Escoger los pueblos más bonitos de Andalucía es una tarea complicada, pues existen cientos de localidades de destacada belleza en esta comunidad.Hemos realizado una selección de las localidades de menos de 15.000 habitantes que poseen un rico patrimonio, un bonito centro histórico o espacios naturales que contribuyen a engrandecer al pueblo. Son tantas las razones y tantos los pueblos con identidad propia en Andalucía, que aunque la selección estuviera formada por 50 pueblos también se quedaría corta. No obstante, a continuación, algunos de los pueblos más bonitos de Andalucía.

Agua Amarga, Almería

Agua Amarga, Almería

Agua Amarga, Almería | Shutterstock

Agua Amarga es uno de los grandes secretos del municipio de Níjar, pues se trata de una pedanía llena de encanto. Este recóndito pueblo se ubica en Almería, dentro del Parque Natural del Cabo de Gata. Uno de sus mayores atractivos es la playa de Agua Amarga, perfecta para bañarse en verano y para pasear en épocas menos cálidas. Sus calles y casas decoradas con geranios y buganvillas hacen de los paseos una oferta ineludible. Con una larga tradición pesquera, Agua Amarga es un pueblo de costa ideal para descubrir en verano.

Alhama de Granada, Granada

Alhama de Granada

Alhama de Granada, Granada | Shutterstock

En la sierra de Tejeda, Granada, se ubica el pueblo de Alhama de Granada, que parece colgar encima de un acantilado sobre el río Alhama. Lo más conocido de este pueblo es su balneario de aguas termales, explotadas desde tiempo atrás por romanos y árabes. De esta manera, su patrimonio histórico es bastante llamativo, a lo que hay que sumar que su casco antiguo es Conjunto Histórico-Artístico.

Alhama de Granada

Iglesia de la Encarnación, Alhama de Granada | Shutterstock

De la época árabe se conservan restos de muralla, algunas torres vigía y el Baño Fuerte, que cuenta con unos espectaculares arcos de herradura. Tras la conquista cristiana, se construyeron la iglesia de la Encarnación, la casa de la Inquisición y los conventos del Carmen y San Diego.

Frigiliana, Málaga

Frigiliana

Frigiliana, Málaga | Shutterstock

Ubicado a los pies del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, si por algo es conocido Frigiliana es por sus casco histórico. En él las calles surgen serpenteantes entre casas blancas y bonitas flores en los balcones. Este conjunto de vías posee un origen árabe que se ha conservado en perfecto estado hasta la actualidad. En medio de este entramado de calles se puede ver el palacio de los Condes de Frigiliana, que data del siglo XVI, la ermita Santo Cristo de la Caña y la iglesia de San Antonio.

Cazorla, Jaén

Cazorla en Jaen

Cazorla, Jaén | Shutterstock

En la comarca de la sierra de Cazorla se encuentra Cazorla, capital de la misma y pueblo de Jaén. Aunque es uno de los pueblos más bonitos de Andalucía, también es uno de los menos populares, quizá porque muchos desconocen las riquezas monumentales que atesora Cazorla. Por ejemplo, el castillo de la Yedra, una fortaleza cristiana que se conserva en buen estado y acoge entre sus muros al Museo de Artes y Costumbres Populares del Alto Guadalquivir. Por su parte, la fuente de las cadenas, construida en estilo herreriano en homenaje a Felipe II, es uno de los monumentos más interesantes. Así, paseando entre sus calles, se llega hasta las sobrecogedoras ruinas de la iglesia de Santa María de Gracia, del siglo XVI y de estilo renacentista.

Iznájar, Córdoba

Iznájar

Iznájar, Córdoba | Shutterstock

A más de 500 metros sobre el nivel del mar se encuentra Iznájar, en Córdoba. Este bonito pueblo se sitúa a orillas del río Genil y está coronado por el castillo de Hisn-Ashar. Una de las actividades más sencillas y mejores que realizar aquí es simplemente pasear por sus calles, donde la combinación de sus blancas casas con las flores y macetas de colores ofrece una composición muy bella.

Iznájar

Calles de Iznájar | Shutterstock

Sin embargo, también se puede ver el castillo, del siglo VIII y de origen árabe. Señalar la existencia de varias torres, como la torre del Reloj y la torre de San Rafael. En cuanto a templos religiosos se refiere, sobresalen la Iglesia renacentista de Santiago Apóstol y la ermita de Nuestra Señora de la Antigua y Piedad, siendo la virgen de esta ermita la patrona del pueblo.

