Ya bien entrado el verano, las ganas de darse un chapuzón van en aumento. Todos conocemos las maravillas de nuestras costas, sin embargo, algo más desconocidas son las piscinas naturales de la Península que nuestros diversos entornos esconden y que, sin duda, no os dejarán indiferentes. Hemos seleccionado 5 rincones muy especiales repartidos por toda nuestra geografía.

Garganta de los Infiernos (Cáceres)

En pleno Valle del Jerte, un entorno espectacular, se puede disfrutar de numerosos saltos de agua, cascadas y zonas con pozas talladas en la roca en una zona a la que se la conoce como Los Pilones. Cabe destacar que existe una ruta circular y correctamente señalizada para recorrer las distintas zonas de baño. Nuestra opción para alojarnos en esta maravillosa zona es el Hotel Hospedería Valle del Jerte, un edificio cargado de historia.

Piscinas naturales de la península
Garganta de los Infiernos

Las Chorreras (Cuenca)

En el municipio de Enguídanos podemos disfrutar de otras excelentes piscinas naturales de la Península, en este caso bañadas por el río Cabriel, uno de los más limpios de Europa, que nos deja un agua cristalina óptima para el baño. Esta zona destaca, además, por una gran actividad de turismo de aventura. Es interesante combinar esta escapada con una visita a la Serranía de Cuenca y la Ciudad Encantada, otra maravilla de la naturaleza.

Piscinas naturales de la península
Las Chorreras

Las Presillas (Madrid)

En la sierra madrileña, concretamente en Rascafría, encontramos una de las «playas de Madrid» más conocidas. Este agradable entorno está acondicionado para el disfrute familiar, ya que dispone de merenderos, bar, aseos y parking. Eso sí, prepararos para su agua heladora. Si quieres pasar un fin de semana en pareja, te recomendamos el Hotel Sheraton de Santa María del Paular, que forma parte del monasterio del mismo nombre.

Piscinas naturales de la península
Las Presillas

La Fontcalda (Tarragona)

En este punto, entre las sierras de la Mola y el Crestall, junto al santuario de Fontcalda, encontramos esta piscina natural con unas aguas famosas por contener sulfato magnésico, cloruro sódico y carbonato cálcico, entre otras propiedades. Un baño perfecto para los más frioleros. Para alojarnos optamos por desplazarnos 45 km. hasta Tortosacapital de la comarca del Bajo Ebro, con una amplia oferta de alojamientos.

Piscinas naturales de la península
La Fontcalda

Fuentes del Algar (Alicante)

Por último os acercamos esta maravilla que, pese a ser de pago (3€ los niños, 4€ los adultos), merece la pena visitar ya que conserva excelentemente el entorno pero también integra servicios turísticos y de educación medioambiental. Desde 2002 está declarada Zona Húmeda protegida. Muy cerca encontramos la localidad de Alfaz del Pi, con una gran oferta hotelera especial para familias.

Piscinas naturales de la península
Fuentes del Algar