón del Finde que lleva al lejano y medieval siglo X.

¡También puedes escuchar el artículo locutado!

Un poco de historia sobre el castillo de Baños de la Encina

Que esta fortaleza esté en una zona de sierra no quiere decir que sus alrededores más cercanos sean abruptos. Todo lo contrario, queda rodeado de una verde campiña. Algo a tener en cuenta, porque desde siempre se ha tenido la manía de construir las plazas fuertes en alto. No hay que pensarlo mucho, son más fáciles de defender.

Por eso los celtíberos y romanos que habitaron lo que hoy es Baños de la Encina se asentaron en el cerro del castillo. Diversas excavaciones así lo han demostrado. Sin embargo, fue siglos después, en el año 967 cuando todo cambió.

Por entonces el Califato de Córdoba era la fuerza más poderosa de la península. Su segundo líder supremo, Al-Hakam II, fue el que montó este milenario castillo. Lo hizo siguiendo el consejo de Galib, su mejor general. Así, formaba parte de una red de fortalezas que oteaban toda Sierra Morena. Bury al-Hamman, traducido como castillo de los baños, era su nombre. Se cree asimismo que de ahí deriva otro de sus nombres: Burgalimar. Tuvo más suerte que muchos de sus compañeros, llegando a la actualidad con su silueta casi íntegra, tras pasar a manos cristianas a principios del siglo XIII.

Conoce la historia completa del castillo en pie más antiguo de España aquí

Castillo de Baños de la Encina al atardecer

Castillo de Baños de la Encina al atardecer. | Shutterstock

Las claves del castillo de Baños de la Encina

Esta fortaleza tiene un montón de elementos que la hacen la mar de interesante, más allá de su antigüedad. Por ejemplo, está hecho de tapial. Esto era ni más ni menos que una masa de barro, un adobe, árabe. Un material menos poderoso que la piedra, sí. Pero a los musulmanes nadie les ganaba en ingenio: lo pintaban para que pareciera roca.

Panorama del lateral del castillo de Baños de la Encina que no da a la localidad

Panorama del lateral del castillo de Baños de la Encina que no da a la localidad. | Shutterstock

Además, tiene 15 torres. Todas menos una son originales, con esa planta cuadrada tan característica. Curiosamente, en época árabe estaban rellenas. Fueron los cristianos quienes las vaciaron. Una de ellas pasó a reforzarse. Es la torre del homenaje, la más alta que se ve hoy día. Accesible, deja unas vistas de impresión.

El área que crean sus 50 metros de ancho y 100 de largo apenas conserva restos del interior. Sin embargo, el exterior luce espectacular. Su situación lo hacía una zona de paso perfecta en los viajes desde el norte, por eso cobijó a muchos reyes ya en su época cristiana. De ahí que algunos lo llamen el castillo de los siete reyes. Mayor honor todavía es que pueda lucir la bandera de la Unión Europea. ¿El motivo? Que tiene más de mil años. Solo otro en Europa, el de Florencia, puede ondear tal enseña. Casi nada, ¿no?

Patio de armar del castillo de Burgalimar

Patio de armar del castillo de Burgalimar. | Shutterstock

Rincones cercanos al castillo de Baños de la Encina

Como se ha dicho, este magnífico Rincón del Finde y su pueblo están en una zona muy interesante. Aunque sin salir del mismo cabe destacar la iglesia de San Mateo y varias ermitas. No hay que olvidarse de darse un pequeño homenaje con platos locales como las migas serranas. Aunque un simple chusco de pan con aceite local es suficiente para disfrutar de lo lindo.

Si el tiempo acompaña, el pantano del Rumblar es una buena opción para completar un día de excursión. Por ejemplo, una gran opción es andar desde el centro hasta el mirador de Cerro Moyano. Más tranquilo es acudir a la playa del Tramujoso. Otra alternativa, de turismo activo, es alquilar un kayak para deambular por las aguas embalsadas.

Bailén, asociada a la mítica batalla de la Guerra de la Independencia, o Andújar, con sus variados monumentos, son la elección para quienes prefieran diversificar por lo cultural. Finalmente, en lo natural sobresalen las rutas por la cercana Sierra de Andújar o el archiconocido Despeñaperros al norte.

Vista aérea del castillo de Burgalimar, con su planta ovalada

Vista aérea del castillo, con su planta ovalada. | Shutterstock

Medievo en vena en pleno Jaén, por eso es nuestro Rincón del Finde

En El Rincón del Finde siempre hay lugares con aura. Pero hay que reconocer que el castillo de Baños de la Encina es uno de los que se lleva la palma. Ser el más antiguo le da un plus que es difícil pasar por alto. Un entorno de gran belleza, una conservación perfecta y el añadido de saber que este trozo de tierra lleva en activo desde la Edad del Cobre hacen el resto.