San Nicolás de Bari, la Capilla Sixtina de Valencia

La Iglesia de San Nicolás de Bari es una de las joyas más fascinantes de la Comunidad Valenciana. Tanto es así, que popularmente se la conoce como la Capilla Sixtina de Valencia, al igual que la ermita de la Virgen del Ara en Extremadura. Esta denominación tan singular proviene de su restauración en el año 2016, aunque es Monumento Histórico Artístico Nacional desde 1981. Situada en pleno centro histórico, se trata de una muestra ejemplar de coexistencia de un edificio de arquitectura gótica del siglo XV con una llamativa decoración barroca que data del siglo XVII.

Iglesia de San Nicolás de BAri
Foto: Shutterstock

Una obra pictórica majestuosa

Las pinturas al fresco de la Iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir en Valencia lucen inmaculadas tras su última restauración. Es difícil no quedarse atónito contemplando las capillas, altares y bóvedas de la iglesia, cuidadas hasta en el más mínimo detalle. A lo largo de su historia ha vivido varias restauraciones. Como la recibida a petición de la familia Borja entre 1419 y 1455. Durante este periodo se lleva a cabo la bóveda gótica de crucería que se encuentra en la nave central.

Iglesia de San Nicolás de BAri
Nave central | Foto: Shutterstock

Doscientos años después, entre 1690 y 1693 se recubre el interior de la iglesia con decoración barroca. A su vez, se añaden pinturas al fresco de la nave central que representan escenas de la vida de los dos santos patronos de la parroquia, San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir. Del diseño se encargó Antonio Palomino y de la pintura su discípulo Dionís Vidal en 1700. Las pinturas muestran escenas de su niñez, predicación, los milagros obrados y su posterior muerte.

Iglesia de San Nicolás de BAri
Foto: Parroquia Museo de San Nicolás Valencia - sannicolasvalencia.com

En las pinturas pueden observarse aberturas ficticias que evocan el cielo. En cuanto a las escenas de la vida de los santos, la bóveda queda dividida en dos partes, narrando cada historia por separado. Ambas convergen en el presbiterio creando una gloria de ángeles y arquitecturas ficticias. Son casi 2.000 m2 de pintura que demuestran la magnificencia de la iglesia.

Iglesia de San Nicolás de BAri
Altar Mayor | Foto: Shutterstock

Por su parte, el altar mayor es otra de las joyas a resaltar de la iglesia de San Nicolás de Bari. Aquí se dispone el retablo flanqueado por columnas salomónicas, así como distintas esculturas de ambos santos. En el cuerpo superior descansa una pintura de la Virgen y el Niño. Destacan también las capillas que enmarcan el templo a derecha e izquierda. En ellas, un total de 12, abundan imágenes religiosas, algunas de más de 100 años de antigüedad.

En las capillas y el aula capitular de la iglesia se hallan obras de pintores de la talla de Rodrigo de Osona, Juan de Juanes, Fernando Yáñez de Almedina, Vicente Macip o Jacinto Espinosa, entre otros. A lo que escultura se refiere, algunas son de artistas del nivel de Ignacio Vergara, Francisco Salzillo, Enrique Tamarit…

Iglesia de San Nicolás de BAri
Pinturas | Foto: Shutterstock

Cada lunes, la iglesia de San Nicolás de Bari acoge a cientos de visitantes que realizan las llamadas Caminatas a San Nicolás o la Devoción a San Judas Tadeo. A este último está dedicada una capilla a lo que los fieles acuden, pues es el patrón de las causas perdidas y los casos imposibles. En la capilla se encuentra un devocionario en bronce que posee la imagen del santo. Los fieles se acercan a tocarla para pedir una gracia.

Las Caminatas a San Nicolás son un ritual realizado para que el santo te conceda un deseo. La persona encargada de rogarle algo al santo debe acudir caminando durante tres lunes consecutivos a la iglesia. Durante el trayecto se debe guardar silencio.

Templo romano, mezquita e iglesia

La iglesia de San Nicolás de Bari está situada en el centro histórico de Valencia, concretamente en la calle Caballeros. Antiguamente era una calle con orientación este-oeste que pertenecía a la Valentia Edetanorum, ciudad fundada en el año 138 a. C. por los romanos. En los alrededores de la plaza de San Nicolás se han hallado restos funerarios que correspondían a un templo romano. Tras esto, durante un breve periodo de tiempo fue un templo paleocristiano visigodo. Con la llegada de los musulmanes ya en el siglo VIII en su lugar se construyó una mezquita.

En 1238, cuando el rey Jaime I de aragón conquista Valencia, la mezquita vuelve a modificarse hasta consagrarse como parroquia cristiana. Fue uno de los primeros 12 templos cristianos de la ciudad tras la reconquista. Así, la Orden de Dominicos, también llamada de Predicadores, la recibe como donación. Ellos son los que bautizan a la iglesia haciendo honor a San Nicolás de Bari. Unos años más tarde, la orden añade otro santo a la denominación de la parroquia, el primer mártir de la dominica, San Pedro Mártir.

Iglesia de San Nicolás de BAri
Iglesia de San Nicolás de Bari en la actualidad| Foto: Shutterstock

Durante la Guerra Civil la iglesia sufre graves daños. El templo fue saqueado y transformado en almacén. Las capillas quedaron destruidas. En 1981 se le declara Monumento Histórico Artístico Nacional, aunque hasta el siglo XXI no se realiza la restauración pictórica y arquitectónica que le devuelve a la iglesia de San Nicolás de Bari todo su brillo y esplendor.

About the author