Setenil de las Bodegas, Cádiz

Setenil de las Bodegas

Setenil de las Bodegas, Cádiz | Shutterstock

Sin duda, Setenil de las Bodegas es uno de los pueblos más bonitos de Andalucía, y también de los más curiosos. Se trata de uno de los Pueblos Blancos de la Sierra de Cádiz, donde las casas se construyeron sobre y bajo la roca, creando localizaciones espectaculares. Así, el gran atractivo de Setenil de las Bodegas es el pueblo, que no es de extrañar que esté declarado Conjunto Histórico-Artístico. Las casas blancas comienzas desde la construcción del castillo en lo más alto y van bajando dando lugar a distintos niveles de altura. Aquí los vecinos han edificado la abertura en la roca creada por el río para levantar sus casas, denominadas “abrigo bajo rocas” por su singular disposición, pues no excavan en la roca, sino que cierran la pared rocosa.



 

Estepa, Sevilla

Estepa

Estepa, Sevilla | Shutterstock

Ubicada a las faldas de la sierra Sur de Sevilla se encuentra la localidad de Estepa, rodeada de olivares. Aunque Estepa es conocida sobre todo por la gastronomía, ya que los dulces navideños que aquí se elaboran son de excelente calidad, también existe mucho que visitar. Uno de los espacios más interesantes es la Antigua Alcazaba árabe, situada en la zona de más altitud. Destaca la torre del homenaje y sus 26 metros de alto. Declarada Bien de Interés Cultural, una visita imprescindible es la iglesia de Santa María, localizada en el cerro de San Cristóbal y construida entre los siglos XV y XVI por la conocida orden de Santiago. También en el cerro se encuentra el convento de Santa Clara. Para los amantes de los dulces fuera de la época navideña, recomendamos visitar alguna de las muchas fábricas y obradores de mantecados que aquí desempeñan su labor, casi todas situadas en la avenida de Andalucía.

Almonaster la Real, Huelva

Almonaster la Real, Huelva

Almonaster la Real, Huelva | Shutterstock

Almonaster la Real es otro de los pueblos más bonitos de Andalucía y quizá de los más desconocidos. Se ubica en la provincia de Huelva, en pleno centro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche, por lo que el paisaje natural en el que se enmarcan bosques de encinas, castaños y alcornoques es de llamativa belleza.

Mezquita de Almonaster la Real

Mezquita de Almonaster la Real | Shutterstock

A todo ello hay que sumarle la particularidad de que su casco urbano está declarado Bien de Interés Cultural, con muchos monumentos para ver. De visita imprescindible es la iglesia parroquial de San Martín, de estilo gótico-mudéjar. Además, uno de los tesoros de este pueblo es la mezquita de Almonaster la Real, declarada Monumento Histórico, siendo la única mezquita en España que se ha conservado casi intacta en una zona rural. Está construida sobre un antiguo templo visigodo del siglo V.

Isleta del Moro, Almería

Isleta del Moro, Almería

Isleta del Moro, Almería | Shutterstock

Con menos de 200 habitantes el pueblo de Isleta del Moro es uno de los más pequeños de esta lista. Situado en Almería, su belleza radica en que todavía no está tan masificado como otros más populares, por lo que se puede visitar buscando la tranquilidad. Una opción perfecta para acudir durante la temporada estival, cuando uno está encantado de bañarse en sus playas, como la del Peñón Blanco, la más grande de Isleta del Moro. Un pueblo de pescadores tradicional en el que ver las típicas barquitas aparcadas en la playa y saborearlos pescados más frescos.

Montoro, Córdoba

Montoro en Córdoba

Montoro, Córdoba | Shutterstock

Si por algo se distingue Montoro es por la bonita estampa que presenta el río Guadalquivir a su paso por el pueblo. Esta localidad cordobesa limita con la provincia de Jaén y es conocida por su bello paisaje, del que forman parte el Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro, la sierra Morena (donde se ubica parte de Montoro) y el río. Por lo tanto, una parte del pueblo queda situada en una pequeña elevación y el resto al otro lado del río, obteniendo la visión de dos barrios separados de manera natural. Así, además del centro histórico de Montoro, hay que sumar varias visitas como la torre del castillo de Villaverde, el puente sobre el Guadalquivir y la iglesia de San Bartolomé Apóstol, del siglo XV y estilo gótico-mudéjar.

