Para saber qué hacer en Valencia durante tres días lo mejor es ir con todo bien atado. A veces, querer conocer todo puede ser estresante y, por el contrario, ir sin ninguna guía hará que nos perdamos puntos de interés. Valencia es mucho más que paella, aunque el plato sea una excelente razón para viajar a la Comunidad Valenciana, pues cuenta un gran recetario gastronómico que combinar con todo lo que allí hay que ver.

Valencia es ciudad de posibilidades, con diversas actividades como rutas del gótico. Si llegas hasta la capital valenciana en coche por la A-3 o por la A-7, descubrirás un paisaje apasionante.

Qué hacer en Valencia – Día 1

Mercado Central de Valencia
Mercado Central de Valencia

Empezamos esta ruta sobre lo que hacer en Valencia en tres días a primera hora, en el Mercado Central de Valencia. Situado en la plaza Ciudad de Brujas, en el centro histórico de la ciudad, se considera una de las joyas del modernismo valenciano. Se construyó combinando materiales como el ladrillo, el hierro, los azulejos, el cristal y el mármol. Un gran ejemplo del estilo más característico de otras ciudades como Barcelona. En el interior del mercado se puede admirar bien la cúpula que corona el edificio.

Con más de 1.000 puestos de frutas y verduras,pescados, mariscos, carnes y quesos, pasear por el Mercado Central de Valencia es una delicia para los sentidos. Al abrir solo por la mañana, lo hace bien temprano, a las 7:00, por lo que recomendamos ir pronto para aprovechar el día. Cierra los domingos.

Iglesia de Santos Juanes de Valencia
Iglesia de Santos Juanes

Detrás del mercado se encuentra la Iglesia de los Santos Juanes, también llamada iglesia de San Juan del Mercado. Este templo cuenta con cuatro fachadas, de las cuales destaca aquella que da a la plaza del Mercado Central. Allí se ve una escultura de la Virgen del Rosario y el torreón del reloj, que guarda dos figuras de San Juan. Tiene un estilo de origen gótico valenciano pero los incendios por los que pasó obligaron a su reedificación durante los siglos XIV y XVI, por lo que ahora posee una apariencia más barroca. La fachada que se ubica en la plaza del Mercado

Lonja de la Seda de Valencia
Lonja de la Seda

Enfrente de esta iglesia y del mercado se encuentra la Lonja de la Seda, también denominada Lonja de los Mercaderes. Se trata de una obra culmen del gótico civil valenciano situada también en la plaza del Mercado, antiguo punto de unión de los mercaderes. La Unesco declaró al edificio Patrimonio de la Humanidad, el cual data del siglo XV. Una obra llena de detalles en la que destaca por su belleza el salón de las Columnas, las cuales alcanzan más de 17 metros de altura. Su nombre proviene de la importancia que ostentaba la seda para la industria local en los siglos XIV y XVIII.

Plaza Redonda de Valencia
Plaza Redonda

A tres minutos a pie llegaremos a la plaza Redonda, antiguamente conocida por el nombre de plaza del Clot. Está ubicada en el barrio de El Mercat, concretamente en el distrito de Ciutat Vella, y en sus alrededores se hallan varias plazas notables: la del Mercado, la del ayuntamiento y la de la Reina. En su interior se encuentran comercios y viviendas.

Torre de Iglesia de Santa Catalina
Torre de la Iglesia de Santa Catalina Mártir

A un minuto andando está la iglesia de Santa Catalina Mártir, ubicada sobre los restos de una mezquita y con un estilo gótico muy característico. Asombra su portada del siglo XVIII y en su interior la capilla mayor. Desde cualquier ubicación del distrito de Ciutat Vella puede verse su gran torre campanario, por lo que es realmente conocida. Los expertos consideran que es una de las más curiosas del barroco español, construida entre 1688 y 1805. Destacan sus columnas salomónicas. Tiene una altura de 56 metros y por un módico precio se puede subir al campanario. También a un minuto se encuentra la plaza de la Reina, una de las más concurridas de Valencia, kilómetro 0 de las carreteras radiales valencianas.

Catedral de Santa María de Valencia
Catedral de Santa María de Valencia

Cruzando la plaza de la Reina se halla la catedral de Santa María de Valencia, una de las visitas que hacer en Valencia imprescindible. En ella predomina el gótico valenciano, pero también mantiene elementos del renacimiento, del románico, del barroco, del neoclásico y del gótico francés. Popularmente se la conoce como La Seu, en ella se pueden ver algunas de las mejores obras pictóricas del Quattrocento de España.

