Muchas de las ermitas más curiosas de España son grandes desconocidas. Algunas quedan guardadas en nuestra memoria por su belleza, olvidando algún elemento singular en su arquitectura o las tradiciones en torno a las que se envuelven. Sin duda, conocer las ermitas más curiosas es una aventura apta para aquellos que disfruten con las historias y leyendas, los paisajes impactantes y las rarezas arquitectónicas. ¿Cambiará tu visión de alguna de estas ermitas más curiosas?

Ermita de San Bartolomé, Soria

Ermita de San Bartolomé
Ermitas más curiosas. Ermita de San Bartolomé

La Ermita de San Bartolomé en Soria es una de las más curiosas de España, ya sea por su posible origen templario o por el paisaje que la rodea. La ubicación de esta ermita maravilla al que la visita, pues se encuentra en el interior del Parque Natural del Cañón del Río Lobos. Su construcción data de los primeros años del siglo XIII, con un estilo que refleja el paso del románico al gótico. Algunos estudiosos en la materia sugieren que posee un origen templario, pues en las cercanías de la ermita se halla el castillo templario de Ucero, que defendía la entrada al cañón del río Lobos. Aunque no existe consenso al respecto, se cree que está relacionada con la Orden de los Caballeros del Temple.

Para muchos es hasta un lugar mágico, considerado como el centro del mundo para los caballeros templarios de la orden. Así, la distancia desde la ermita hasta el cabo de Creus en Girona y al cabo de Toruiñán o finisterre en A Coruña es equidistante. A esto hay que sumar que al trazar una línea vertical de norte a sur, cruzada en este punto, la península queda dividida en dos mitades. El dibujo que se refleja es una cruz templaria.

Ermita de San Bernabé, Burgos

ermitas más curiosas, Ermita de San Bernabé
Ermita de San Bernabé

La ermita de San Tirso y San Bernabé en Burgos está ubicada en una cueva, pero no en una cueva cualquiera. Está situada en la entrada de Ojo Guareña, uno de los complejos kársticos más destacados del mundo, formado por más de 110 kilómetros de galerías. Diversos hallazgos arqueológicos mantienen que estos sistemas de cuevas ya se usaban en el Paleolítico medio. Con un total de 400 cavidades, la red principal está compuesta por 14 cuevas comunicadas unas con otras. Una de las más importantes es la cueva y ermita de San Bernabé.

Ermita de San Bernabé
Ermitas más curiosas. Foto: Sergio Rojo (Shutter)

El exterior no es lo único que la convierte en una de las ermitas más curiosas de España. Situada en el municipio de Cueva de Sotoscueva, la ermita sorprende con una bóveda natural cubierta de pinturas. En ellas se narran los martirios que sufrieron los santos así como sus milagros. Aunque al principio la ermita se mantuvo bajo la advocación de San Tirso, en el siglo XVIII le suma la advocación de San Bernabé.

Ermita de La Toja, Pontevedra

Ermita de La Toja
Ermita de La Toja

Otra de las ermitas más curiosas resalta por estar construida con conchas. Conocida como Capilla de las Conchas, este precioso templo de Pontevedra revestido de blanco es una combinación perfecta de arquitectura, naturaleza y entorno marinero. Además, la ubicación también despierta mucha curiosidad, en esta ocasión por lo bonito del entorno. La ermita se encuentra en la isla de La Toja, que se une con O Grove gracias a un puente del siglo XIX.

También se conoce como capilla de San Caralampio, a quién está encomendada, o como capilla de San Sebastián. En ella se casó el expresidente del gobierno Mariano Rajoy.

Ermita de Santa Catalina, Vizcaya

Ermita de Santa Catalina, Mundaka
Ermita de Santa Catalina

Más conocida como la ermita de Mundaka (Vizcaya), municipio en el que se encuentra, la ermita de Santa Catalina es tan bella como interesante. Su ubicación es más que curiosa, en una península que lleva el mismo nombre que el de la ermita. El templo que conocemos en la actualidad se reedificó en 1879. No obstante, en la Edad Media se usaba como fortín defensivo e incluso como hospital durante tiempos de epidemias.

Ermita de San Pantaleón de Losa, Burgos

Ermita de San Pantaleón de Losa
Ermita de San Pantaleón de Losa

La Ermita de San Pantaleón de Losa en Burgos no solo es una de las más bonitas de España, sino también una de las ermitas más curiosas. Considerada como uno de los templos más originales del arte románico en esta provincia, quizá un dato más desconocido es la relación que algunos estudiosos han hecho de la obra arquitectónica con la leyenda del Santo Grial.

La ermita se asocia con la leyenda del Santo Grial debido a la coincidencia de nombres de lugares cercanos a ésta. La denominación de los pueblos, montañas y santuarios de la zona mantienen un parecido llamativo con los nombres que aparecen en la leyenda del Santo Grial. Por ejemplo, a menos de diez minutos en coche se encuentra el pueblo de Criales, lo que recuerda al plural de la palabra Grial. Según una de las obras literarias en torno al Santo Grial, el castillo dónde éste se guardaba se llamaba Montsalvat. Las montañas cercanas a la Ermita de San Pantaleón de Losa pertenecen a la Sierra Salvada, nombre que se le parece.

Según la leyenda los templarios protegían este castillo, y esto también se puede asociar a la ermita. Así, agregada a la fábrica románica estuvo la Casa Priorazgo de la Encomienda de Vallejo de la Orden de San Juan de Jerusalén. Ésta orden se cuenta que heredó muchas tenencias templarias.

Ermita de San Antón, Navarra

ermitas más curiosas, ermita de San Antón
Ermita de San Antón. Foto: Iñigo Mujika

A simple vista ya se la puede catalogar como una de las ermitas más curiosas de España. Se trata de una creación del arquitecto Luis Vallet de Montano y del escultor Jorge Oteiza erigida en honor al Padre Donostia conocido como “Aita Donostia”, que dedicó su vida al folklore musical del País Vasco. La ermita de San Antón se alza original frente a las Peñas de Aya, en Lesaka (Navarra), con unas majestuosas vistas de Donostia y el Monte Igeldo.

Ermita de San Úrbez, Huesca

Ermita de San Úrbez
Ermita de San Úrbez

Una de las ermitas más curiosas de España y también de las más desconocidas es la Ermita de San Úrbez, en el Valle de Vió, cuya capital es Fanlo, Huesca. Esta ermita rupestre se sitúa en la linde del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido a su entrada correspondiente con el Cañón de Añisclo. Concretamente, la ermita de San Úrbez se encuentra en la oquedad distinguida como Cueva de Sestral, sobre la convergencia de los ríos Bellós y Aso. Se trata de un lugar que impone tan solo por su ubicación, pues no esperas encontrarte aquí una ermita.

Se trata de un eremitorio rupestre en el que las historias de la zona cuentan que vivió el pastor San Urbez. La tradición también sitúa su fundación en el siglo VIII, aunque existen elementos en ella que datan del XII. Cuentan que en el Valle de Vió residió San Urbez, cuyo oficio era el de pastor. A veces dormía en la cueva de Sestral cuando salía con el ganado. Aquí se levanta el templo. A su figura el boca a boca ha atribuido elementos mágicos.