Después de la llegada de Jaime I, en el siglo XIII, tras la reconquista cristiana y la expulsión de la población musulmana, Valencia inició una etapa de esplendor. Una nueva sociedad construida desde cero y en pleno crecimiento acabó atrayendo a gentes de diferentes lugares, convirtiendo a Valencia en una ciudad cosmopolita. Son muchos los historiadores que consideran esta la Valencia Medieval como el auténtico Siglo de Oro Valenciano.

Símbolos de una nueva vida

Panorámica desde El Miguelete

Panorámica desde El Miguelete | Shutterstock

Al contrario de lo que muchos creen, Valencia es la ciudad con mayor cantidad de información medieval por lo que respecta al siglo XV, época de su máximo esplendor. Son muchas las claves que sirven para desmontar alguna de las antiguas creencias sobre la vida medieval en el Mediterráneo occidental.

Telares

Lonja de la Seda

Lonja de la Seda | Shutterstock

Se calcula que en la ciudad llegó a haber hasta 1.200 telares, llegando a ser una de las industrias textiles más importantes de la época gracias sobre todo a la llegada de muchos artesanos genoveses. Especialmente la industria de la seda generó una importante actividad económica. En ese momento se creó la Taula de canvis, una banca municipal de apoyo a las operaciones comerciales. Se erigió también la Lonja de la seda y de los Mercaderes siendo Valencia un emporio comercial que atrajo a mercaderes de toda Europa.

Casas de baño

Baños del Almirante

Baños del Almirante | Wikipedia

En el siglo XV llegó a haber catalogadas hasta 15 casas de baño, que rebatían la idea general que la Edad Media no era una época donde se cuidaba especialmente la higiene. Un ejemplo de ello son los Baños del Almirante. Esta construcción mudéjar, se encuentra junto al Palacio de los Almirantes de Aragón justo en el centro histórico. Se trata de uno de los pocos ejemplos de este arte en Valencia y prácticamente el único que se ha mantenido en activo desde esa época.

Panaderías

Pan

Shutterstock

Se contabilizan también hasta 76 panaderías en toda la ciudad que se dedicaban a elaborar pan integral. Solo siete hacían pan blanco. Se debe tener en cuenta que las clases altas elaboraban su propio pan e incluso disponían de cocineros altamente profesionales que seguían libros de receta complejos, eran los chefs de aquella época. Entre sus menús se incluía mucha carne. Las clases bajas comían mucho pan, pero también vino, cebollas, ajos y alguna legumbre.

Esclavos y prostitutas

La trata de esclavos era algo perfectamente normalizado en aquel momento y se producía en plena vía pública. De hecho, la mayor parte de artesanos disponían de los servicios de, al menos, un esclavo. La mayor parte de esclavos eran hombres adultos y mujeres jóvenes. Pese a estar muy extendida, la prostitución era considerada como un trabajo claramente deshonesto. De hecho, las trabajadoras de ese gremio eran obligadas a vestir con vestido blanco y delantal azul.

Edificios emblemáticos a la altura de una gran ciudad

Vista aérea Valencia Medieval

Vista aérea Valencia Medieval | Shutterstock

Valencia, durante el siglo XV, fue una ciudad mucho más populosa de lo que eran, por aquel entonces Barcelona o Madrid. Se trataba de una ciudad indudablemente rica que ofrecía oportunidades y por supuesto también, una competencia feroz. El presupuesto público financiaba una subvención para la importación de grano. Todo ello requería de importantes infraestructuras.

Murallas

Torres de Serranos

Torres de Serranos | Shutterstock

Dos de las tres murallas que rodean la ciudad son justamente de esa época. En ellas se encuentran doce puertas que permiten el acceso a la ciudad. La puerta de los Judíos, construida en 1391 y que debe su nombre al cementerio judío, sufrió diversas remodelaciones hasta culminar en su demolición en 1890. Hoy en día, es posible observar la planta del portal, con dos torres de 1422 desde donde arrancaba el puente de piedra que cruzaba el foso y por donde entraban los productos de la huerta listos para su venta.

El Portal de la Valldigna, sin puerta, en el corazón del barrio del Carmen, permitía acceder a la morería. En 1582 se colocó un retablo, cuya reproducción preside hoy en día el portal. Y, cómo no, las torres de Serranos, que es una de las dos puertas de la muralla medieval que todavía permanece en pie y ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

El Micalet o torre de la Catedral de Valencia

Catedral de Valencia

Catedral de Valencia | Shutterstock

La torre de la Catedral de Valencia o Micalet se fecha en el siglo XIV, aunque se terminó en el siglo XV. Esta torre campanario pertenece al estilo gótico valenciano, tiene forma de prisma octogonal y unos 214 escalones. Inicialmente se trató de una torre exenta y no se unió al resto de la catedral hasta finales del siglo XV.

Cementerio Medieval de Valencia

El antiguo Cementerio Medieval de Valencia se ubica en el Patio sur de San Juan del Hospital. Se trata de un área sepulcral del siglo XIII y conserva todas las características de un cementerio medieval. Un claustro de arcosolios que rodean la capilla del Rey Don Jaime I de estilo gótico cisterciense es una de las joyas mejor conservadas de la ciudad.

Capilla de los Reyes del convento de Santo Domingo

Capilla de los Reyes

Capilla de los Reyes | Wikipedia

El antiguo convento de Santo Domingo se sitúa en la plaza Tetuán de Valencia y es de estilo gótico valenciano. La capilla tiene acceso propio a través del claustro renacentista. Cabe destacar su pórtico, así como su doble escalera helicoidal que permitía que dos personas subieran y bajaran la escalera sin encontrarse.

Arte y cultura

Tirant lo Blanc

Tirant lo Blanc | Wikipedia

Durante esta época cabe destacar las obras tanto en pintura como escultura con tendencias flamencas e italianas. Artistas como Lluís Dalmau, Gonçal Peris o Damian forment son claros referentes. Por lo que respecta a la literatura, autores como Ausias March, Roig de Corella, Isabel de Villena o Joanot Martorell. Su obra Tirant lo Blanch es todo un referente de la novela de caballería, e influyó en autores posteriores como Cervantes o Shakespeare. De esa época, a finales del siglo XV, cabe destacar la creación de la Universidad de Valencia que en ese momento se llamó Estudi General.