Que ver en Castellón de la Plana

La ciudad que se mudó del castillo a la planicie

La población que cambió la protección del castillo —en el cerro de la Magdalena— por la planicie situada entre el Desierto de Les Palmes y las Islas Columbretes, es una vibrante ciudad rodeada de naranjos. Es el mejor ejemplo de “vender la piel del oso antes de cazarlo” pues el rey Alfonso II repartió sus tierras con más de un siglo de antelación a que se conquistasen, por lo que para aquel entonces todos los protagonistas del reparto ya se habían muerto.

Planifica tu escapada a Castellón de la Plana.

La visita a Castellón de la Plana —más allá de bañarse y tomar el sol en sus tres playas— se centra en los que hay que ver en su centro histórico: la Concatedral de Santa María, la Torre El Fadrí y fragmentos de la Muralla Liberal, además de sus museos; si lo unimos a sus alrededores (ver nuestra sección Qué ver en Castellón de la Plana) puede llegar a ocupar dos días. Para quienes deseen ver algunos pueblos típicos de la provincia recomendamos algunos como BurrianaNules; para los amantes de la naturaleza pueden optar por  descubrir la maravillosa Sierra de Espadán con sus múltiples opciones de turismo activo. En la zona costera del Grau de Castellón predominan los pescados y arroces como platos más típicos; más información gastronómica y sobre hospedajes en nuestra página Dormir y Comer en Castellón.

¿Quieres conocer este sitio?

En el cercano Grao -en la costa, a 4 kilómetros- hay restos materiales de una población íbera que pudiera ser la que los griegos llamaron Castalia. Los romanos explotaron sus minas de plata, quedando vestigios de villas y necrópolis como la de las inmediaciones de Villamargo.

A partir del año 713 los musulmanes se asentaron de forma dispersa alrededor del cerro de la Magdalena. El ataque del Cid Campeador durante la segunda mitad del siglo XI motivó que los musulmanes edificaran una alcazaba hoy denominada Castillo de Fadrell o “de los moros”. Tan segura estaba la Corte de Aragón de la conquista de la zona, que en el año 1118 concede el señorío del lugar al obispo de Tortosa pero no será hasta 1233 cuando las tropas del rey Jaime I la tomen, repartiéndose las tierras entre los guerreros.

Entonces el obispo de Tortosa reclamó el señorío de Castellón, una disputa que resolvió el “laudo de los tres obispos” en el año 1242. Los moriscos se sublevan en 1247 por el incumplimiento de los compromisos firmados al entregarse por lo que, a partir de entonces, son expulsados y los cristianos irán ocupando sus alquerías. En 1250 el rey legaliza la ocupación de esas tierras de la Plana; el principal núcleo de población se establece en la alquería de Benábarre, cuya vía principal estaría bajo la actual Calle Mayor. En 1251 se traslada la población desde la colina de la Magdalena al llano denominado La Plana. Cada tercer sábado de cuaresma los castellonenses celebran la Fiesta de la Magdalena, en conmemoración de aquella mudanza.

Durante la historia de Castellón de la Plana, la ciudad cambió de propietario varias veces en los siglos XIII y XIV. Tras varios años a cargo de nobles, el rey Jaime II la recupera en 1297. Luego es cedida a la Infanta Leonor de Castilla pero, ante el descontento de los vecinos, vuelve a la Corona, que la entrega a Enrique de Trastámara el cual este la vende en 1336. En el siglo XIV Castellón hubo de ser amurallada de nuevo y llegó a sublevarse frente al rey Fernando I de Aragón.

Durante la Guerra de las Germanías, la población se suma a los rebeldes, siendo sancionada al ser derrotada. Las élites locales también se pusieron de parte del perdedor durante la Guerra de Sucesión, por lo que en 1707 fue asaltada por las tropas de Felipe V, castigada con una fuerte multa y con la demolición de sus murallas.

foto antigua castellon plana
La Farola y un antiguo guardia municipal

La ciudad fue tomada por el invasor francés en 1811, permaneciendo en su poder casi tres años. En 1833 fue declarada capital provincial.

La amenaza de los carlistas motivó que se erigiera una “Muralla Liberal” para hacer frente al asedio del célebre General Cabrera. Por ello en 1843 recibió el título de Ciudad. En julio de 1873 es una de las ciudades que se autoproclama cantón independiente; rebeldía que duraría muy poco y no acarrearía sanciones. La amenaza de los simpatizantes carlistas -situados en el vecino Maestrazgo- provocó que se conservaran sus murallas hasta 1882.

En 1894 se inauguró su Teatro Principal.

En junio de 1936 se produjo el mayor atentado monumental de la ciudad: se incendia y, semanas después, se derriba la catedral gótica. Esta será reedificada durante las siguientes cinco décadas.

A finales del siglo XX la ciudad ha tenido una importante incorporación de modernos equipamientos, tanto en su caso urbano como en el Grao.