También en su interior se venera la capilla del Santo Cáliz, entregado a la catedral en 1436 por el rey Alfonso el Magnánimo. La leyenda dice que en realidad de trata del Santo Grial, es decir, la copa que usó Jesucristo en la Última Cena. Otras copas a las que se atribuye este honor se reparten por España, como la que hay en la románica basílica de San Isidoro de León.

El Miguelete en Valencia
El Miguelete

El Miguelete o el Micalet (en valenciano) es la torre del campanario de la catedral de Valencia. Con sus 51 metros de altura, constituye una bonita panorámica de la ciudad para los que son capaces de subir sus más de 200 escalones construidos en una estrecha escalera de caracol. Con un estilo gótico valenciano, el proyecto lo dirigieron varios arquitectos, pues se llevó a cabo entre 1381 y 1429.

Fuente del Turia en la plaza de la Virgen
Fuente del Turia en la plaza de la Virgen

Si quieres matar en este caso tres pájaros de un tiro, en la plaza de la Virgen se reúnen tres de los edificios más relevantes de la ciudad. Hablamos de la basílica de la Virgen de los Desamparados, el Palau de la Generalitat y la catedral de Santa María. Además, en medio de la plaza se encuentra la fuente del Turia, una obra de bronce que representa el río rodeado de figuras femeninas que en realidad son las acequias más importantes que dan agua a la huerta valenciana. Una buena manera de seguir descubriendo el casco histórico de Valencia

Iglesia de San Nicolás de Valencia
Iglesia de San Nicolás

A menos de cinco minutos a pie se halla la iglesia de San Nicolás, popularmente conocida como la Capilla Sixtina de Valencia. Esta comparación se extiende a otros templos como la capilla de la virgen de Ara en Badajoz. Situada en el barrio del Carmen, además de contar con una interesante historia, la bóveda es uno de sus elementos más fascinantes. En ella se representan escenas de la vida de los dos santos a los que está dedicado el templo, San Pedro Mártir y San Nicolás Obispo. En total, se pueden observar casi 2.000 metros cuadrados de pinturas.

Torres de Serranos de Valencia
Torres de Serranos

Durante el primer día encontraremos todos los puntos de interés a poca distancia unos de otros, como es el caso de las torres de Serranos, a seis minutos caminando. También llamadas puerta de Serranos, se tratan de una de las dos puertas fortificadas que se conservan de la muralla medieval. Son Bien de Interés Cultural. Ubicadas al noroeste del casco antiguo, están realizadas en mampostería.

Torres de Quart
Torres de Quart vistas desde el interior de la ciudad

A poco más de diez minutos se encuentra otra de las puertas fortificadas o torres de Quart. Conocida como puerta de Quart, están realizadas en estilo gótico tardío. Al igual que las torres de Serranos, la parte que da al interior de la ciudad cuenta con distintas estancias abiertas muy curiosas.

Estación del Norte de Valencia
Estación del Norte

Algo más alejado, o todo lo lejos que puede ser andar 15 minutos, está la estación del Norte. Se trata de un edificio majestuoso con un estilo modernista valenciano muy marcado. Sin duda, una de las estaciones de tren más bonitas de España

Plaza de Toros de Valencia
Plaza de Toros de Valencia

Dos minutos de paseo nos bastarán para llegar a la plaza de Toros de Valencia. Construida entre 1850 y 1860, su diseño está inspirado en la arquitectura civil romana así como en varios anfiteatros. En el exterior, un total de 384 arcos que siguen el estilo neomudéjar. Por la noche queda muy bonita iluminada.

Qué hacer en Valencia, Casa Judía
Casa Judía | Foto: Joanbanjo

A la misma distancia que la localización anterior está la casa Judía, en la que descubriremos una impresionante fachada. Inspirado en la arquitectura de otros países y épocas, su nombre deriva de la estrella de David que se encuentra en la entrada del edificio, concretamente en el dintel.

Para llegar al Museo Nacional de Cerámica habrá que andar 12 minutos. Está ubicado en el palacio del Marqués de Dos Aguas. Inaugurado en 1954, pudo crearse como museo gracias a la donación al Estado de la recopilación de obras de cerámica de Manuel González Martí.

qué hacer en Valencia
El Patriarca Monumento Nacional | Foto: visitvalencia.com

Muy cerca está El Patriarca Monumento Nacional, también Bien de Interés Cultural, un claro modelo de arquitectura renacentista. Así, en el museo del Colegio se pueden encontrar pinturas de El Greco, Caravaggio o Van Der Weyden, entre otros. El conjunto de este espacio, es sí mismo Real Colegio del Seminario del Corpus Christi, se compone también de iglesia, colegio y seminario.

Puerta del Mar de Valencia
Puerta del Mar

Dedicaremos menos de cinco minutos para visitar la plaza de la puerta del Mar, donde desemboca la principal vía comercial de Valencia, es decir, la calle de Colón. En realidad la puerta del Mar es una reproducción de la antigua Puerta del Real, que daba paso hacia el también ya desaparecido Palacio Real.

