Es posible que no todo el mundo lo sepa, pero además de ser la segunda comunidad autónoma más extensa de España, con 87.278 km, el territorio de Andalucía también se extiende por mar. En él podemos encontrar islotes y archipiélagos de distintos tamaños. Todos con una historia por descubrir y un valor cultural que merece ser reconocido. En este repaso a diez islas de Andalucía, exploraremos lo que fueron, lo que encierran sus territorios y el legado que nos han dejado. Diez historias para apuntar en el plan de vacaciones e ir a conocerlas para empaparte de sus cuentos y leyendas.

Isla de San Andrés

La isla de San Andrés

La isla de San Andrés | Millars, Wikimedia

Probablemente una de las curiosidades más llamativas de la isla de San Andrés es que, al tener fondos agrestes, se puede observar la presencia de un cráter volcánico. Debido a sus aguas cristalinas, es sin duda uno de los destinos preferidos para los amantes del mar mediterráneo. Pudiendo encontrar castañuelas, espetones, doncellas, mojarras, meros, sargos e incluso tordos. Debido a que pertenece al municipio de Carboneras, es comúnmente conocido por la festividad de moros y cristianos. Tanta es su riqueza cultural, que el 1 de octubre de 2003 la isla fue declarada monumento natural por Junta de Andalucía.

Isla de Las Palomas

Isla de Las Palomas. | Manželé Ebrovi, Wikimedia

Son al menos cinco los hipogeos funerarios que pueden verse en la isla de Las Palomas. Son de origen fenicio-púnicos y están datados entre los siglos VI y VII a. C. Aunque no es lo único que encierra este islote, que desde la época romana se ha usado para extraer roca caliza para construcciones. También se puede encontrar la fortificación, que puso su primera piedra en el siglo XVII. Con capacidad para cinco hombres, su función era proteger y vigilar. Ya en el siglo XX se construyeron más cuarteles con el mismo fin y pasaron a ser propiedad del Ministerio de Defensa.

Isla del Trocadero

Desde 1989, la isla del Trocadero, situada en la bahía de Cádiz, está considerada como paraje natural. Con una longitud de 4,3 km, está separada por el caño del Trocadero. Es una de las islas de Andalucía preferida para los observadores de aves. Debido a que se pueden encontrar tanto gaviotas, como garzas reales, flamencos, cormoranes, fochas o pollas de agua. En su interior también podemos encontrar el Fuerte de San Luis, que aún sigue en pie y que servía de protección de la Bahía de Cádiz.

Isla de León

Isla de León

Isla de León desde el cielo | Hispalois, Wikimedia

Hoy por hoy, son seis los puentes que conectan la isla con la península. Cuatro de esos puentes se pueden encontrar en San Fernando y los dos restantes en Cádiz. Siendo uno de ellos el puente de la construcción de 1812 que terminó de edificarse en 2015. Alrededor del 1100 a. C. Fue cuando la isla de León fue por primera vez colonizada por los Fenicios. Después de ellos vendrían los cartaginenses, romanos y visigodos respectivamente. Hasta 1729 más o menos, era denominada La isla del Puente, para posteriormente llamarse la Real isla de León.

Isla de Terreros e Isla Negra

Monumento natural de Isla Negra

Monumento natural de Isla Negra | José Belzunce, Wikimedia

El 23 de enero de 2011, ambas islas muy a la par la una de la otra, fueron declaradas monumentos naturales. Originarias ambas de un volcán, la isla de Terreros tiene 11.150 metros cuadrados, mientras que isla Negra dispone de 6.015 metros cuadrados. Esta última está compuesta por andesitas y otras rocas volcánicas como hornblendas y magnetitas. Lo que hace que tenga ese color negro tan distintivo que da lugar a su nombre. En 1960 se pensó construir un casino en una de las islas, pero por suerte se detuvo el proyecto para salvaguardar su historia y su espacio.

Isla de Alborán

Isla de Alborán

Isla de Alborán | Miguel, Flikr

Situado en mitad de la península ibérica y el norte de áfrica, su nombre se lo puso un corsario procedente de Túnez llamado Mustafá ben Yusef al Mahmud ed Din. Conocido por sus ataques feroces, le apodaron Al-Borany, cuyo significado es “Tormenta”. Debido a que se instaló en este islote con el fin de organizar sus ataques a la costa ibérica, la isla se acabó quedando con el nombre de Al-Borany, o Alborán. La Isla, además de helipuerto, posee un faro y un cementerio con tres tumbas. Dos de ellas pertenecientes a la mujer y la suegra del antiguo farero, y la otra a un combatiente alemán de la segunda guerra mundial. Fuera del cementerio hay otra tumba que muchos apuntan a que pertenece al mismismo Al-Borany.

Islote de La Nube

Este curioso islote está situado en la punta de la isla de Alborán. Separado de ella por un canal que no tiene más de dos metros de profundidad llamado el Canal de las Morenas. Todo él está habitado por las gaviotas argénteas, la especie que más puede encontrarse en el hemisferio norte. Son altamente reconocibles por su estridencia y oportunismo, buscando siempre comida e incluso acercándose a barcos pesqueros para intentar capturar algo. Pero lo que más destaca de este islote es lo que le da su nombre. Ya que, en muchas ocasiones, una gran nube se posa en todo el territorio dando la sensación de que se ha apoyado en una almohada esponjosa.

Islote de Sancti Petri

Islote de Sancti Petri

Islote de Sancti Petri. | Rxp90

El Islote de Santi Pectri es una de las islas de Andalucía con más historia. Compuesto principalmente por tres pilares. El templo de Hércules, El castillo de Sancti Petri y el Faro de Sancti Petri. Según el historiador Pomponio Mela, bajo el tempo estaba enterrado el conocido semi Dios Hércules, además de contener reliquias como el cinturón de Teucro o el árbol Pigmalión conocido por dar esmeraldas en sus frutos. Tampoco desmerece su castillo, construido entre los siglos XVI y XVII. Su fin era defender la isla de los ataques piratas, aunque fue bombardeado siglos después por las tropas francesas. En 1610 para mejorar la fortaleza, se instaló un faro que hoy por hoy aún sigue en funcionamiento.

Isla Verde

Fuerte de Isla Verde

Fuerte de Isla Verde. | Falconaumanni, Wikimedia

La pieza histórica más importante de isla Verde sin duda alguna se encuentra en su fuerte. Construido por Juan de Subreville en 1734 con la finalidad de proteger la isla de los asedios a Gibraltar. Fue ampliándose con el tiempo e incluso se llegaron a construir dos búnkeres en 1942. Pero fue en 1801 donde el fuerte jugó un papel esencial en la batalla entre la Primera República Francesa y el Reino Unido. Aunque las tropas del comandante James Saumarez intentaron tomar el fuerte, se vieron derrotados. A día de hoy pueden visitarse los restos del fuerte a pesar de que no está señalizado, motivo por el que se está luchando para que se reconozca su valor cultural.

Isleta del Moro

Isleta del Moro

Isleta del Moro. | José Juan Sánchez, Wikimedia

Probablemente la isla de Andalucía más famosa de todas, aunque no todos saben por qué. El hecho es que ha sido espacio de numerosas producciones audiovisuales, tanto en cine como en televisión. Debido a su espectacularidad visual, ha sido escenario de largometrajes como El pájaro de la felicidad, Un día sin fin o Terminator: Dark Fate, la última entrega de la popular saga que inició James Cameron. El 2020 también acogió a la aclamada serie nacional Veneno, sobre la vida de Cristina Ortiz, originaria de Almería, municipio al que pertenece Nijar, lugar de la Isleta del Moro.