Casares, Málaga

Casares en Málaga

Casares, Málaga | Shutterstock

En la costa del Sol se encuentra otro de los pueblos más bonitos de Andalucía con el típico estilo andaluz. Se trata de Casares, donde conviven calles estrechas y casitas blancas dándole a la localidad ese encanto tan especial que caracteriza a muchos de los pueblos andaluces. Debido a que sus casas están dispuestas sobre una loma, a lo largo del tiempo esto le ha valido la consideración de pueblo colgante. Pero no hay que olvidarse de lo mucho que hay que ver en Casares, como el castillo del siglo XIII y de origen árabe o los baños de la Hedionda.

Pampaneira, Granada

Pampaneira

Calles de Pampaneira | Shutterstock

Pampaneira es una de las joyas más coloridas de la provincia de Granada. Es fácil perderse entre sus calles pintorescas decoradas con jarapas alpujarreñas (alfombras) de colores, pues la artesanía local posee un gran valor en este pueblo de la vertiente sur de Sierra Nevada. Por lo tanto, pese a que existen espacios que visitar como la iglesia de la Santa Cruz o el lavadero árabe, lo mejor para conocer Pampaneira es callejear descubriendo la arquitectura y tiendas locales llenas de productos autóctonos.

Olvera, Cádiz

Olvera en Cádiz

Olvera, Cádiz | Shutterstock

Olvera también forma parte de la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz, lo que no sorprende ya que se trata de un pueblo de destacada belleza. Es conocido por sus olivos, trabajado por muchos de sus vecinos, por lo que no es de extrañar que desarrollaran la Denominación de Origen Sierra de Cádiz. Por aquí pasa la Vía Verde de la Sierra, famosa por ser la única ruta catalogada de interés turístico en la comunidad autónoma. Entre todas las infraestructuras, hay que ver sí o sí la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, situada en la plaza de la Iglesia y de estilo neoclásico; el castillo árabe, de finales del siglo XII, antiguamente era parte del sistema defensivo del Reino de Granada; y la muralla musulmana, de la que se conservan los contrafuertes que la sostenían.

La Iruela, Jaén

La Iruela en Jaén

La Iruela, Jaén | Shutterstock

La Iruela es un pueblo pequeñito pero con mucho encanto que se encuentra también en la sierra de Cazorla, en Jaén. Lo que más llama la atención es la imagen que crea el castillo de La Iruela en lo alto de la peña El Picacho, en medio del Parque natural de la Sierra de Cazorla. Es de origen árabe-medieval y la torre del homenaje, cercada por muros que se apoyan en la roca, es lo más llamativo. En el interior del recinto amurallado del castillo se encuentra la iglesia de Santo Domingo, del siglo XVI y renacentista. Un pueblo perfecto para visitar en una mañana y disfrutar de la gastronomía de la zona comiendo en alguno de sus bares y restaurantes.

Aracena, Huelva

Aracena en Huelva

Aracena, Huelva | Shutterstock

Aracena es un bonito pueblo de la provincia de Huelva que se encuentra en la sierra que le da nombre y dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Además de destacar por su atractivo natural, si por algo es conocido el pueblo es por el castillo de Aracena, fortaleza del siglo XIII construida en época islámica. La iglesia Prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor es uno de los templos más característicos de la localidad, realizada en estilo gótico y erigida sobre las ruinas del castillo. Además de otros templos religiosos, edificios civiles y fuentes, en Aracena se encuentra la Gruta de las Maravillas, un espectacular complejo kárstico cuya entrada se halla en pleno casco urbano.

Cazalla de la Sierra, Sevilla

Cazalla de la Sierra en Sevilla

Cazalla de la Sierra, Sevilla | Shutterstock

Cazalla de la Sierra se localiza en la provincia de Sevilla, concretamente en la Sierra Norte y dentro del parque natural de la Sierra Norte de Sevilla, por lo que no es de extrañar que sus alrededores sean parajes naturales de notable belleza. Rodeada de montañas, el pueblo se puede conocer simplemente paseando por sus calles y dejándose sorprender por su casco antiguo de calles empedradas y casas blancas. Así se llega hasta uno de los templos más representativos de Cazalla de la Sierra, la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación. La iglesia se empezó a construir en el siglo XIV en estilo mudéjar, pero la decoración del templo se alargó en el tiempo hasta el XVIII, por lo que terminó en una combinación de barroco y renacimiento. sin embargo, existen otros monumentos y templos que visitar, como el convento de Madre de Dios o la cartuja de Cazalla.

Zahara de la Sierra, Cádiz

Zahara de la Sierra en Cádiz

Zahara de la Sierra, Cádiz | Shutterstock

Declarado Conjunto Histórico, Zahara de la Sierra es uno de los Pueblos Blancos de Cádiz más especiales. Su ubicación a la falda de la sierra del Jaral y su situación cerca del embalse de Zahara- El Gastor ofrece una imagen de total monumentalidad. En un enclave natural de gran valor, desde el mirador de Zahara de la Sierra, situado a los pies del pueblo, se puede contemplar la extensión del embalse. Ya en el pueblo, llama la atención el poblado nazarí, en el que visitar la torre del homenaje, la torre-ábside y lo que queda de la puerta de la villa medieval de Zahara.

Sedella, Málaga

Sedella enMálaga

Sedella, Málaga | Shutterstock

En el corazón de la comarca de la Axarquía se halla el pueblo de Sedella, de poco más de 600 habitantes. Este pueblo malagueño mantiene intacta la esencia de su pasado árabe. Además, nada como pasear entre sus casas blancas llenas de flores de colores. Por si esto fuera poco, Sedella está incluída dentro de la Ruta Mudéjar, un itinerario en el que presenciar los pueblos gracias a los cuales viajar hasta la época de la dominación musulmana mediante el legado andalusí. Completando la visita destaca la Casa Torreón, en la cual existe una torre de estilo mudéjar y decoración morisca, la iglesia parroquial de San Andrés con su torre del siglo XVI y la ermita de la Virgen de la Esperanza, entre otros.

Zuheros, Córdoba

Zuheros en Córdoba

Zuheros, Córdoba | Shutterstock

Otro de los pueblos más bonitos de Andalucía y también de los más pequeños de esta lista es Zuheros, en la provincia de Córdoba. Ubicado en la Subbética Cordobesa, el casco antiguo de Zuheros está catalogado como Conjunto Histórico. El castillo aquí localizado domina todo el paisaje, una fortaleza muy particular, pues está ubicada en la cima de un risco. Otro de los espacios más importantes del pueblo es la cueva de los Murciélagos, una cavidad prehistórica donde viven, como su nombre indica, murciélagos de distintas especies. como curiosidad gastronómica, cada año acoge la Feria del Queso, de la que forman parte premios nacionales e internacionales.

Trevélez, Granada

Trevélez en Granada

Trevélez, Granada | Shutterstock

Trevélez no es solo uno de los pueblos más bonitos de Andalucía, también es uno de los más altos de España, ya que se encuentra en la cota más alta de la Alpujarra de Granada. Donde sin duda es conocido es en el sector gastronómico, pues el Jamón de Trevélez está reconocido con la garantía de Indicación Geográfica Protegida. Destaca su casco urbano en el que se puede ver la arquitectura típica alpujarreña, con sus casas blancas de tejados planos y sus calles empinadas. Sin embargo, su activo más valioso es su paisaje, con los espacios naturales que aquí confluyen: el pico del Rey, Siete Lagunas, cerro Pelao, laguna de Vacares…

Vélez-Blanco, Almería

Vélez-Blanco en Almería

Vélez-Blanco, Almería | Shutterstock

Vélez-Blanco es uno de los tres Conjuntos Histórico-Artísticos que se han declarado en la provincia de Almería, por lo que no es de extrañar que el buen estado de conservación de su centro histórico sea todo un aliciente para visitar este pueblo. En él se pueden ver vestigios que han perdurado en el tiempo desde la época árabe a la actual. Además de situarse en un entorno natural privilegiado, Vélez-Blanco cuenta con un patrimonio arqueológico muy importante, como la famosa pintura rupestre hallada en la cueva de Los Letreros, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. en lo más alto del pueblo descansa en castillo de los Fajardo, ejemplo representativo de la arquitectura del Renacimiento español.