Mercado de Colón de Valencia
Mercado de Colón de Valencia

Si da tiempo por la mañana, se podría comer o tomar algo en el Mercado de Colón, a nueve minutos desde el punto anterior. Su nombre puede causar confusión, pues aunque guarde la estructura del mercado que fue en su día, ahora en su interior se hallan restaurantes y puestos de flores. Así, en primavera luce especialmente bien. Su magnificencia lo ha llevado a ser Monumento Nacional, así como una de las obras más características del modernismo valenciano. Algunos de sus elementos recuerdan a las obras de Gaudí de Barcelona.

Plaza de Las Arenas de Valencia
Plaza de Las Arenas

La tarde se puede dedicar a conocer la playa de Las Arenas, una de las más importantes de Valencia, aunque habrá que usar el transporte público o el coche si nos encontramos en el centro. Uno de sus grandes atractivos es el paseo marítimo, donde se sitúan algunos de los restaurantes con más historia de Valencia.

Qué hacer en Valencia – Día 2

Jardín del Turia con el Museo de Bellas Artes al fondo
Jardín del Turia con el Museo de Bellas Artes al fondo

Comenzamos el día dos en el Jardín del Turia, un parque natural urbano con más de nueve kilómetros. De esta forma, se trata de uno de los más grandes de España, combinando zonas deportivas con otras más coquetas. Comprende desde el parque Cabecera hasta llegar a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, nuestro próximo punto de interés. Si se adquieren entradas para visitar el interior de los edificios de la ciudad, lo cual vale la pena, dedicaremos todo un día a este recorrido por lo que hacer en Valencia.

Ciudad de las Artes y las Ciencias
Ciudad de las Artes y las Ciencias | Foto: visitvalencia.com

La Ciudad de las Artes y las Ciencias, conjunto diseñado por Félix Candela y Santiago Calatrava, es en sí misma un ejemplo de arquitectura vanguardista. Pasear por ella es más que interesante, todo un deleite visual. Está dividida en varios edificios. Uno de ellos es el Hemisfèric. Destaca por su forma de ojo. En el interior se proyectan películas de cine Imax, cuenta con un planetario y un láser. 

Hemisferic de Valencia
Hemisfèric | Foto: visitvalencia.com

Por su parte, el museo de las Ciencias es un espectacular edificio que recuerda, por su forma, al esqueleto de una ballena. Se trata de un museo interactivo de ciencia con aproximadamente 40.000 metros cuadrados. En él el visitante es el protagonista de las exposiciones y actividades. 

Oceanografic de Valencia
Oceanogràfic

Otro de los edificios más conocidos es el Oceanogràfic, pues es el más grande de Europa con nada más y nada menos de más de 100.000 metros cuadrados. En él encuentran espacio los ecosistemas marinos del planeta más ricos. Además de los tres edificios anteriores, normalmente los más visitados, también hay que tener en cuenta el palacio de las Artes. En él se dan cita algunas de las mejores representaciones de ópera, espectáculos y conciertos. Su diseño es majestuoso. Finalmente queda el Ágora, un espacio usado sobre todo para eventos deportivos y conciertos.

Qué hacer en Valencia – Día 3

La Albufera
La Albufera

La mañana del último día la dedicaremos al Parque Natural de la Albufera, al cual es posible quedarse cerca en transporte público, pues se ubica a solo 10 kilómetros de la ciudad. Es un paraje ejemplo vivo de naturaleza, donde es posible realizar un paseo en barca disfrutando de su amplia biodiversidad. Cuentan que aquí fue dónde nació la paella, por lo que no hay que perder la oportunidad de probar una auténtica paella valenciana. En el poblado de El Palmar se pueden probar algunas recetas típicas como el all-i-pebre o el arroz a banda. Desde el parque son muy bonitas las puestas de sol.

Museo Fallero Foto Giacomo Callaioli
Museo Fallero | Foto Giacomo Callaioli

Por la tarde podemos visitar el museo Fallero, una opción fantástica si nunca se ha disfrutado de la fiesta de las Fallas. Cada año escapan del fuego los denominados ninots indultats, elegidos en última instancia por votación popular. Aquí descansan todos los que se han librado de las hogueras desde 1934.

Playa de La Malvarrosa
Playa de La Malvarrosa

Si nos queda algo de tiempo, aunque sea de noche, nada como pasear por la playa de la Malvarrosa. Su cercanía a la ciudad la convierte en una de las más concurridas, sobre todo en verano. En su paseo marítimo se reúnen varios restaurantes en los que saborear la gastronomía valenciana.