Patatas con costillas, un plato que le da sentido a la vida

Muchos son los guisos tradicionales que nos ayudan a sobrevivir a lo largo del invierno para disfrutar de la vida y del placer que supone sentarse a la mesa frente a un plato humeante y que huele a gloria. Poder preparar unas buenas patatas con costillas o costillas con patatas, dependiendo de vuestras preferencias, es algo posible para casi todo el mundo.

Una receta deliciosa en la que las costillas o las patatas son las protagonistas. Este plato se acompaña con unas pocas verduras como zanahoria y pimiento. De este modo se crea un fondo sabroso en el que ambos ingredientes principales pueden ofrecer todo su potencial.

Ingredientes para 4 personas

½ de costillas de cerdo divididas una a una

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 pimiento verde

3 zanahorias

12 champiñones

1 kg de patatas

3 tomates pera

1 cucharadita de pimentón dulce

1 guindilla

1 vaso de vino blanco

Sal, pimienta negra y un poco de azúcar para el tomate

Agua

Plato de patatas con costillas. | Shutterstock

Plato de patatas con costillas. | Shutterstock

Preparación de las patatas con costillas

  1. Pelar la cebolla y los ajos para luego picarlos en cuadraditos pequeños junto con el pimiento verde, la zanahoria y los champiñones. Reservar.
  2. Pelar y cortar las patatas chiscándolas en trozos de bocado para que luego suelten más almidón a la hora de cocinarlas, así se creará una salsa untuosa y capaz de reconfortar cualquier desasosiego. Reservar.
  3. Una vez las verduras preparadas, salpimentar generosamente las costillas para añadirlas a una cacerola con un buen chorro de aceite bien caliente a fuego medio-alto. Dorar muy bien todas las costillas para que aporten un sabor espectacular al guiso. Sacar las costillas cuando estén listas y reservar.
  4. Añadir las verduras al fondo de la cacerola (menos las patatas) junto con un poco de sal. Rascar bien el fondo para despegar todos los jugos que hayan quedado de las costillas. Sofreír durante unos 20 minutos a fuego medio para que se cocinen bien.
  5. Añadir ahora los tomates batidos (puede comprarse directamente tomate triturado natural) junto con un poco de azúcar si se desea para equilibrar la acidez. Dejar reducir otros 10 minutos.
  6. Añadir el vino una vez que el tomate esté bien concentrado en el fondo de la cacerola. Dejar reducir hasta que desaparezca. Finalmente, añadir el pimentón y la guindilla molida y dejar cocinar unos pocos segundos con el sofrito. Añadir las costillas y suficiente agua para cubrirlas bien, teniendo en cuenta lo que ocuparán las patatas.
  7. Dejar cocinar las costillas durante 40 minutos. Una vez pasado el tiempo, probar de sal y rectificar si es necesario. Terminar por echar las patatas y dejar cocinar otros 20 minutos más. Con 1 h de cocción, las costillas deberían estar perfectas.
  8. Consejo: si veis que el caldo del guiso queda demasiado líquido, sacar unas cuantas patatas de la cazuela, macharlas con un tenedor hasta convertirlas en puré y devolverlas a la olla; eso hará que espese aún más.