Aunque hace semanas parecía que las vacaciones de verano se saltarían en 2020, la realidad ha cambiado por completo. Así, Italia y Grecia ya tienen fecha para que abran totalmente sus aeropuertos. Los italianos fechan su reapertura el tres de junio, casi inminente. Por su parte, los helenos serán más cautos y será el uno de julio cuando procedan a normalizar su situación aérea. Datos que contrastan con España, donde todavía no existe un punto marcado para la vuelta de los vuelos a un nivel precoronavirus.

El permiso de la Unión Europea para que se puedan realizar viajes a entornos seguros ha propiciado este sprint. También el hecho de que Eslovenia haya dado por concluido el brote de COVID-19 en su territorio y pudiera capitalizar el turismo germano y austriaco. Condiciones que han hecho que Italia tome la delantera de forma total, pese a que la enfermedad haya azotado a su población con dureza. Nueva York, Madrid o Barcelona serán algunos de los destinos reactivados. Además, la conexión norte-sur, paralizada durante meses, regresará.



Grecia tendrá dos etapas principales. En la primera, a partir del 15 de junio, el objetivo será relanzar el turismo nacional. Los hoteles podrán prepararse así para que el uno de julio lleguen los extranjeros. Ninguno de estos dos países contempla cuarentenas similares a las planteadas por España. El concepto de «libre circulación» está siendo una de las banderas que esgrimen el presidente del Gobierno heleno, Kyriakos Mitsotakis, o el titular de exteriores italiano, Luigi de Maio.

En España la reapertura será desde julio

La respuesta de la administración de Sánchez no ha tardado en llegar. Ha sido Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta, quien señaló este miércoles que julio será el mes del regreso de los vuelos internacionales. Apunta a que los rebrotes en otros puntos del globo han venido de la importación de casos. Por tanto la cautela es algo que encuentra justificado. Visión que comparte la ciudadanía española, ya que la mitad no cuenta con tener vacaciones estivales. Destinos de interior, al tiempo, ganan peso en el panorama nacional. Un segmento que quiere estar activo en junio.

Otros miembros del ejecutivo, como el ministro de transporte Ábalos, apuntaron anteriormente a que no tiene sentido permitir la libertad total a turistas en un territorio hasta que se haya alcanzado la «nueva normalidad». También se ha recalcado que la cuarentena temporal impuesta es temporal y solo abarcará el Estado de Alarma.

Baleares y Canarias quieren ser puntales en la vuelta del turismo y ansían la creación de corredores sanitarios. A este respecto, Bruselas apunta a que se intentará consensuar posiciones comunes, aunque no descarta acuerdos bilaterales. Mientras, las playas de Canarias a Galicia buscan fórmulas para salvar el verano y los bares vuelven a servir. Los próximos días serán claves para dirimir si habrá extranjeros o no en ellos durante el estío.