La debacle turística generada por el coronavirus lleva afectando a España desde marzo, cuando la pandemia estalló generando una cuarentena histórica. Debido a ello la temporada veraniega se ha saldado con pérdidas de miles de millones de euros, ERTEs y despidos para el sector. Pero no solo ellos han salido afectados económicamente. El grueso de la ciudadanía también se ha dejado un buen monto al cancelar o modificar sus vacaciones. Una encuesta de N26, banco online, sitúa la cifra en 467 euros de media. Según la misma fuente en torno a un tercio de los españoles se habría visto afectado por la cuestión.

El estudio señala los viajes al extranjero como una de las preocupaciones principales de los turistas españoles. Así, un 45% de los encuestados habría querido cruzar alguna frontera, pero solo el 15% de ellos siguió o seguirá adelante con el plan. Por tanto, los que se han tomado unos días de asueto han optado mayoritariamente por la opción nacional, con un 69%. Las alternativas de playa, turismo rural y de montaña prácticamente empatan. Respectivamente fueron elegidas por un 25%, 24% y 23% de los consultados. Quedarse en casa también ha sido una opción muy socorrida.



La contraparte del asunto llega del dinero ahorrado al no haber podido disfrutar de las vacaciones. N26 asegura que la media de ahorro para estas era de 2.260 euros. Por tanto, tras las pérdidas antes mencionadas, queda un amplio remanente. El uso que le han dado, según el banco alemán, es bastante variado. Casi dos tercios han preferido retenerlos para viajar más adelante. De los restantes, aproximadamente un quinto optó por hacer reformas en el hogar, otro por pagar deudas y un tercero por comprar nuevos elementos para su casa. Solo un 14% de los ahorradores eligió un plan de pensiones o similar.

Mientras tanto, en el resto de Europa las pérdidas por posponer vacaciones han sido mayores. El pico lo marca Alemania, con casi 1.000 euros por ciudadano afectado. No son para menos las «minutas» de los holandeses y belgas, que se han dejado en cancelaciones y aplazamientos sobre 750 euros. Respecto a unidades mayores, en el territorio europeo la cifra se queda de media en 698 euros, prácticamente la misma que en Estados Unidos. No cabe duda de que el COVID-19 ha hecho que 2020 sea un año nefasto para el turismo.