Papas aliñás es una de las recetas más populares de Cádiz por su sencillez y buen resultado. Ya sea como tapa, entrante o primer plato, es una opción perfecta para utilizar alimentos que siempre están por casa: patatas, cebollas o cebolletas, perejil e ingredientes básicos como aceite, vinagre y sal. Aunque es frecuente encontrarse este plato con huevo duro, atún o aceitunas, la receta tradicional no los lleva, por lo que es incluso más sencilla y económica de lo que muchos imaginan.

De esta forma, la sencillez de las papas aliñás encuentra a su mejor aliado en el uso de ingredientes de calidad. Ya que, al no llevar ninguna salsa, son los que marcarán la diferencia para que el resultado sea todo un éxito. Además, es un plato que sienta muy bien en los días más calurosos del año y que también se puede comer durante todo año a modo de aperitivo. A continuación, todos los pasos para preparar esta receta andaluza.

Ingredientes para las papas aliñás

800 g de patatas

1 cebolleta o cebolla

210 ml de aceite de oliva virgen extra

2 o 3 cucharadas de vinagre

1 manojo de perejil

1 pizca de sal

Agua

1 lata de atún en conserva (opcional)

1 huevo duro (opcional)

Papas aliñásElaboración de las papas aliñás

  1. Lava las patatas y ponlas en una cazuela cubiertas con agua. Cuécelas hasta que estén blandas, aproximadamente 25 minutos. Pínchalas con un palillo para comprobar si están hechas y, en ese caso, sácalas. Deja que se enfríen mientras preparas el resto de la receta.
  2. Echa el aceite, el vinagre y la sal en un cuenco. Mezcla para formar el aliño. También pela y trocea la cebolleta, y pica el perejil. Por otro lado, pela las patatas y córtalas en trozos medianos.
  3. Pon las patatas en un cuenco grande y rocíalas con el aliño del paso anterior mientras estén aún calientes para que absorban bien el aceite. Echa también la cebolleta y el perejil. Mezcla con cuidado y echa un poco más de aceite si notas que las patatas se quedan secas.
  4. Puedes dejar tus papas aliñás así o añadir una lata de atún. Antes de echarlo al cuenco, escúrrelo y desmenúzalo. Remueve de nuevo para que se mezclen todos los ingredientes y sirve las patatas a temperatura ambiente. De manera opcional también puedes acompañarlas de un huevo duro partido en gajos.