La receta de caldereta de cordero es un guiso tradicional de Extremadura y de Castilla y León, con un potente sabor y gran presencia en la mesa. Es un guiso de cordero recental que debe cocinarse a fuego lento para conseguir una carne tierna que se deshaga en la boca. Este delicioso guiso puede ser un plato perfecto para cualquier día festivo en el que sorprender a los invitados con tradición y cultura gastronómica a raudales.

Lo único que hay que tener es algo de paciencia, como para todos los guisos tradicionales. También debe disponerse de un buen cordero I.G.P. Ya sea Lechazo de Castilla y León, ternasco de Aragón, cordero Manchego, Segureño, de Navarra o de Extremadura, todas ellas de una calidad excepcional.

Ingredientes para la caldereta de cordero

Caldereta de cordero

1 kg de carne de cordero en trozos

4 patatas medianas

4 dientes de ajo

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

1 cebolla

2 zanahorias

200 g de tomate triturado

250 ml de vino blanco

1 rama de tomillo

1 rama de romero

½ cucharadita de comino molido

2 hojas de laurel

1 guindilla

1 cucharadita de pimentón

Aceite de oliva virgen extra

Agua, sal y pimienta

Para el majado

2 rebanadas de pan

1 puñado de almendras

4 higaditos de pollo

1 pimiento choricero

1 guindilla

Preparación de la caldereta de cordero

  1. Para empezar con la elaboración de la caldereta de cordero, debe prepararse primero el majado. Añadir en una cazuela grande un buen chorro de aceite. Añadir las rebanadas de pan y las almendras. Sofreírlas hasta que estén bien doradas, sacar y reservar. Añadir también los ajos, el pimiento choricero y los higaditos de pollo. Debe sofreírse todo muy bien y sacar cuando esté listo.
  2. Añadir todos los elementos del majado en un vaso batidor junto con un poco de agua para que sea más fácil batirlo todo. Dejarlo lo más fino posible y reservar.
  3. En la misma cazuela, añadir un poco más de aceite si fuera necesario. Una vez caliente a fuego medio-alto, añadir el cordero para sofreírlo muy bien por todas partes. Cuando esté bien dorado, añadir todas las verduras troceadas (pimientos, cebolla, zanahorias y el tomate triturado). Dejar sofreír con el cordero durante al menos 20 minutos.
  4. Seguidamente, añadir el pimentón justo unos segundos antes de echar el vino en la cazuela y el agua suficiente para cubrir la carne. Echar también la guindilla, el tomillo, el romero, el laurel y el comino para dar un sabor intenso y delicioso al guiso.
  5. Bajar el fuego a media temperatura para añadir finalmente el majado preparado al principio. Añadir un poco de sal y de pimienta, no demasiada, y dejar cocinar tranquilamente durante al menos 2 horas. 20 minutos antes de que se termine la cocción, añadir las patatas cortadas en bocados.
  6. Cuando haya pasado el tiempo, probar y rectificar de sal si fuera necesario. Y no queda más que disfrutar del resultado. Un plato contundente y lleno de sabores tradicionales que gustará a todo el mundo.