Losar de La Vera es un pequeño pueblo enclavado en el norte de Cáceres, provincia de Extremadura, Es una de las villas que compone la Comarca de la Vera, conocida por el famoso pimentón de La Vera. Gargantas y piscinas naturales son protagonistas en el bello entorno que rodea a la población. Pero no es todo esto lo que más llama la atención del lugar.

Losar de la Vera

El municipio escondido en el norte de Cáceres. | Ayuntamiento Losar de la Vera

Si hay algo que no pasa desapercibido para el forastero son los numerosos arbustos tornados en esculturas que decoran la avenida principal de Losar. No en vano, el pueblo es un referente en el arte topiario, es decir, aquel que se realiza podando plantas. Esta colección artística vegetal es hoy la máxima seña de identidad de este municipio, siendo el foco de cientos de flashes.

Setos esculpidos con caprichosas formas

Escultura de ciclistas en la Avenida de Extremadura. | Ayuntamiento Losar de la Vera

Con los brazos atiborrados de vegetación, Losar de la Vera luce uno de los jardines más espectaculares de toda Extremadura. Alrededor de 120 esculturas engalanan la arteria principal del pueblo. Van desde formas simétricas, pasando por esculturas humanas y animales, a todo tipo de objetos. Extraño es no encontrarse a nadie posando junto al caballo o la pareja de ciclistas, algunas de las creaciones más conocidas. Tal es su popularidad, que existe además un parque donde se exhiben otras muchas estatuas.

Escultura de un caballo. | Ayuntamiento Losar de la Vera

Estas variadas y singulares tallas ornamentales son la imagen más distintiva de la localidad, hasta el punto de haber sido reconocida como un referente nacional en el arte topiario. Se trata de una práctica de jardinería que consiste en dar formas artísticas a las plantas mediante recortes. Un título que comparte con el parque temático de la localidad madrileña de San Martín de Valdeiglesias llamado «El Bosque Encantado».

Ciervos vegetales en Losar de la Vera. | Ayuntamiento Losar de la Vera

El impulsor de esta curiosa tradición, que se remonta a 1972, fue el maestre y jardinero de la localidad, Vicente Mateos. Con motivo de alegrar y decorar las calles de su querido municipio, este vecino de Losar de la Vera empezó a modelar simpáticas obras de arte vegetal. El éxito que obtuvo por su trabajo motivó que esta labor fuese continuada por sus «discípulos». Hoy son los encargados del mantenimiento y mejora de los jardines que embellecen la villa.

Iglesia de Santiago Apóstol en Losar de la Vera

Iglesia de Santiago Apóstol en Losar de la Vera. | Wikimedia

Losar de la Vera también posee un importante patrimonio cargado de historia. La zona ya fue habitada desde época prehistórica, aunque su fundación como localidad no se produjo hasta la repoblación cristiana. Entonces pasó a formar parte del realengo de Plasencia, a finales del XII. En el momento en que el territorio se convirtió en condado, de la familia Estúñiga y allá por el siglo XV, empezó a construirse la actual Iglesia de Santiago Apóstol.

Fuente de la Iglesia. | Ayuntamiento Losar de la Vera

De planta rectangular con ábside pentagonal, se trata de un edificio de mampostería con refuerzo de sillería en sus esquinas. Entre las tres portadas de acceso al interior del templo, destaca la más grande de todas ellas por su arco apuntado y arquivoltas de estilo gótico hispano-flamenco. Encima de esta aparece esculpido un escudo de los Reyes Católicos. Toda la obra se ha conservado a la perfección excepto su torre, que hubo de ser levantada de nuevo en 1951 al ser derrumbada años antes por una tormenta.

Ermita Cristo de la Misericordia de Losar de la Vera

Es el templo que da lugar a las fiestas populares de la localidad, conocidas con el nombre de «Cristo de las Enagüillas». Tienen lugar la segunda quincena de agosto. Se trata de una celebración religiosa que se inicia con una procesión desde un pequeño templo de construcción popular barroca de siglo XVIII: la Ermita de Cristo del Humilladero. Al igual que muchos otros edificios, ha sufrido varias reformas que le han hecho perder su carácter primitivo. No obstante, conserva parte del retablo mayor y el crucificado de madera policromada del siglo XVI, así como otras joyas artísticas de gran valor.

