La Alberca

Primer monumento histórico-artístico de España

Un pequeño pueblo alejado, bellísimo y legendario, cuya arquitectura popular fue declarada Monumento Histórico-Artístico ya en 1940. Sus habitantes han sabido compatibilizar el mantenimiento de sus ancestrales tradiciones con modernas actividades culturales.

Planifica tu escapada a La Alberca

Lo que hay que ver en La Alberca no son monumentos, sino su bella arquitectura popular; sin olvidar los centros de interpretación que nos ayudan a disfrutar de tan magnífico entorno. Hay numerosas excursiones en esta escapada, que hay que plantearse para tres o más días. Muy cerca hay dos interesantísimos pueblos serranos por los que pasear: San Martín del Castañar y Miranda del Castañar. En dirección Este se puede hacer una excursión de día completo visitando la histórica Béjar y el pueblo de Candelario; en lo alto de la sierra está la estación de esquí de Béjar – La Covatilla. La Alberca se encuentra dentro del Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia donde es posible practicar numerosas actividades de turismo activo todo el año. En una localidad con tanta tradición turística hay una buena oferta de diversos precios; su gastronomía y mejores establecimientos los hemos reunido en la página de reservas dormir y comer en La Alberca.

¿Quieres conocer este sitio?

Se trata de una zona muy propicia para el hombre, en la que se han encontrado pinturas rupestres del neolítico con más de 7.000 años de antigüedad. Estas se pueden disfrutar en el canchal de las cabras pintadas de Las Batuecas.

La presencia de los romanos se puede deducir por la existencia de un ara romana en la iglesia parroquial. De forma similar, se deduce la estancia de los visigodos pues en la Ermita de Majadas Viejas hay materiales constructivos procedentes de ese periodo. También fue ocupada por los árabes pues el origen etimológico del nombre de la localidad (Al-Bereka o estanque) proviene de los sarracenos.

A finales del siglo XI el rey Alfonso IX de León ordenó su repoblación a su yerno, el caballero Raimundo de Borgoña; éste trajo desde allende los Pirineos a numerosos pobladores francos, que irían dando nombres franceses a numerosos lugares, razón por la cual la Sierra se apellida “de Francia”. Pero a diferencia de los lugares de los contornos, no fue agregado al condado de Miranda del Castañar, si no que permaneció dependiente directamente del rey de León.

En 1434, el hallazgo de la imagen de la Virgen de la Peña de Francia en un lugar del pueblo de El Cabaco -a unos diez kilómetros del pueblo- provocó la construcción de un santuario en un lugar espectacular, tanto por su entorno como en cuanto a su altitud (a 1.732 metros); singularidades que provocaron que se desviaran hacia allí los peregrinos del Camino de Santiago que seguían el llamado Camino del Sur por la Calzada de la Plata. El origen de esta devoción, leyenda o milagro, está en un religioso francés, Simón Vela, al que una talla de una Virgen -en París- le conminó en sueños: “Simón, vela y no duermas. Partirás a la Peña de Francia, que se encuentra en tierras de occidente, y buscarás en ella una imagen semejante a mí; la encontrarás en una gruta, y allá se te dirá lo que has de hacer“. Con ayuda de cuatro vecinos de San Martín del Castañar consigue encontrarla y desenterrarla, provocando una gran conmoción y notoriedad, la construcción de una ermita a la que irían peregrinando muchos fieles. La Peña de Francia, con su Virgen Negra, sería luego citada por Cervantes en El Quijote; Lope de Vega imaginará en su obra Las Batuecas del Duque de Alba el escenario donde se refugian los dos enamorados que huyen de la Corte.

Hacia el año 1446 el rey Juan II de Castilla entregó La Alberca a la Casa de Alba, como el resto de la sierra de Francia; gobernándose el territorio desde la villa de Granadilla.

En 1475 las mujeres de La Alberca tuvieron una actuación distinguida en la lucha que allí tuvo lugar contra la mesnada portuguesa del Prior de Crato (que apoyaba a su rey, casado con Juana la Beltraneja); entonces les arrebataron un pendón de guerra que se conserva en el pueblo; su actuación se conmemora el segundo día de la Pascua de Resurrección de cada año.

