Madrid enamora a todo el que llega a conocerlo por sus grandes edificios y su ritmo frenético. Pero hay veces que, en una ciudad que nunca duerme, está bien tener un poco de paz y de tranquilidad, aprovechando los lugares al aire libre que ofrece. Desde los sitios más emblemáticos de la capital, hasta los lugares mejor guardados por sus habitantes. Madrid cuenta con muchos lugares al aire libre en los que poder disfrutar de tranquilos paseos, recorridos en bicicleta o hermosos atardeceres, ahora que llega el buen tiempo.

La quinta de los Molinos, Suanzes

Situado en el barrio de Suanzes al este de la ciudad, encontramos el parque de la Quinta de los Molinos. Este lugar, que hace años pertenecía al conde de Torre Arias, se convirtió en un espacio público en 1980. Tiene dos zonas claramente diferencidas: una con una clara influencia románica, donde se encuentra un centro cultural (Espacio Abierto Quinta de los Molinos) y otro con influencia agrícola, donde podemos encontrar gran número de especies de plantas. Aunque sin duda uno de los mayores atractivos del parque se da en febrero y marzo, cuando florecen los almendros y todo el parque se tiñe de rosa.

Los almendros son la marca de la Quinta de los Molinos

Los almendros son la marca de la Quinta de los Molinos. | Shutterstock

El parque del Buen Retiro, Salamanca

Uno de los lugares más famosos de Madrid y seguramente de España. El parque del Buen Retiro, ubicado en el centro de Madrid, cuenta con 125 hectáreas que sirven de pulmón para toda la zona central. A lo largo de los años, el parque se ha ido actualizando y albergando todo tipo de actividades.

El gran estanque es un lugar perfecto para dar un paseo en barca, los palacios de Velázquez y de Cristal albergan exposiciones y, en el mes de mayo se celebra en sus grandes avenidas la Feria del Libro. Un lugar lleno de historia e ideal para pasar un día al aire libre en familia o con amigos.

Qué hacer en Madrid capital en 3 días

Palacio de Cristal | Shutterstock

Parque Juan Carlos I, Corralejos

Al lado del recinto de Ifema, este parque de 160 hectáreas es el lugar perfecto para hacer todo tipo de deporte al aire libre. Su apertura en 1992 se realizó para la celebración de “Madrid Capital Europea de la Cultura” y a lo largo de toda su extensión encontramos todo tipo de escultura y superficies que se camuflan con los árboles y el césped. Cuenta, a su vez, con una extensión de más de olivos, herencia del antiguo Olivar de Hinojosa.

Parque Juan Carlos I

Parque Juan Carlos I | Shutterstock

El Capricho, Alameda de Osuna

Este parque es uno de los grandes secretos de los madrileños. Ubicado en el distrito de Barajas, fue diseñado entre 1787 y 1839 como un lugar para dar cobijo a la gente intelectual de la época. Sin embargo, con la llegada de la Guerra Civil y la posterior muerte de su dueña, la duquesa de Osuna, el parque quedó en el olvido hasta que en 1974 fue cedido a la Comunidad de Madrid, que comenzó su reparación. El parque cuenta con un histórico bunker, así como ermitas, puentes y plazoletas que lo convierten casi en un decorado de cuento.

Planes gratis en Madrid. Parque El Capricho.

Parque de El Capricho

Madrid Río, río Manzanares

Este enorme y alargado parque acompaña al rio Manzanares en su paso por el centro de la ciudad. Después de mucho tiempo de obras y reordenamiento de la zona, el Madrid Rio se ha convertido en un excelente plan para pasar el día en familia. Con decenas parques infantiles, puentes de diseño, recintos culturales y una larga pasarela de más de 7 kilómetros, se ha convertido en una alternativa ideal para hacer deporte y ocio en Madrid. La gran vía que cruza el parque está llena de quioscos, parques y un centro comercial que lo hace aún más versátil.

Madrid Río, un remanso de paz

Madrid Río, un remanso de paz | Shutterstock

La Casa de Campo

La Casa de Campo es uno de los parques más grandes de Madrid y uno de los mejores lugares al aire libre. Sus más de 1500 hectáreas fueron obra del rey Felipe II que, al querer trasladar al corte a Madrid, mandó construir un espacio que comunicara el palacio con la zona de caza del Pardo. El resultado fue este enorme parque al que, con los años, se fue agregando terreno de la gente que trabajaba en las tierras. Con el nombramiento de la Republica Española, empezó a formar parte de todos los madrileños. Actualmente, la Casa de Campo es uno de los lugares más atractivos de la ciudad para pasar el día al aire libre sin tener que moverte de la capital. Su gran extensión ofrece cientos de panoramas deportivos y de ocio.

Casa de Campo, los pulmones de la capital

Casa de Campo, los pulmones de la capital | Shutterstock

Parque Siete Tetas, Vallecas

También llamado el Cerro del Tío Pío, este largo parque del distrito de Vallecas es uno de los secretos ocultos de uno de los barrios más emblemáticos de la capital. ¿Por qué siete tetas? Pues porque su numerosa cantidad de colinas proporcionan una vistas del todo privilegiadas. Puede que sea una parte de Madrid que no conozcas, pero desde lo alto de sus colinas podrás ver el atardecer, el Pirulí, las Cuatro Torres o las Torres Kío.

Vistas desde el parque de las Siete Tetas

Vistas desde el parque de las Siete Tetas | Shutterstock

Templo de Debod, plaza de España

Fue el gobierno de Egipto el que dio popularidad a este parque. Y es que, después de la colaboración en la construcción de la presa de Asuan, Egipto donó a España este importante templo que se ha convertido en uno de los atardeceres más conocidos de la capital. Ubicado en el Parque del Cuartel de la Montaña, el templo de Debod es uno de los mejores lugares al aire libre en Madrid por sus espectaculares vistas del Madrid y la Casa de Campo.

Los atardeceres desde el Templod de Debod son muy apreciados

Los atardeceres desde el Templod de Debod son muy apreciados | Shutterstock

La fuente del Berro, Barrio de Salamanca

Con más de 13 hectáreas, este parque escondido en pleno barrio de Salamanca fue un lugar alternativo de la corte de Felipe IV. El parque, que ofrece distinto desniveles, se ha ido adaptando a la ampliación de la ciudad y actualmente colinda con la M-30, dando un remando se paz lleno de estatuas y figuras que inspiran otro tiempo.

La primavera también ha llegado a este parque

La primavera también ha llegado a este parque | Shutterstock