Normalmente cuando se habla de la estatua de la libertad se hace referencia a la imponente figura de 93 metros de altura que da la bienvenida a la ciudad de Nueva York. Aunque se han hecho cientos de réplicas, una de las más antiguas y fieles a la original se encuentra en España y, aunque cualquiera que lo desee puede verla, pocos son los que conocen su existencia. En la Biblioteca Pública Arús, en Barcelona, se encuentra esta “pequeña” réplica de la estatua de la libertad americana.

Biblioteca Pública Arús
Foto: Cedida por la Biblioteca Pública Arús

Ubicada en el interior de esta biblioteca pública del popular Passeig de Sant Joan se encuentra esta bonita estatua. Cuenta con el honor de ser una de las primeras bibliotecas públicas de la ciudad condal. Además, la estatua de la libertad que aquí se encuentra tiene más de 120 años, como una espectadora inmóvil que contempla cómo cambian los tiempos.

Una majestuosa escalinata de mármol da la bienvenida a la Biblioteca Pública Arús, dividida en tres tramos. Esta escalinata está flanqueada por varias columnas jónicas y permanece iluminada por cuatro grandes candelabros de cristal y bronce. Antes de entrar como tal a la zona de libros, al final de la escalera y dando la bienvenida al que visita la biblioteca está situada la estatua de la libertad. Se trata de una réplica a pequeña escala de dos metros de altura situada en el recibidor de este espacio cultural.

estatua de la Libertad de Barcelona
Foto: Cedida por la Biblioteca Pública Arús

Eso sí, la estatua no es idéntica a su hermana neoyorkina, y no solo por su altura. La estatua de la libertad de Barcelona sujeta también un libro en su mano izquierda, pero al contrario que la original, en ésta están grabadas las palabras en latín “Anima Libertas”, que significa libertad del alma. Mientras que en la original está inscrita la fecha de la independencia de Estados Unidos, en la estatua de la libertad española se hace referencia a la libertad de conocimiento desvinculada de cualquier hecho histórico.

Inmóvil desde hace más de 120 años

Biblioteca Pública Arús
Cartel de entrada | Foto: Ciences007

El origen de la estatua de la libertad de Barcelona está en 1894, cuando se le encargó su construcción al escultor modernista Manel Fuxà, con el objetivo de que estuviera ubicada en la entrada principal de la biblioteca. Por su parte, la biblioteca se inauguró en marzo de 1895, como último deseo del filántropo Rossend Arús i Arderiu. El lugar en el que se estableció fue su antigua casa. Desde que se abrió la biblioteca en el 85, la estatua no se ha movido de su sitio.

Estatua de la Libertad en Barcelona
Estatua de la Libertad en Barcelona | Foto: Amontero

En sus inicios, la Biblioteca Pública Arús contaba con unos 24.000 volúmenes, aunque con el paso del tiempo han crecido gracias a las diferentes adquisiciones y donaciones. Estos documentos abarcan todas las áreas del conocimiento presentes en aquella época, como filosofía, ciencias sociales, religión, derecho, literatura, historia… Actualmente se conservan en la biblioteca, y de esos 160 libros fueron donados por el mismo Rossend Arús y hacen referencia a la masonería.

No obstante, no siempre ha estado abierta al público. La Biblioteca Pública Arús cerró sus puertas en 1939 durante la Guerra Civil y no fue hasta 1967 cuando volvió a retomar su actividad. En la actualidad, actúa como un centro de investigación especializado en cultura e historia de los siglos XIX y XX. Además, posee un fondo especial de movimiento obrero, masonería y anarquismo. A día de hoy la biblioteca cuenta con más de 75.000 volúmenes.



 

Salas de la biblioteca

Escalinata de mármol | Foto: Cedida por la Biblioteca Pública Arús

Si por algo destaca la Biblioteca Pública Arús es por ser un espacio muy curioso y lleno de historia. Aunque normalmente las visitas a esta biblioteca están orientadas al estudio o documentación, también es posible echar un vistazo a sus instalaciones. El recorrido comienza por la escalera de entrada, inspirada en el Santuario de Atenea de Grecia. Así, la biblioteca se convierte en un espacio dedicado a la libertad, idea que puede verse culminada con la reproducción a pequeña escala de la estatua de la libertad de Nueva York al final de la escalera.

Salas de la Biblioteca Pública Arús
Salas de la Biblioteca Pública Arús | Foto: Jordiferrer

Algunos rincones de la biblioteca Arús conservan todo el encanto de antaño, como la sala de lectura original. En el techo siguen instalados nueve plafones que inicialmente guardaban representaciones pictóricas de bibliotecas, museos y centros educativos de otras partes del mundo, como por ejemplo la biblioteca del Vaticano o la British Library. a su vez, en las paredes de esta sala se pueden leer los nombres de personajes históricos como Darwin, Moisés o Servet, médico que defendió la existencia del aparato circulatorio y fue quemado en la hoguera por ello.

Biblioteca Pública Arús
Foto: Amontero

Finalmente, desde el 2011 en ella se encuentra la Colección Sherlock Holmes de Joan Proubasta. Se trata de una de las colecciones más relevantes de Europa entorno a la figura del popular detective. Esta colección está formada por 12.000 piezas entre las que se incluyen 6.000 libros, 2.000 cómics, pósters, películas… Cada año se amplía, pues se van adquiriendo piezas nuevas.

*Foto principal: Cedida por la Biblioteca Pública Arús