A veces necesitamos un respiro y encontrar rincones para perderse un fin de semana y desconectar de todo. Un bonito paisaje, alejado de las capitales y con monumentos destacados que nos transportan a otra época. Castillos, ermitas, bosques… la oportunidad perfecta para aparcar el estrés y cambiarlo por el sosiego.

Ujué, Navarra

Son muchos los rincones para perderse por España y disfrutar de una grata desconexión. En la sierra de Ujué, concretamente en la Ribera de Navarra, se ubica este bello pueblo que sirve como mirador de la cordillera pirenaica. Ujué conserva su carácter medieval, con su pintoresco casco histórico. En él destaca la iglesia fortaleza de Santa María de Ujué, con su nave gótica y rodeada de torres almenadas. En su interior podemos observar una de la portadas más llamativas del gótico navarro. Al norte del templo se encuentra un espacio conocido como Castillazo, en el que se sitúan las ruinas de la universidad Carlos II, así como de antiguas fortificaciones.

Rincones para perderse un fin de semana
Ujué, Navarra

Se trata de un ejemplo de gran valor en cuanto a villas medievales se refiere. Un trazado laberíntico que asciende por el montículo que comprende el pueblo de Ujué. En las fachadas de las casas todavía se conservan escudos nobles y majestuosos portalones. En cuanto a los orígenes de esta localidad, los primeros testimonios que se han encontrado son de la época romana. No obstante, la localidad se originó como una fortaleza para combatir el avance del Islam tiempo después, entre finales del siglo XIII y principios del IX. 

Recomendamos degustar un plato característico de Ujué, las migas. Tanto es así que en septiembre se celebra en el pueblo la Fiesta de las Migas, en la que también se pueden probar otros productos típicos.

Moclín, Granada

Rincones para perderse un fin de semana
Moclín, Granada

En la provincia de Granada se encuentra el municipio de Moclín, para algunos desconocido. Ubicado en la comarca de la Loja, Moclín limita con otros municipios como son Colomera, Montillana, Pinos Puente, Íllora y Atarfe, así como con el municipio de Alcalá la Real, localizado en Jaén. Es uno de los rincones para perderse un fin de semana en el que enlazar con otras localidades, pues se encuentra a solo 30 km de la Alhambra o del conocido barrio del Albaicín.

Rincones para perderse un fin de semana
Moclín, Granada

Moclín es la capital del término municipal al que pertenece, aunque se trata del quinto núcleo en número de habitantes. En total, posee siete poblaciones con sus propias riquezas, perfectas para realizar una ruta en coche durante el sábado y el domingo. 

Coronando el municipio fortificado se ubica el castillo de Moclín, que data de la época nazarí. Esta fortaleza del siglo XIV forma parte de dos recintos. Por un lado, el de la propia villa que está rodeada por una muralla de mampostería y por otro lado, la alcazaba o castillo como tal. A más de 1.000 metros sobre el nivel del mar, fue una parte fundamental en el proceso de control de acceso entre la Vega de Granada y Alcalá la Real, que sucedió tras la firma del Pacto de Jaén.

Alquézar, Huesca

Rincones para perderse un fin de semana
Alquézar, Huesca

En el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara se encuentra el pueblo de Alquézar, ubicado en la comarca del Somontano y cerca del Sobrarbe. A un lado, el río Vero. Se trata de una villa medieval en la que se alza majestuosa la colegiata de Santa María de Alquézar, antiguo castillo de grandes estructura. Esta fortaleza se erigió para defender la localidad de los reinos cristianos del Sobrarbe y Barbastro. Así, la colegiata está declarada Monumento Nacional y el casco histórico medieval está reconocido como Conjunto Histórico Artístico.

Rincones para perderse un fin de semana
Sierra de Guara

Sin duda, visitar la colegiata de Santa María es un plan imprescindible. El actual templo data del siglo XVI y cuenta con una única nave. En su interior se encuentra una talla del Cristo de Lecina con sus brazos articulados. Llama la atención también su órgano de grandes dimensiones. Como uno de los rincones para perderse de viernes a domingo, hay que reservar una mañana para realizar el descenso del río Vero. Este se hace gracias a unas pasarelas colgantes en sus acantilados. Durante la ruta se pueden ver cascadas, el cañón de la Sierra de Guara y la cueva del Picamartillo. Una muestra de rico turismo activo que puede realizarse en Huesca.

Mogarraz, Salamanca

Rincones para perderse un fin de semana
Mogarraz, Salamanca

Rodeado por los bosques del Parque Natural de Las batuecas y la Sierra de Francia podemos encontrar la localidad de Mogarraz, en la provincia de Salamanca. Conocido en la zona por la calidad de su artesanía, Mogarraz mantiene intacta su arquitectura medieval y encanto de épocas pasadas. Uno de nuestros rincones para perderse durante el fin de semana, aunque sería conveniente completar la escapada el bonito municipio de La Alberca. Si quieres aprovechar para huir del ajetreo diario, este es tu sitio. Toda la villa está declarada Bien de Interés Cultural.

