Escoger las termas naturales de España más espectaculares es un verdadero reto, pues existen varios destinos asombrosos. Son conocidas por sus encantos paisajísticos, sus entornos naturales, sus propiedades medicinales e incluso, algunas de ellas, por ser utilizadas por los romanos.

Un recorrido por estos lugares destacados ayudarán a desconectar y olvidarse del estrés. Desde las que se encuentran en el Norte de la península hasta las ubicadas en tierras andaluzas, estas son algunas de las termas naturales más espectaculares de España.

Termas de Outariz, Ourense

Termas de Outariz, Ourense

Termas de Outariz, Ourense | Dario Alvarez, Flickr

Sin duda, la provincia de Ourense no puede faltar en la lista. Destaca, además de por otros muchos atractivos, por tener algunas de las termas naturales más bonitas de España. Las pozas de Outariz son unas de las más populares, en parte por estar rodeadas por un paisaje espectacular. Están divididas en dos grandes zonas, cada una de ellas cuenta con una poza de agua fría y otras tres de agua caliente. Están recomendados para mejorar el reuma o la artrosis gracias a la elevada cantidad de flúor y silicatos que contiene.

Muiño das Veigas, Ourense

Muiño das Veigas es un conjunto termal al aire libre, ubicado en pleno cauce del río Miño, junto a un antiguo molino de madera del cual toma el agua. El enclave natural lo convierte en una de las termas naturales más espectaculares de España. Están rodeadas por una preciosa zona ajardinada y son populares para combatir la dermatitis y los eccemas de la piel. En total dispone de cinco piscinas y una pequeña poza de agua fría para los baños de contraste.

Termas de Chavasqueira, Ourense

También en Ourense, a poca distancia de las de Muiño das Veigas se encuentran las termas de Chavasqueira, ubicadas en el cauce derecho del río Miño. Si por algo son conocidas es por su peculiar inspiración en un templo zen japonés que, junto a su entorno natural idílico, lo convierten en un destino de lo más popular. Dispone de tres piscinas termales y la temperatura del agua llega a alcanzar los 41 °C. Destacan por mejorar el reuma o el asma y por la posibilidad de disfrutar de unas vistas preciosas del Miño.

Termas de Alhama, Granada

Termas de Alhama, Granada

Termas de Alhama, Granada | www.twin-loc.fr, Flickr

Están enclavadas en un entorno natural majestuoso: el corazón de la Sierra Tejeda granadina. Están consideradas una de las termas naturales más espectaculares de España, idóneas para desconectar, relajarse y desprenderse del estrés del día a día. El agua de sus pozas es terapéutica y puede llegar a alcanzar los 47°C.

Además, en el lugar se encuentra el Balneario de Alhama de Granada, que cuenta con unos baños árabes del siglo XII. El lugar es espectacular y se puede disfrutar de sus aguas tanto de forma gratuita como con un coste en el interior del balneario. Perfecto para desconectar tras un día de turismo por Granada a tan solo 57 kilómetros.

Balneario de Zújar, Granada

El Balneario de Zújar presume de ser una de las termas naturales más antiguas de España, de hecho, eran conocidas en la época romana de Plinio. Lo que queda hoy en día de este balneario romano está sepultado bajo las aguas del embalse.

Por suerte, las instalaciones del balneario permiten viajar al pasado y rememorar los baños casi de la misma forma que los emperadores de antaño. Está ubicado cerca del embalse de Negratín, un entorno conocido por ser perfecto para disfrutar de actividades de turismo activo. Estas aguas medicinales alcanzan los 47°C.

La Fontcalda, Tarragona

La Fontcalda, Tarragona

La Fontcalda, Tarragona | DagafeSQV, Wikimedia

Ubicada a orillas del río Canaletes y encajonada entre las sierras de la Mola y Crestall, las termas naturales de La Fontcalda en Tarragona son asombrosas. Conocidas popularmente como la “Fuente de los Chorros”, llegan a alcanzar hasta los 38°C. Junto a sus fuentes de agua medicinal, altas en sulfato magnésico y carbonato cálcico, se encuentra un pequeño santuario del siglo XV.

Pozas de Arnedillo, La Rioja

Un rincón oculto en La Rioja, las termas naturales de las Pozas de Arnedillo son pequeñas piscinas que pueden llegar a alcanzar los 40°C durante todo el año. Tiene un acceso gratuito y, como peculiaridad, en este lugar está tolerado el nudismo. Naturaleza en estado puro. En la orilla contraria del río Cidacos se encuentra el Balneario de Arnedillo, cuya piscina exterior también proviene de las aguas termales del río.

Balneario de La Virgen, Zaragoza

El pueblo de Jaraba, en Zaragoza, tiene una auténtica joya oculta: el Balneario de La Virgen. Estas termas naturales llevan en funcionamiento desde 1828 y ya en la época de los romanos eran conocidas. En aquella época, a este lago y piscinas naturales lo conocían como Aquae ninforum (Agua de las Ninfas). Inmerso en pleno paraje natural del cañón del río Mesa, son perfectas para disfrutar de la naturaleza y la fauna tan típica de la zona, en especial sus aves rapaces. Deporte y turismo activo al aire libre al mismo tiempo que un agradable baño termal de lo más relajante.

Fuentes de Algar, Alicante

Fuentes de Algar, Alicante

Fuentes de Algar, Alicante | Stephan 0796, Wikimedia

Las Fuentes de Algar son de obligada mención. Estas termas naturales están ubicadas en Alicante, a pocos kilómetros de Benidorm. A pesar de su proximidad a esta ciudad tan turística, pocos las conocen. Han sido declaradas por el Gobierno como Zona húmeda protegida. La peculiaridad de este lugar es que para acceder a ellas es necesario realizar una ruta de senderismo de 1,5 kilómetros, siguiendo el curso del cauce del río Algar. Esto les concede una posición privilegiada en el ranking, puesto que es un recóndito enclave natural.

Banhs de Tredòs, Lleida

Cómo si de otro rincón del mundo se tratase, estas termas son una de las más especiales de España. Bien pueden compararse con las de Budapest. Permiten disfrutar de un baño caliente y estar rodeado de nieve, ya que están ubicadas en pleno corazón de los Pirineos. Son un punto clave para descubrir el patrimonio natural del Valle de Aran. Eran conocidas desde la época romana y aún mantienen intacto su encanto. Su manantial crea un pequeño spa al aire libre, siendo posible alcanzar los 33°C en la piscina natural. Incluso cuenta con una sauna finlandesa.

Balneario de Archena, Murcia

Enclavado en pleno Paraje Natural de Valle de Ricote, en la provincia de Murcia, se encuentra un histórico balneario que se remonta al siglo V a.C. Los íberos descubrieron sus beneficios medicinales y los romanos también frecuentaban estas espectaculares termas. De hecho, aún es posible disfrutar de algunos yacimientos arqueológicos en varios rincones del balneario.