Ermita de San Roque. | Wikimedia

Aunque de menor tamaño, cabe mencionar otra ermita también muy popular entre los ciudadanos de Losar de la Vera. Se trata de la de San Roque. Es un pequeño templo construido en 1805, que alberga en su interior las imágenes de Santa Bárbara y el Crucificado.

La piscina natural del Charco de Cuartos

bañarse en Extremadura

Garganta de Cuartos. | Shutterstock

Losar de la Vera tiene otro gran atractivo en su espectacular piscina natural, la Garganta de Cuartos. Es la más famosa de todas las que hay en la comarca de la Vera por su abundante caudal, el cual discurre por la ladera sur de la Sierra de Gredos. Se encuentra a tan solo tres kilómetros de la localidad, en dirección a Madrigal.

bañarse en Extremadura

Puente medieval de Cuartos en Losar de la Vera. | Shutterstock

Este arroyo se encuentra justo debajo del Puente de Cuartos, una espectacular construcción medieval que suele ser la postal preferida de Losar de la Vera. Se cree que fue construido a finales del siglo XV, en la misma época en que fue levantada la iglesia de Santiago Apóstol. Se trata de un puente de sillería de granito con dos bóvedas, en perfecto estado de conservación. En temporada estival lo frecuentan bañistas para disfrutar de las frescas aguas de las pozas que hay a su alrededor.

Las rutas más fascinantes de Losar de la Vera

La riqueza paisajística que posee este pueblecito de Cáceres sirve como fondo para realizar actividades relacionadas con la naturaleza y el deporte al aire libre. El Ayuntamiento de Losar de la Vera ha creado diversas rutas que permiten perderse en uno los lugares con mayor encanto no solo de la Comarca de la Vera, sino de toda Cáceres. Estos son algunos de los recorridos más frecuentados.

El refugio del Berezo y la Ermita de las Nieves

Ruta del Refugio del Berezo. | Ayuntamiento Losar de la Vera

Es una ruta que une la localidad de Losar de la Vera, a 550 metros de altitud, con los 1.377 del Collado del Berezo. En la parte más alta se asienta un pequeño refugio y la Ermita de la Virgen de las Nieves. Para llegar hasta allí existe la posibilidad de escoger entre dos caminos. Ambos dan comienzo desde el ascenso a la Piscina de Vadillo hasta su bifurcación. El primero de ellos es un sendero de caballerizas con parajes donde abunda la vegetación en un recorrido de 8,5 kilómetros. Mientras tanto, el segundo abarca una distancia de 13,5 kilómetros.

Ruta «Castañarillo»

Tramo de la Ruta de Castañarillo. | Ayuntamiento Losar de la Vera

La llamada Ruta de Castañarillo recorre un gran tramo de la Sierra de Losar de la Vera en un tranquilo y confortable paseo sin desnivel. Se caracteriza por las espectaculares vistas que se aprecian cuando uno va ascendiendo, llegando a ver otros paisajes como el Valle del Tietar, los Ibores o la Sierra de Guadalupe.

Ruta «Castillejo»

Fascinante vista que ofrece la ruta de Castillejo. | Ayuntamiento Losar de la Vera

Esta es una bonita y tranquila ruta de 6,5 kilómetros, ideal para hacer en familia. Comienza en la parte baja de la Garganta de Cuartos, pasando por un robledal y una ladera de la sierra. Finalmente desemboca en unas pozas de baño ubicadas al lado de la central hidroeléctrica.

Datos prácticos

Coordenadas

40°07′19″N 5°36′00″O

Distancias

Madrid 206 km, Salamanca 213 km, Toledo 170 km

Aparcamiento 

En cualquier parte del municipio

Altitud 

545 msnm

Habitantes

2. 699 (2019)

La fiesta del Santísimo Cristo de la Misericordia es la celebración más grande de Losar de la Vera. Dan comienzo cada 16 de agosto con una Procesión donde trasladan al cristo desde su ermita al pueblo. Durante los cuatro días siguientes se desarrollan conciertos en todas sus calles y la tradicional Vaquilla del Aguardiente.

El Pimentón de la Vera es la perla gastronómica de toda la comarca. Se encarga de enriquecer sus platos más típicos, como la sopa de cachuelas, las morcillas mondongas, el cabrito al horno, la caldereta de cabrito o el pisto de tripillas con sangre.