Comenzamos la visita en las afueras de la ciudad, en el Cerro de La Magdalena donde quedan algunos vestigios del musulmán Castell Vell: partes de la muralla, de tres torres y aljibes. En el interior de la alcazaba se encuentra la Ermita de la Magdalena (comenzada a edificar en 1451) que conserva muros, pinturas y elementos del período fundacional. Éste es un lugar de reunión masiva durante la romería al antiguo asentamiento de la ciudad, que se viene celebrando desde 1375, y con la que cada año comienza la Fiesta de la Magdalena.

Nos trasladamos a la ciudad para continuar la visita en la Concatedral de Santa María. Fue incendiada en julio de 1936 y dinamitada posteriormente, subsistiendo solo dos portadas laterales originales. Fue rehecha durante la segunda mitad del siglo XX en estilo neogótico, e inaugurada en 1999. En el interior se conservan algunos valiosos bienes artísticos, como pinturas de Francisco Ribalta, y una colección de orfebrería antigua. De singular traza es la Torre El Fadrí (ss. XVI-XVII) el campanario por excelencia de la ciudad. En la Plaza Mayor está el Ayuntamiento, del siglo XVIII. Sobresale su marmórea escalera monumental y el Salón de Plenos, con varios objetos artísticos de la colección municipal. También es digno de contemplar el frente clasicista del Palacio Episcopal (s. XVIII) que se asoma a la calle Gobernador. De su pasado bélico quedan en la ciudad varios restos. En la Plaza de las Aulas hay un aula-museo subterráneo, con vestigios de la Torre des Alçaments, que señalan el lugar de la desaparecida muralla.

En pleno centro hay que ver en Castellón de la Plana algunos fragmentos de la Muralla Liberal (1837). La antigua Lonja del Cáñamo (s. XVII) está dotada de un curioso pórtico esquinado en el que se emplean columnas toscanas. En la parte superior destacan las hermosas pinturas alegóricas. Otros edificios singulares son el Casino Antiguo (1922) y la Plaza de Toros (1887) en cuyo frente principal se conserva una escultura de Viciano Martí. Otro de los hitos de la ciudad está en la Plaza de la Independencia, se trata de La Farola (1929), instalada en el lugar exacto en que se entronizó a la Patrona de Castellón.

La oferta museística de la capital castellonense incluye centros como el Museu Belles Arts de Castelló, el Espai d’Art Contemporaní de Castelló, el Museo de Historia Militar y el Museo Etnográfico.

En el agradable ambiente costero de El Grao, a cuatro kilómetros, se encuentra un interesante Planetario y el Museu de la Mar.

catedral santa matia castellon
Concatedral de Santa María y base de la Torre El Fadrí

Un paseo conduce al bello paraje donde -en un árbol que en Castellón se denomina lledoner- el campesino Perot de Granyana, en 1366, se encontró una pequeña imagen de la virgen, que fue declarada patrona de la ciudad y en cuyo honor se levantó la Basílica del Lledó hacia 1375. Su hermoso frente de piedra, de estilo gótico, es lo único que queda del edificio medieval pues a mediados del siglo XVIII fue completamente rehecho. Del interior destacamos sus azulejos. Hay un pequeño museo del santuario, con piezas de orfebrería, bordados, mantos y algunas esculturas y pinturas. En las afueras se encuentra también la llamada Torre Alonso, una de las fortificaciones medievales de la ciudad.

Entre las playas de esta localidad destacan las de El Serradal, El Gurugú y El Pinar. Y, entre los lugares de interés natural y geológico, destaca el Desierto de Les Palmes.

Imprescindibles

Ayuntamiento
que ver en castellón de la plana
Calle principal

Datos prácticos

Coordenadas

39° 58′ 12″ N, 0° 3′ 0″ W

Distancias

Valencia 74 km, Teruel 145 km, Lleida 243 km, Barcelona 281, Madrid 421 km

Aparcamiento

Existen numerosos aparcamientos de pago en el casco urbano. Es conveniente dejar el vehículo en el Parking Cardona Vives (Plaza Cardona Vives) o en el Parking Plaza Clavé

Altitud

30 m

Habitantes

180 185 (2013)

Fiestas Patronales de la Magdalena (nueve días a partir del tercer sábado de Cuaresma, con la Romería de les Canyes), Semana Santa, San Vicente Ferrer (domingo posterior a la Pascua), Fiestas Patronales de la Virgen de Lledó (primer fin de semana de mayo), San Cristòfol (segundo domingo de junio), Fiestas de San Pedro (Grao, semana del 29 de junio), Noche de San Juan (23 de junio), Mare de Déu de la Balma (último domingo de septiembre), Virgen del Rosario (octubre), San Roc de la Vila (segundo domingo de noviembre)

Mascletás (marzo), Torneo Internacional de Golf Castelló Masters (octubre)

Cerámica, azulejos, orfebrería, encuadernación

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar