Las playas de Salobreña, entre casas blancas y seis mil años de historia | El Rincón del Finde: A remojo 8

Recurrir a Salobreña como un lugar en el que pasar un fin de semana, unos días o una temporada larga, es una buena opción tanto en verano como en invierno. Pero pensando en esas jornadas calurosas en las que nada apetece más que tumbarse a la orilla del mar, tomar Salobreña como destino cobra un doble significado. Esta pequeña localidad de Granada puede presumir de tener, en torno a sus calles empedradas y sus casas blancas, varias de las mejores playas de la provincia. Incluso de la comunidad. Playas tranquilas, playas preparadas para acoger al viajero, playas de todo tipo que pueden elegirse dependiendo de lo que se desee en el momento de la elección.

Las claves de las playas de Salobreña

Una de las muchas playas de Salobreña

Un día de playa en Salobreña se presenta siempre como una buena opción | Shutterstock

Todas las playas que descansan junto a Salobreña tienen su encanto y sus particularidades. Quizá la más conocida sea la playa de la Guardia, un espacio rodeado de campo que ocupa casi un kilómetro y que cuenta con unas vistas de excepción del peñón en el que se ubica el pueblo. De arena gris y gravilla, cuenta con Bandera Azul desde este mismo 2021. Es muy interesante descubrir sus arrecifes artificiales, repletos de vida marina.

También es muy frecuentada la playa de la Charca, con un recorrido de casi dos kilómetros y equipada con todos los servicios que muchos consideran imprescindibles para disfrutar de un día junto al mar. Es decir: chiringuitos que hacen las veces de restaurantes, aseos, hamacas y tiendas. Comparte con la playa de la Guardia la posibilidad de observar la vida marina en sus arrecifes artificiales.

Junto a estas, la playa Punta del Río se descubre como una tranquila playa natural que es, además, un lugar ideal para observar aves en completa libertad. Bañarse, relajarse y disfrutar del sol son los pasatiempos predilectos de quienes ya la han visitado. En esta zona, además, merece la pena descubrir las olas que guarda este lado del mar.

Camino junto a una de las playas de Salobreña

Son muchas las opciones en torno a las muchas playas de Salobreña | Shutterstock

Salobreña cuenta también con numerosas calas de interés. Las calas naturales de El Caletón o El Pargo, a las que puede accederse a pie, ofrecen aguas cristalinas y la posibilidad de recrearse con actividades como el buceo. En la primera, además, es frecuente el avistamiento de delfines cerca de la piscifactoría, durante los bonitos atardeceres de la zona. En la segunda, por otro lado, se disfruta de un entorno único entre acantilados. Lo mismo ocurre con la cala del Cambrón, perfecta para descansar después de un baño.

Rincones cercanos a las playas de Salobreña

Salobreña es uno de los pueblos más bonitos de Granada

Salobreña es uno de los pueblos más bonitos de Granada | Shutterstock

No hay duda posible: el rincón cercano que debe visitarse es la misma Salobreña. Esta localidad de unos 12.000 habitantes presenta una imagen muy bella que merece la pena descubrir al margen de sus zonas de playas. Un pueblo de casas blancas que descansa sobre un impresionante peñón, perfectamente visible desde la distancia, y que tiene más de seis mil años de historia.

Este peñón tan llamativo está coronado por un castillo árabe que data del siglo XIII. A él se puede llegar a través de unas bellísimas calles empinadas que también dicen mucho del pasado árabe del lugar. En el Museo Histórico puede conocerse, más a fondo, esta riquísima historia que caracteriza, como sus playas, a Salobreña. No hay que marcharse sin detenerse en la plaza el Mirador, porque funciona como tal: como un precioso mirador que apunta al mar.

Seis mil años de historia y unas playas en las que perderse, por eso es nuestro Rincón del Finde: A remojo

Las vistas en Salobreña son inigualables

Las vistas en Salobreña son inigualables | Shutterstock

Porque a la hora de escoger un rincón en el que remojarse durante estos fines de semana de calor, puede gustar establecer el destino en un lugar que, además, ofrezca algo más. Salobreña es, en este sentido, ideal. A esos seis mil años de historia ya mencionados se le suma la belleza y el encanto de un pueblo que se ha consolidado como uno de los más bonitos de la costa de Granada. Para quienes solo busquen playa, un deseo completamente lícito, entonces también Salobreña es el destino: tiene muchas, muy variadas, muy bonitas y muy refrescantes. Por eso es nuestro Rincón del Finde: A remojo.

Anterior capítulo pequeño

Siguiente capítulo pequeño