En 1515 los habitantes de La Alberca conseguirían tener sus propias ordenanzas, dentro del señorío de los Alba. La Alberca sería un centro administrativo de la Casa de Alba en la comarca, pues hasta 1835 La Hurdes serán una dehesa de La Alberca.

Hacia finales del siglo XVI los carmelitas descalzos fundan al fondo del valle el Monasterio de San José. De allí serían expulsados en el siglo XIX a causa de la Desamortización, para regresar a él a comienzos del siglo XX, donde aún continúan.

foto antigua alberca
Fotografía antigua de una calle de La Alberca

Por estar tan aislada, hasta el siglo XVIII corrían numerosos dichos denigratorios sobre sus habitantes (que vivían desnudos, que eran primitivos) y se les conocía como “los beocios de España” por su supuesta ignorancia y estupidez; de ahí la expresión “estar en las batuecas” (no enterarse de algo por despistado y simple). El Padre Feijoo fue el primero en desmontar esas leyendas, al escribir su obra Fábulas de las Batuecas y países imaginarios. Lo cierto es que han demostrado saber mantener su estilo de vida y entorno de tal modo que se han convertido en un lugar muy atractivo y próspero. Posteriormente, hombres de cultura como Miguel de Unamuno, los hispanistas Maurice Legendre o Jacques Chevalier, Luis Buñuel o los pintores Joaquín Sorolla e Ismael Blat acudieron allí para admirar su arquitectura y tradiciones a lo largo de la historia de La Alberca. Esa belleza provocó que en 1940 fuera declarado como el primer pueblo de España declarado Monumento Histórico – Artístico.

Para visitar y disfrutar de La Alberca hay que estar pendiente de la conjunción entre la arquitectura, el entorno paisajístico, y las tradiciones de los lugareños; extraordinariamente preservadas a través de los tiempos. No siendo ciertas las leyendas acerca del primitivismo de sus gentes, si es verdad que se han mantenido muchas simbiosis entre territorio y ocupantes.

Las casas suelen estar dispuestas en tres plantas, sobre bases de granito; sus fachadas tienen entramados de madera compactados con materiales como la piedra, el barro y la argamasa. Los voladizos y aleros de los tejados se juntan. Ventanas, balcones y solanas están protegidas por balaustradas realizadas en madera o en hierro y que los vecinos suelen llenar de plantas. En los dinteles de piedra de las casas suele encontrarse grabada la fecha de construcción, generalmente unida a signos que manifiestan el cristianismo de sus moradores; posiblemente para evitar sospechas de ser judíos o morismos.

La Plaza Mayor tiene tres flancos con pórticos que ver en La Alberca, en torno al rollo jurisdiccional de sus señores, la casa de Alba. Se trata de un crucero que se alza sobre una columna labrada con los símbolos de la Pasión y coronada por una cruz de doble faz. Por un lado presenta la efigie del Crucificado y por el otro de la Virgen.

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción tiene dos portadas. El edificio actual fue construido en su mayor parte en 1730 por el arquitecto Manuel de Larra Churriguera, sufragándose el coste de la obra por un albercano ilustre, el deán en la Catedral de La Paz (Bolivia). En uno de sus muros hay una capilla entre nichos enrejados que custodian calaveras, un rincón dedicado al culto de las ánimas. En el interior destaca el púlpito granítico del siglo XVI; también la talla de madera que representa al Cristo del Sudor, esta obra ha sido atribuida al imaginero Juan de Juni y está en uno de los retablos barrocos. Si el visitante acude allí el día de la Asunción de la Virgen (15 de agosto) en su atrio Noroccidental podrá ver la representación del auto sacramental de La Loa, que se viene representando desde el medievo.

La visita a la Casa de Satur Juanela, en la calle del Mesón, permite hacerse a la idea de cómo era en el pasado el modo de vida dentro de una vivienda tradicional serrana.