Rincones para perderse un fin de semana
Parque Natural de Las Batuecas y Sierra de Francia

El municipio se divide en pasadizos y callejuelas llenas de encanto, con sus casas serranas acompañando la estampa, algunas hasta de cuatro pisos. No obstante, lo que más asombra a los que visitan la localidad son los retratos expuestos en las fachadas de las casas. La historia data de finales de los años 60. Un lugareño de Mogarraz retrató a todos sus vecinos para que llevaran a formalizar el DNI. Más tarde, en 2008, el artista local Florencio Maíllo transformó ese archivo fotográfico en una galería de arte. Actualmente, casi 400 obras se distribuyen por las calles de Mogarraz. 

Más monumentos y atractivos que ver en el municipio son la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, la Fuente del Humilladero y la Cruz de los Judíos (estructura del siglo XVII), entre otros.

Morella, Castellón

Rincones para perderse un fin de semana
Morella, Castellón

En el norte de la provincia de Castellón se encuentra el municipio de Morella tras una enorme muralla. Su impresionante castillo en lo alto del pueblo, sus más de 10 torres y dos kilómetros de muralla conforman un paisaje declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Por lo tanto, la visita al castillo es imprescindible. Se accede a él a través del Convento de San Francisco. Una vez dentro, en la Plaza de Armas se puede disfrutar de unas vistas panorámicas de Morella rodeada de montañas. Otro de los espacios que ver en el castillo es el Palacio del Gobernador, una sala llevada a cabo en una cueva en la que, a través de una exposición, se puede conocer la historia del municipio y de la misma fortaleza.

Rincones para perderse un fin de semana
Castillo de Morella

Tampoco hay que dejar de ver la Iglesia de Santa María, de estilo gótico. En su fachada conviven la Puerta de los Apóstoles y la de las Vírgenes. Cabe destacar sus tres rosetones decorados con vidrieras originales de la conocida escuela valenciana del siglo XIV. El acueducto de Morella es otro de los monumentos que ver en la localidad. Los jueves y los domingos es día de mercado, por lo que se puede saborear distintos productos y recetas locales.

Valverde de los Arroyos, Guadalajara

Si lo que deseas son unos días de descanso, uno de los mejores rincones para perderse es Valverde de los Arroyos, en Guadalajara. Se trata de un pueblo caracterizado por la piedra oscura de su arquitectura en la que se usa pizarra. Valverde de los Arroyos es la localidad principal pero aquí también se ubica otro núcleo interesante que visitar: Zarzuela de Galve. En las proximidades se sitúan las cascadas de las chorreras de Despeñalagua, con una caída de impresión: 120 metros de altura.

Rincones para perderse un fin de semana
Valverde de los Arroyos, Guadalajara.

Nuestra recomendación es realizar una ruta por los Pueblos Negros de Guadalajara y hacer noche en el que se desee. Además, es la excusa perfecta para descubrir la gastronomía más típica de los pueblos negros.

Liérganes, Cantabria

Rincones para perderse un fin de semana
Liérganes, Cantabria

Liérganes es un municipio que parece sacado de un cuento, localidad en la que nace la leyenda del Hombre Pez. Una estatua conmemora al protagonista de esta historia bajo el puente mayor de Liérganes. Los amantes del senderismo también pueden aprovechar y reconectar con la naturaleza realizando la ruta de las popularmente llamadas “Tetas de Liérganes”, aunque su nombre original es “Picos de Busampiro”. Los Picos o Tetas lo forman dos cimas próximas entre sí, como puede verse en el paisaje de montaña en el que se dispone Liérganes.

Rincones para perderse un fin de semana
Liérganes, Cantabria

La escapada se puede completar visitando los núcleos de población de los alrededores, como Pámanes y su Palacio de Elsedo, Rubalcaba y su Cruz de Rubalcaba o La Rañada y el Palacio de Cuesta Mercadillo. Si eres de Santander, es posible llegar a la localidad en transporte público. 

En Liérganes se puede pasear por su casco antiguo, catalogado como Conjunto Histórico-Artístico y disfrutar de las casas y balcones llenos de flores de colores. En las afueras del municipio, hay que ver la Iglesia de San Pedro Ad Víncula, declarada Bien de Interés Cultural.

Elantxobe, País Vasco

Rincones para perderse un fin de semana
Elantxobe, Vizcaya

En Vizcaya nos encontramos con el municipio costero de Elantxobe a la sombra de dos acantilados y de la ladera oeste del cabo Ogoño. Una localidad llena de contrastes paisajísticos en la que pasear por el bonito puerto pesquero. Las calles empinadas y estrechas de Elanchove invitan a conocer sus secretos y escondidos miradores. Destaca la Iglesia de San Nicolás de Bari, en honor al patrón de los marineros. Como parte de esta propuesta de rincones para perderse, se puede conocer en los alrededores la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, uno de los espacios naturales más importantes del País Vasco. Si acudes en verano es imprescindible conocer las piscinas naturales de Elantxobe.

Texto: María Jesús Colombo


¿Habilitar notificaciones?.    OK No gracias