Ubicada al noroeste de Fuerteventura, la montaña de Tindaya es, hoy en día, uno de los lugares turísticos más populares de las Islas Canarias. El pico, 6 km al sur de La Oliva, tiene un lugar especial en la historia y mitología local. Con más de 200 grabados rupestres guanches en las laderas, muchos en forma de huellas que aparentemente apuntan hacia el Teide de Tenerife. Es un lugar repleto de leyendas, una larga historia y con un gran valor arqueológico. Así se ha convertido en la montaña sagrada y mágica de Tindaya.

Una joya arqueológica ubicada en Tindaya

Montaña mágica de Tindaya

Montaña mágica de Tindaya | Shutterstock

La montaña de Tindaya, también conocida como la Montaña Sagrada de Tindaya, está ubicada cerca del término municipal de La Oliva. Es un Espacio Natural Protegido desde 1987, situado en la Llanura de Esquinzo. Destaca por su paisaje árido y llano, muy característico de Fuerteventura. Su cumbre alcanza apenas 400 metros sobre el nivel del mar, pero Tindaya es la montaña más importante y famosa de la isla. Desde su cima se pueden observar los puntos más altos de Tenerife, El Teide, el Pico de las Nieves y de Gran Canaria.

Es considerada una joya arqueológica y medioambiental. Tanto es así que en 1990 fue declarada Área de Sensibilidad Ecológica. Además, en la actualidad el Gobierno Canario lo ha reconocido como Monumento Cultural y Punto de Interés Geológico debido a su historia. Destaca por tener una flora y fauna de lo más interesante. Debido a la concentración de humedad es posible encontrar algunas especies de gran importancia: el jorao, el perenquén majorero o el camachuelo trompetero, entre otros. Tindaya ha quedado al descubierto gracias a la erosión provocada por el volcán que había sobre él. Es un claro ejemplo del lento y gran proceso de desgaste que ha sufrido la isla durante millones de años.

De hecho, la montaña parece una gran pirámide que llama la atención entre el resto de geología de la zona debido a la ausencia de alturas en Fuerteventura, dominada por líneas suaves. Sin embargo, si por algo ha sido conocida Tindaya es porque desde sus orígenes y a lo largo de la historia ha sido considerado un lugar sagrado por diferentes motivos.

Leyendas de la Montaña Sagrada de Tindaya

¿Qué hace que este lugar sea tan mágico y conserve su denominación sagrada? Los antiguos aborígenes de Fuerteventura la consideraban una montaña sagrada, tanto es así que en la cima crearon una especie de templo al aire libre donde realizaban todo tipo de rituales. La leyenda de la Montaña Mágica de Tindaya ha pasado por diferentes épocas históricas, las cuales fueron proporcionando un papel fundamental y sagrado de la montaña en Fuerteventura.

Grabados rupestres y reloj astronómico

Grabados podomorfos en montaña Tindaya

Grabados podomorfos en montaña Tindaya | Shutterstock

La antigua población indígena de Fuerteventura, conocida como “los majos”, crearon más de 300 grabados rupestres. Llamados dibujos podomorfos (huellas de pies), tienen una extensión de 18 a 35 cm. Otorgan un valor arqueológico y astrológico de gran importancia ya que muestran los comienzos de la leyenda. Hoy en día, aún no se tiene constancia del significado real, pero lo que todos los expertos comparten es que tienen una posición interesante en toda su extensión. Todos los grabados apuntan en dirección de la cima de las montañas de El Teide y el Pico de las Nieves.

Esto demuestra no solo parte del significado sagrado de Tindaya, sino también que funcionaba como un mapa de la zona. Además, algunos historiadores han unido a este significado que la disposición de los grabados estaba relacionada con los ritos astrales que se realizaban en la cima. Durante años, Tindaya funcionó como un reloj astronómico donde se realizaban ritos debido a los fenómenos astrológicos como los solsticios o cambios climáticos. Además, era un lugar de rezo a los dioses o incluso donde se impartía justicia.

La Conquista de Castilla y la llegada de los nuevos canarios

Bailadero de las Brujas, Tindaya

Bailadero de las Brujas, Tindaya | Shutterstock

En 1404 la isla de Fuerteventura fue conquistada por Jean de Béthencourt, al servicio de la Corona de Castilla. Esto tuvo una repercusión directa en los rituales que se realizaban en la cima. La población aborigen pasó a llamarse “nuevos canarios” y todas las prácticas sagradas fueron prohibidas tras considerarse actividades paganas De hecho, con la llegada de la Conquista, aún seguían realizándose algunos ritos en los pies de la montaña de Tindaya en una cavidad llamada “Bailadero de las Brujas”. Un lugar natural que forma parte de un tubo volcánico donde las leyendas son las protagonistas.

La tradición cuenta que los hombres y mujeres acudían a realizar juegos y rituales en dicho lugar, incluso que se realizaban rituales de iniciación y prácticas de brujería. Esto ocasionó que, cerca de la cavidad, se construyera en el siglo XVIII la Ermita de Nuestra Señora de la Caridad con el fin de alejar estos rituales paganos de la zona.

¿Se puede visitar la montaña de Tindaya?

Ruta senderismo Montaña Tindaya

Ruta senderismo Montaña Tindaya | Shutterstock

Entre tantas leyendas e historia es normal que la montaña se haya convertido en uno de los lugares más fascinantes y visitados de Fuerteventura. En la actualidad, hay que pedir permiso para subir Tindaya a la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo en las oficinas de Puerto de Rosario y Corralejo.

La ruta de senderismo para disfrutar del turismo activo en Tenerife hasta la cima tiene una dificultad media-baja y una duración aproximada de unas dos horas. Un recorrido ideal para contemplar los grabados podomorfos, la flora y fauna de la zona, recorrer un lugar cargado de leyendas y conseguir una de las mejores panorámicas de Fuerteventura. Es un Espacio Natural Protegido, por lo tanto es obligatorio seguir el camino marcado para conservar intacto el entorno arqueológico y patrimonial. Es recomendable llevar agua en abundancia, ropa y calzado cómodo, incluso un aperitivo puesto que no hay ningún refugio hasta la cima.

La historia, cultura y leyendas están presentes en este lugar de Fuerteventura, la montaña mágica de Tindaya es un paraje que aún conserva su carácter sagrado. Un vivo ejemplo de cómo fue la vida pasada en la zona desde la presencia de los aborígenes en la isla.