La Navidad que vivimos Cap. 6: Día «cargadito» de regalos

El 6 de enero los despertadores no son necesarios. Bueno, quizá hay despertadores, pero son en formato de persona y no de los digitales. Sea un familiar o tus propios nervios, en este día navideño el madrugón está asegurado. Mañana por excelencia de emoción que hace que por primera, y única vez del año, estar en la cama no sea agradable. Los Reyes Magos pasan por todas las casas y es momento de comprobar quién ha sido el más bueno.

Reyes Magos en la cabalgata.| Shutterstock

Reyes Magos en la cabalgata.| Shutterstock

Un largo camino

Pie derecho en el suelo para encontrar las zapatillas y comenzar la búsqueda de regalos. Depende de la casa y del año, pero la búsqueda puede llegar a ser una auténtica gymkana de pruebas si Sus Majestades se han puesto creativos a la hora de dejar los regalos. Pero en la mayoría de hogares colocan cada paquete al lado del zapato del miembro de la familia que se sitúa debajo del árbol de navidad

El camino desde Oriente es muy largo. Las paradas en los hogares son constantes, y aunque los Reyes son magos, también se cansan. Para reponer fuerzas degustan los presentes en forma de comida y bebida que les ofrecen en las casas. Hay aperitivos de todo tipo: dulces, leche, zumo, galletas y un largo etcétera. Las familias más afortunadas incluso reciben una nota escrita por Melchor, Gaspar y Baltasar como agradecimiento. 

Regalos bajo árbol de navidad. | Shutterstock

Regalos bajo árbol de navidad. | Shutterstock

Origen de los Reyes

La primera referencia que se tiene de los Reyes Magos es religiosa y se recoge en la Biblia. El Evangelio de Mateo expresa que Sus Majestades, orientados por una estrella, recorrieron el planeta hasta que el astro se detuvo en el portal de Belén, lugar de nacimiento de Jesús. Como regalo llevaron oro, incienso y mirra al recién nacido. De este acontecimiento surge esta tradición que ha mutado con los años, pero que es una fiesta que se celebra con gran importancia en España

Los Reyes Magos viajan desde Oriente guiados por una estrella, la más imponente de todo el cielo, la de Belén. Pese a ser un símbolo de este día, estudios concluyen que no se trata de una estrella en singular, sino un conjunto de sucesos astronómicos. Un símbolo que posteriormente se utilizó como adorno navideño y corona cada abeto que decora el hogar en estas fechas.

Reyes Magos. | Shutterstock

Reyes Magos. | Shutterstock

Por obra de magia recorren cada rincón repartiendo regalos a todo aquel que haya escrito y enviado la carta a Sus Majestades. Es cierto que hay un halo de magia que envuelve a estos Reyes denominados magos, pero la realidad es que reciben su nombre por una cuestión etimológica. 

El término ‘mago’ que se le adjudica a Melchor, Gaspar y Baltasar deriva del persa. En este idioma, ‘maguusha’ significa ‘sacerdote’. La palabra viaja por distintas lenguas como el griego o el latín hasta que se produce un cambio semántico en el vocablo y se llega al término ‘mago’ con que se denominan en la actualidad.

Los regalos y un final dulce

Los regalos son de lo más variado. Desde juguetes con el nombre de los más pequeños de la casa, hasta escaleras para los más mayores. Eso si durante el año el comportamiento ha sido el adecuado, porque los hay que en esta mañana de enero reciben carbón. Este regalo ha sufrido modificaciones con las décadas. Y es que si antes pequeños y mayores recibían el mineral, la realidad es que ahora es considerado un regalo porque es un dulce y disfrutan comiéndolo.

En este día las tradiciones dependen de cada casa. Hay familias que ansiosas abren todos los regalos al despertarse y acudir al árbol y hay otras que primero desayunan y luego descubren las sorpresas. Aunque, si los más pequeños están levantados, la tarea de esperar se hace bastante complicada. 

El desayuno por excelencia en esta mañana de enero es el roscón de Reyes. Se trata de un dulce típico de esta fecha navideña perfecto para continuar con la magia y sorpresas del día. La tradición de esta confitura recae en esconder dentro del rosco una figura y un haba. La persona que encuentre entre su trozo la figura, se corona como el rey ese día. Por el contrario, si se encuentra el haba, la persona tiene que pagar el roscón como castigo.

Roscón de Reyes. | Shutterstock

Roscón de Reyes. | Shutterstock

La receta para elaborar el roscón es muy sencilla. Solo cambia dependiendo del gusto de cada uno, el relleno de dentro. Existen roscones que no están rellenos, pero los que si lo están contienen nata, crema, chocolate, crema de trufa o crema pastelera, entre otros muchos. 

Tras contentar el paladar y llenar el estómago llega la parte más triste de las vacaciones de Navidad: recoger la decoración navideña. Sinónimo de que las fiestas han llegado a su fin y hay que esperar hasta el próximo año para que el espíritu de la navidad envuelva cada rincón. Época de emociones a flor de piel, tanto buenas como malas, en momentos llenos de emoción. Ya da igual el color del espumillón, las luces que se han fundido del árbol y el postre que acompaña a la cena. Se vuelve a la realidad hasta que el calendario vuelva a marcar diciembre.

 

Anterior capítulo grande