Sugerimos recorrer la carretera de Las Batuecas que sale del pueblo a la derecha. Allí se encuentra el Centro Temático Aula Arqueológica de las Batuecas que explica las pinturas rupestres encontradas en la sierra, un recorrido histórico que va desde el hombre del Neolítico hasta los monjes ermitaños carmelitas descalzos. En la planta superior se ubican las dependencias de la Casa del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia que permite informarse del patrimonio cultural y natural del valle, sus orígenes geológicos, la flora, fauna y arquitectura popular. Siguiendo la carretera se llega al Monasterio de San José (siglo XVI), de clausura y no visitable; cerca de allí se siguen las indicaciones hasta llegar al Canchal de las cabras pintadas, una cueva natural con pinturas del neolítico.

plaza mayor alberca
Plaza Mayor

A unos kilómetros, en el El Cabaco, se encuentra el Centro de Interpretación “Las Cavenes” sobre la minería romana de oro explotada en la zona; se puede también disfrutar de una visita guiada a la antigua mina. Continuando por la carretera, después de una subida que va ganando considerable altura, se accede al imponente conjunto de edificios del Santuario de la Virgen de Francia, desarrollado a raíz del descubrimiento de la imagen de la virgen en 1434; allí se encontrará un convento, con su iglesia, una hospedería y un rollo jurisdiccional. La capilla de la Blanca está sobre la cueva en donde se encontró la imagen; al visitar la iglesia recordar que la imagen que se venera en el santuario no es la original de 1434 (robada en 1872 y devuelta en 1889 en muy malas condiciones) sino una imagen elaborada al año siguiente conteniendo a la anterior. Es recomendable no tratar de visitarlo en los duros meses del invierno, pues es muy probable que se encuentre rodeado de nubes y no se pueda disfrutar de sus impresionantes vistas; también es posible que se encuentre incomunicado por la nieve.

Imprescindibles

iglesia nuestra senora auncion alberca
Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción
arquitectura alaberca
Arquitectura local

Datos prácticos

Coordenadas

40º 29’ 21’’N, 6º 06’ 40’’W

Distancias

Salamanca 77 km, Madrid 285 km

Aparcamiento

Se puede circular por la localidad pero no estacionar. En la entrada de la carretera de Las Batuecas hay tres estacionamientos al aire libre, gratuitos. Parking cubierto junto a la Ermita del Humilladero (en funcionamiento los días de afluencia de vsitantes)

Altitud

1048 m

Habitantes

1150 (2013)

Fiestas patronales de la Asunción (15 al 17 de agosto, se realiza el Ofertorio a la Virgen; danzas regionales, el antiquísimo Auto Sacramental Mariano de La Loa en la mañana del 16 y festejos taurinos)
Romería de Majalviejas (sábado de Pentecostés), Corpus Christi (balcones y ventanas con exhibición de bordados), Día del Trago (lunes siguiente a Pascua, Invitación del Ayuntamiento a vino en vasos de plata y obleas)

Cada anochecer la “Moza de ánimas”, acompañada de otras mujeres, llama a la oración haciendo sonar una campana, Congreso Internacional de Pintores (septiembre, con carácter internacional, incluye un concurso de pintura rápida ), Muestra de Teatro en el Teatro Municipal (noviembre y diciembre)

Bordados albercanos en Carmen Requejo (plaza de la Iglesia). El bordado serrano presente en el traje típico o traje de vistas con motivos de pájaros, peces y flores

Artesanía y antigüedades en Santiago Hernández

Museo de Artesanía en la cercana población de Mogarraz

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Olga 6 febrero, 2017 at 1:00 am

    Acabo de hacer un viaje cultural a Salamanca, y el ultimo día estuvimos en la Alberca. Es de los pueblos mas bonitos de España, y eso que el día que fuimos, cayó un temporal de viento, agua nieve y frío, que casi no nos dejó disfrutar de él.

    Compramos la cecina y el morcón, y estuvimos en el Museo Satur Juanela. Gente muy simpática. ¡¡Cuiden de esa maravilla.!!!

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar