Indudablemente la noche de San Juan aparece siempre envuelta de un halo de mágico misterio. A ello ayuda, sin duda alguna, su origen pagano y algo incierto que ha ido evolucionando a lo largo de los años, pero manteniendo una esencia que siempre ha estado vinculada de una forma u otra a la renovación, la purificación y el cambio. Los pueblos de tradición celta del norte, como Asturias y Galicia tienen el agua como protagonista, pero sin dejar nunca de lado al fuego.

Del solsticio de verano al cristianismo

Fogata tradicional San Juan | ShutterStock

La mayor parte de fuentes relacionan la fiesta de San Juan con la celebración del solsticio de verano que tiene lugar el 21 de junio en todo el hemisferio norte. De hecho, algunas de ellas citan una fiesta que se celebraba 5000 años antes de Cristo, en la que las hogueras eran las auténticas protagonistas. Sea como fuere, las razones por las que nuestros antecesores decidieron encender fuego en honor al solsticio son, a criterio de los expertos, muy diversas.

Por un lado, la necesidad de purificación y de alimentar al sol para darle la fuerza suficiente para no dejar nunca de salir cada mañana, a pesar del aumento de horas hasta el solsticio de invierno. Por otro, se apunta a los celtas como creadores de una tradición que encendía hogueras para bendecir a sus tierras y, por tanto, asegurar la fertilidad tanto de sus frutos como la de sus mujeres.

Pintura de San Juan Bautista en el altar del Convento de las Agustinas de Salamanca. Obra de Jose de Ribera

Pintura de San Juan Bautista en el altar del Convento de las Agustinas de Salamanca. Obra de Jose de Ribera | ShutterStock

Con la llegada del cristianismo, la tradición pagana fue reconvertida en la conmemoración del nacimiento de San Juan Bautista, nacido el 24 de junio. Según la simbología cristiana, los cristianos encienden hogueras para homenajear al Bautista, tal y como hizo su padre cuando nació, y a su religión. Pero, sobre todo, para dar respuesta a una alta carga de espiritualidad.

Rituales de la suerte

Playa de las Catedrales

Amanecer Playa de las Catedrales en Galicia | ShutterStock

En su versión más pagana, San Juan es una noche de fuego donde se espanta a los malos espíritus, y se rompe con todo lo malo del año anterior. Más allá de las hogueras, hay otros muchos rituales que se considera que dan suerte si se realizan durante la noche de ese día. Saltar las hogueras es sin duda uno de los más conocidos, aunque en algunas zonas tiene algunas particularidades como en Galicia en la que es necesario saltar nueve veces, a diferencia de las siete de Alicante y Valencia.

Saltar las olas justo cuando se cumple la media noche supone el momento ideal para pedir un deseo y que este se cumpla. Darse un baño entrando de espaldas permitirá estar protegido durante todo el año y lavarse la cara pasada la media noche concederá suerte siempre y cuando no se mire uno al espejo después.

Hogueras de San Juan (A Coruña)

Hoguera de San Juan en A Coruña

Fogata de San Juan en A Coruña | ShutterStock

Las hogueras de San Juan de A Coruña son, sin duda, uno de los eventos más destacados en la noche de San Juan en el norte. Está declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional. A partir de mediados de mayo empiezan las actividades culturales, deportivas y populares que conforman el programa de las Hogueras, que tienen como colofón la celebración de “a Noite da Queima” el 23 de junio. Durante la noche se montan grandes hogueras en las playas de Riazor y Orzán, comitivas del fuego cruzan la ciudad hasta llegar al paseo marítimo y es costumbre tomar sardina asada.

Procesión marinera de San Juan de la Arena (Asturias)

San Juan de la Arena

San Juan de la Arena | Shutterstock

San Juan de la Arena, en el concejo de Soto del Barco, es una pequeña población marinera a 20 kilómetros de Avilés donde se organiza la Procesión marinera de San Juan el 24 de junio. Uno de los momentos más emotivos es la bendición de las aguas del Cantábrico con motivo del inicio de la pesca del bonito. Se trata de una Fiesta de Interés Turístico del Principado de Asturias.

Hogueras del Prau de San Juan en Ribadesella (Asturias)

Ribadesella

Panorámica nocturna de Ribadesella | ShutterStock

Ribadesella celebra por todo lo alto la festividad de San Juan con unas fogatas que superan en tamaño a la mayoría. Situadas en un islote artificial del rio Sella, el Prau de San Juan, su celebración se acompaña de gaitas, sidra y carne a la brasa completando un escenario que desde sus más tempranos inicios se basa en la gastronomía. Grupos y peñas, cada año más numerosos, compiten por realizar la mejor paella y llevarse el honor de ser los mejores en la noche más corta del año.

Hoguera de Laredo (Cantabria)

Hoguera en Laredo

Hoguera de Laredo | ShutterStock

Laredo es una pequeña villa marinera situada entre la bahía de Santoña y la ría de Treto que dispone de un conjunto histórico artístico catalogado desde 1970. Sus fiestas de San Juan tienen numerosos atractivos, como el hecho de poder degustar unas magníficas sardinas, pasacalles, actuaciones y, cómo no, una hoguera tradicional en la playa de La Salvé. Como curiosidad, cabe destacar el tradicional lavatorio de los pies durante el cual hay que pedir un deseo.

Tolosa (País Vasco)

Tolosa

Panorámica de Tolosa | ShutterStock

Tolosa, en Guipúzcoa, cuenta con unas curiosas fiestas en las que se exhiben desde espectáculos de armas gracias a los escopeteros de San Juan o danzas de la región como la Bordon-dantza hasta desfiles de gigantes y cabezudos.

Fiestas de San Juan de Leioa (País Vasco)

Muelle de Leioa

Muelle de Leioa | ShutterStock

A unos 10 kilómetros de Bilbao, justo en Vizcaya, se encuentra la pequeña localidad de Leioa, donde las fiestas de San Juan duran una semana entera. Competiciones deportivas, romerías, pasacalles, eventos gastronómicos, sardinadas, exhibiciones…

Fiestas de Soto de la Marina (Cantabria)

Playa Covachos, Soto de la Marina

Playa Covachos, Soto de la Marina | ShutterStock

Como en muchas otras partes, son muchas las playas en las que las gentes se reúnen para celebrar esta noche tan especial. La playa de San Juan de la Canal en Soto de la Marina en Cantabria es una de ellas y está catalogada como Fiesta de Interés Turístico Regional. A unos 20 minutos de Santander es posible disfrutar de espectáculos musicales y fuegos artificiales.