00El norte de España tiene la suerte de contar con una amplia colección de puertos y los hay para todos los gustos: tradicionales, modernos, pesqueros, deportivos, grandes, pequeños, en ciudades, en pueblos. La evolución de la zona septentrional de la Península Ibérica está intrínsecamente ligada a la de estos enclaves.

Los puertos norteños ofrecieron refugio a los navíos, dinamizaron la economía de estas costas y contribuyeron a centralizar el comercio. Ya sea por su historia, su importancia o simplemente por su belleza, muchos de ellos son merecedores de una visita. Como dice el refrán, no hay viento favorable para el que no sabe a qué puerto dirigirse.

Puerto de Cudillero, Asturias

El puerto de Cudillero

El puerto de Cudillero | Shutterstock

La fundación de Cudillero como puerto pesquero tuvo lugar en el siglo XIII. Durante toda la Edad Media, este pequeño puerto, dependiente de la puebla de Pravia, se mantuvo bastante activo. En la Edad Moderna se consolidó como centro pesquero asturiano y sus habitantes construyeron un muelle y un castillo para defenderse de las incursiones. En el siglo XIX, Cudillero consiguió la ansiada autonomía y una centuria después acometió una ampliación del puerto.

Este pueblo de la costa verde asturiana atrae a una gran número de visitantes en temporada estival, y no es de extrañar. El puerto, situado al oeste de la punta Rebollera, da lugar a una visión de lo más pintoresca. Las típicas casitas de colores se elevan desde el mar a lo largo de una ladera, creando un efecto visual único. Las gaviotas que continuamente sobrevuelan la ubicación, contribuyen a la sensación de paisaje sacado de un lienzo.

Puerto de Llanes, Asturias

Puerto de Llanes en Asturias

Puerto de Llanes en Asturias | Shutterstock

El concejo de Llanes se sitúa al borde del Mar Cantábrico, muy cerca de los picos de Europa. Esta villa cuenta con un puerto asturiano tradicional, que ha sufrido algunas modificaciones en los últimos tiempos. Actualmente, hace las funciones de puerto deportivo y mantiene una limitada actividad pesquera. No obstante, el puerto de Llanes esconde una mucha historia tras de sí.

En el XIV, Llanes contaba con un pujante puerto que comerciaba con Andalucía, Portugal, Francia, Países Bajos e Inglaterra. En los siglos posteriores la actividad del puerto floreció gratamente, llegando a convertirse también en un importante enclave pesquero. Un dato curioso es que en 1588, 65 marineros de la Armada Invencible embarcaron en cuatro galeras llaniscas para luchar contra los ingleses. A principios de los 2000, el artista Agustín Ibarrola implantaba en la escollera del puerto su obra Los Cubos de la Memoria, una creación que no deja indiferente.

Puerto de San Vicente de la Barquera, Cantabria

 

Puerto de San Vicente de la Barquera

Puerto de San Vicente de la Barquera | Shutterstock

San Vicente de la Barquera es una de las grandes villas marineras de la costa cántabra. El puerto pesquero, sobre el que ha girado el desarrollo de esta localidad, continúa siendo uno de los más importantes de la región. Tiene una capacidad para 150 amarres y la mayoría de las embarcaciones atracadas son pesqueras de poco calado, debido a su escasa profundidad.

Pero si por algo destaca este puerto es porque en él se celebra la fiesta tradicional de San Vicente: La Folía. Esta celebración se enmarca después de la Semana Santa y conmemora la llegada de su patrona la Virgen Barquera. La festividad consiste en una peregrinación en alta mar. Los marineros llevan la imagen hasta el puerto, dónde la sitúan en una mesa cerca del embarcadero. Posteriormente es conducida por el agua a su templo en un barco pesquero engalanado con ramaje, flores y banderas.

Puerto de San Sebastián, País Vasco

Puerto de San Sebastián

Puerto de San Sebastián | Shutterstock

El puerto de San Sebastián data del siglo XV y se localiza en la Bahía de la Concha, al sur del Monte Urgull. A lo largo del siglo XVIII se plantearon varios proyectos de mejora, pero no es hasta el XIX cuando se iniciaron las obras. En los últimos años, el puerto ha sido objeto de una intensa modernización. También los servicios y las instalaciones han sido dotados de la más alta tecnología.

El puerto de San Sebastián constituye todo un símbolo de la Guipúzcoa más tradicional. Siempre es buena idea recorrer el Paseo Nuevo, desde la playa de La Zurriola hasta el casco viejo. De esta forma, los viandantes pueden maravillarse con el pintoresco mosaico de barcos que descansan en este emblemático lugar. Asimismo, una visita al Museo Naval de la ciudad es una excelente opción para profundizar en la fascinante historia de este puerto.

Puerto de Bilbao, País Vasco

Puerto de Bilbao

Puerto de Bilbao | Shutterstock

El puerto de Bilbao, enmarcado en la desembocadura de la ría del Nervión, es el puerto más importante del norte de España. Se fundó hace más de 700 años, aunque no es descartable suponer que pudiera ser utilizado en épocas anteriores. De hecho, la fundación de la villa es posterior a la del puerto. Los barcos llegaban hasta la iglesia de San Antón, justo a la entrada de las murallas.

A finales del siglo XIX, se produjo un gran despliegue de la actividad industrial y portuaria. En torno al puerto fueron creciendo empresas de construcción naval y compañías navieras. Así pues, en 1877 Evaristo de Churruca y Brunet se hizo cargo de las obras de remodelación del puerto exterior de Bilbao. En el siglo XX, se conformó el entramado de muelles que componen el puerto y que lo convierten en uno de los más importantes de Europa.

Puerto de Combarro, Galicia

Puerto de Combarro

Puerto de Combarro | Shutterstock

Las Rías Baixas son un entorno inigualable para la navegación. En la Ría de Pontevedra, en concreto, se sitúa en una localización privilegiada el Puerto de Combarro. Este pueblo marinero, cercano a la capital de provincia, está declarado bien de interés cultural como Conjunto Histórico y como Sitio Histórico.

Aunque si hay algo que caracteriza a esta parroquia del municipio de Poio son sus horreos y cruceros. Los horreos son una construcción destinada a proteger los alimentos de la humedad y de ciertos animales, y mantenerlos en buen estado para su consumo. Desde el puerto de Combarro se pueden contemplar los hórreos con el monte detrás y el mar enfrente, un espectáculo digno de ver.

Puerto de Portlligat, Cataluña

Puerto de Portlligat

Puerto de Portlligat | Shutterstock

Portlligat es un pequeño pueblo mediterráneo ubicado en el municipio gerundense de Cadaqués. Esta villa, situada en una cala del Cabo de Creus, está considerada como una de las más bonitas de toda Cataluña. Un diminuto puerto salvaje pesquero se abre paso hasta lo que fue la residencia de Salvador Dalí.

Las típicas y coloridas barquitas de pescadores flotan sobre unas cristalinas aguas verdes turquesa. La orografía de Portlligat está caracterizada por una pequeña bahía resguardada del mar Mediterráneo y por la Isla de Portlligat. El artista, internacionalmente conocido, inmortalizó este paraje de ensueño en algunas de sus obras más famosas.