La Lonja de la Seda es uno de los edificios más característicos de la ciudad de Valencia, ubicado en pleno corazón del centro histórico. Construida en el siglo XV, fue en el año 1482 cuando el arquitecto Pere Compte comenzó a elevarla. La UNESCO declaró el lugar como Patrimonio de la Humanidad en diciembre de 1995. Asimismo, es Monumento Histórico Artístico Nacional desde junio de 1931. Estos reconocimientos le han llevado a consolidarse como uno los monumentos más famosos del gótico civil europeo.

Naranjos en la Lonja de la Seda

Naranjos en la Lonja de la Seda. | Shutterstock

La lonja de los mercaderes, no todo el gótico son catedrales

A la Lonja de la Seda/Mercado de la Seda también se la conoce como Lonja de los Mercaderes o Casa de Contratación. Se trata de uno de los edificios góticos más emblemáticos de España. En la Comunidad Valenciana destaca el gótico mediterraneo, muy distinto al gótico castellano típico de otros lugares como Burgos.

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia. | Shutterstock

El famoso monumento fue construido entre 1482, cuando se colocó la primera piedra de la Lonja y 1548. Su arquitecto, Pere Compte, dirigió su construcción desde 1483 hasta el año 1497. Ciudadano valenciano y además ingeniero, se inspiró en el mercado de Palma de Mallorca. Por desgracia, murió sin ver terminada la obra y serían otros maestros quienes llevarían a término el edificio. Este se considera la obra maestra de Pere. Cabe resaltar que el encargo para elevarlo vino para cubrir las necesidades del negocio de la seda valenciano, pujante por aquel entonces.



Todo el conjunto está dedicado al comercio. Desde el inicio de su construcción fue concebido como un templo para el intercambio de productos, para un nuevo periodo que trajo prosperidad y desarrollo a la ciudad de Valencia. El edificio es la constatación de la riqueza del Siglo de Oro valenciano (siglo XV) y muestra la revolución comercial que se produjo en la Alta Edad Media, época en la que se fortaleció el desarrollo social y el prestigio adquirido por la burguesía local. Buena muestra de ello es su situación, en el centro de la ciudad frente el templo de los Santos Juanes y el Mercado Central, y el espacio que ocupa, una superficie de unos 1.990 metros cuadrados.

Gárgola de la Lonja de la Seda de Valencia

Gárgola de la Lonja de la Seda de Valencia. | Shutterstock

Arquitectura de la Lonja de la Seda

La construcción está formada por tres cuerpos. Primero está la sala de Comercio, seguida de la torre fortificada central, donde destaca por una impresionante escalera de caracol de piedra de 110 escalones. Finalmente, a la izquierda observando desde la plaza del Mercado queda el Consulat del Mar, además de un famoso jardín, conocido como el Patio de los Naranjos.

La Sala de Columnas o Sala de Comercio ocupaba la primera parte de la construcción y se trata de una gran sala dividida en tres naves longitudinales por 24 columnas helicoidales de 18 metros de altura cada una. La torre central tiene planta baja y dos pisos altos, que originalmente fueron la cárcel de comerciantes morosos declarados en quiebra. Bajo esta prisión había una Capilla dedicada a la Inmaculada Concepción.

Techo de la Cámara Dorada del Consulat del Mar en la Lonja de la Seda

Techo de la Cámara Dorada del Consulat del Mar. | Shutterstock

Por otro lado, la mencionada Sala de Comercio supone una representación del paraíso. Las 24 columnas simulan a las palmeras y el techo es el cielo. En la antigüedad, la bóveda del techo era de un fuerte color azul, donde estaban representadas las estrellas. En el Consulado destacan la Sala Dorada o el salón principal con su hermosa techumbre de pinturas doradas del siglo XIV, así como el Patio de los Naranjos, entre otros. La fachada principal de este edificio gótico cuenta con una decoración excepcional, una impresionante entrada y algunas de las mejores ventanas se pueden ver en toda la plaza del Mercado.

Detalle de la fachada de la Lonja de la Seda

Detalle de la fachada. | Shutterstock

En la parte alta de la fachada sobre la Plaza del Mercado se pueden observar los arcos y los cuarenta medallones. Estos representan los bustos de temática romana, de emperadores y personajes ilustres del Renacimiento. Con todo, el aspecto más famoso de La Lonja son las diversas gárgolas que rodean todo el edificio y que representaron un hito en la escenografía del siglo XV. Tiene un total de 28 gárgolas con formas un tanto inusuales: eróticas, caras con aspecto de genitales y escenas satíricas.

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia. | Shutterstock

Curiosidades sobre la Lonja de la Seda

La Lonja de la Seda en Valencia, sigue siendo hoy en día uno de los lugares más emblemáticos y prestigiosos de la ciudad gracias a su importancia histórico-artística. El monumento alberga numerosas curiosidades y leyendas de Valencia que, sin duda, merecen la pena conocer. Por ejemplo, fue el primer edificio valenciano declarado como Patrimonio de la Humanidad. Para su construcción las autoridades derribaron 25 casas de la época medieval que se encontraban en la ubicación del actual edificio.

Fachada de la Lonja de la Seda

Fachada. | Shutterstock

Su nombre, Lonja de la Seda, se debe a que en esa época, los comerciantes de la seda eran el gremio más importante de Valencia. Además, el término “lonja” significa pórtico, como homenaje a los mismos pórticos donde los comerciantes acudían para hablar de negocios. En la sala de Contratación, se instaló la Taula de Canvis que consiguió un gran prestigio debido a su gran solvencia y operaciones bancarias. En la actualidad, esta Taula o Mesa donde se realizaron las transacciones mercantiles, además de la primera letra de cambio conocida en España, puede visitarse en el Archivo Municipal de Valencia. Además, al ser la sede de la Academia Cultural de Valencia acoge eventos culturales y exposiciones.

Consulat del Marde la Lonja de la Seda de Valencia

Consulat del Mar. | Shutterstock

La Lonja de la Seda es un hito perfecto para conocer la auténtica  Valencia, siendo una de las atracciones turísticas más fascinantes de la zona. Una verdadera joya arquitectónica del siglo XV de estilo gótico, cuya historia y arquitectura hacen que sea una visita casi obligatoria. La entrada para visitarla cuesta entre uno y dos euros, dependiendo si es entrada individual o en grupo, aunque los domingos, sábados y festivos es gratuita.