Durante la Guerra Civil Almería sufrió 52 bombardeos por aire y mar. Llegaron a caer la friolera 754 bombas. Una de las acciones más tristemente recordadas fue el bombardeo de la ciudad por parte de una flotilla nazi. Se trató de una acción de venganza por un ataque republicano en Ibiza en la que Hitler no ocultó su bandera, al contrario que en Gernika. Entre sus consecuencias estuvo la aceleración del plan de construir un enorme complejo de refugios subterráneos, que permitían entrar a casi todos los almerienses. Cuatro kilómetros de túneles necesarios para resistir los continuos ataques de golpistas, italianos y alemanes que hoy lucen restaurados, recordando su funesto pasado.

Refugios de Almería

Refugios de Almería. | Turismo de Almería

Túneles creados para evitar masacres

Al estallar la guerra civil, el gobierno de Almería desestimó la idea inicial de construir refugios para la población civil debido a su elevado coste. Provisionalmente, al igual que en otros tantos lugares, la gente se fabricó refugios privados y se usaron ciertos edificios públicos para resguardarse. Entre ellos se encontraban la plaza de toros, la escuela de arte o iglesias. Buena parte de la población también se escondía de las bombas en los depósitos de Mineral de Hierro de la Compañía Andaluza de Minas y en las Cuevas de la Chanca.

Finalmente, en 1937 se inició el “Proyecto de Refugios Contra Bombardeos en la Ciudad de Almería” gracias a aportaciones tanto públicas como. Los subterráneos fueron diseñados por el arquitecto local Guillermo Langle Rubio. A su vez, contó con la ayuda del ingeniero de minas Carlos Fernández Celaya y el ingeniero de caminos José Fornieles.



Las obras llevaron un total de 16 meses y se aprovecharon las vías y traviesas del abandonado ferrocarril de Sierra Alhamilla. Con más de 4 kilómetros de longitud total, poseían la capacidad de albergar hasta 40.000 personas. Cabe destacar que disponían de ventilación a través de tubos de uralita de 100 milímetros de diámetro pensados para resistir un posible ataque con granadas de mano.

Crucero Deutschland

El ataque al crucero Deutschland motivó el Bombardeo de Almería. | Wikimedia

Asimismo, se previnieron las avalanchas disponiendo entrantes y salientes que funcionaran como pantalla en el caso de que estallasen granadas. Las bombillas también disponían de dos hilos de cobre para su alimentación. Existía una despensa y un quirófano, todo ello especialmente diseñado para salvaguardar las vidas de los civiles. En total contaba con nueve metros de profundidad y con 67 accesos.

Uno de los sucesos más trágicos de la ciudad demostró la necesidad del conjunto en mayo del 37. Se trató del Bombardeo de Almería. Este ataque fue perpetrado por Hitler como venganza por el ataque en Ibiza a uno de sus barcos, el Deutschland. Una flotilla arrasó la ciudad durante una hora, con un saldo con 19 muertos, 55 heridos y 35 edificios destruidos. El dictador inicialmente pensó en atacar Valencia, cabeza gubernamental republicana, pero se retractó y optó por el objetivo más fácil.

Quirófano de los refugios de Almería

Quirófano de los refugios. | Turismo de Almería

La vida tras la Guerra Civil de los refugios de Almería

Al terminar la guerra el mismo arquitecto, Guillermo Langle, ideó una idea original para cegar los accesos a los refugios. Una serie de kioscos pasan a formar parte del mobiliario urbano de la ciudad. De hecho, hoy en día aún es posible contemplar algunos de ellos en las plazas de Urrutia, Conde Ofalia y la Virgen del Mar. Nunca más se han vuelto a utilizar las galerías, aunque siguen bajo la ciudad. Antes de terminar la contienda se planteo el uso de las galerías como alcantarillado. Sin embargo, durante el franquismo los pasadizos cayeron en el olvido y pasaron desapercibidos para los propios almerienses hasta 2001. Durante unas obras para la realización de un aparcamiento subterráneo en la Rambla Obispo Orberá fueron encontrados de manera fortuita.

Despensa de los Refugios de Almería

Despensa de los Refugios. | Turismo de Almería

Se planificó en ese momento su rehabilitación que fue llevada a cargo por el arquitecto José Ángel Ferrer. En ese momento se encontraron vestigios anteriores a los refugios como los de la puerta de Pechina, puerta de acceso a la antigua ciudad amurallada. Se situó el pabellón de acceso en la plaza Manuel Pérez García y la salida en la plaza Pablo Cazard. Además se habilitaron otras tres antiguas entradas como salidas de emergencia. Toda la obra fue terminada finalmente a finales del 2006.

Los refugios de Almería sirvieron para protegerse de bombardeos en la Guerra Civil

Estas galerías almerienses sirvieron para protegerse de bombardeos en la Guerra Civil. | Turismo de Almería

Proyecto actual

Hoy en día se trata de uno de los refugios subterráneos mejor conservados de toda Europa. La red de Lugares de Memoria Histórica de la Junta de Andalucía incluyó en su lista los refugios por su singularidad. Es curioso saber que algunas de las entradas eran privadas y accesibles desde los domicilios particulares de gente adinerada. Por contra, eran muchas las personas que dejaban abiertas las puertas de sus domicilios solidariamente durante los bombardeos para que todo el mundo pudiera acudir a resguardarse, facilitando la entrada al refugio. En los refugios no se podía fumar ni llevar armas de ningún tipo. Tampoco hablar de política o de religión, para evitar los enfrentamientos. Asimismo, los niños tampoco podían estar solos.

Fotografía de la antigua ciudad de Almería

Fotografía de la antigua ciudad. | Turismo de Almería

Actualmente, de los más de 4 kilómetros diseñados inicialmente, se ha conseguido recuperar uno. Se trata del que coincide con la arteria principal del Paseo de Almería. En él se han recreado diferentes espacios como el almacén despensa, el refugio Guillermo Langle y el quirófano con todo lujo de detalles e incluso el instrumental de la época. Las visitas se llevan a cabo durante todo el año. El monumento es accesible para discapacitados y que es posible realizar visitas guiadas. Como curiosidad, estos refugios han servido de escenario para la película de terror Al sur de Guernica dirigida por Xavier Cruzado.