Es poco antes de la media noche y se escuchan ruidos de cuernos y bocinas. No se ve nada, el pueblo que se encuentra a la espalda de la playa de O Torno está apagado. En San Cibrao, Lugo, no hay una sola casa o calle con luz. Lo único que ilumina la noche en este enclave de Galicia es la luna y el fuego. Los sonidos de los cuernos y las bocinas envuelven todo el ambiente impidiendo así escuchar un sonido diferente.

Numerosos marineros se adentran en el agua con sus embarcaciones. Están buscando algo que habita el mar. A veces dejan de hacer sonar los cuernos con cuidado para poder escuchar algo, pero tienen miedo de ser embrujados por lo que están buscando. Han parado y se oyen cánticos que llevan hasta la isla de la Sombriza. El ruido les dirige hacia lo que parece una figura a lo lejos. Están muy ansiosos por llegar y el sonido se intensifica. Entre la oscuridad se empieza a ver claro sobre una piedra que se trata de una persona. O eso creen ellos.

Cada vez están más cerca y se puede ver la figura más nítida. Se trata de un ser conocido como Maruxaina. Tiene un aspecto que al principio asusta a los marineros, por lo desconocido, pero termina por agradarles. De cintura para arriba es humana, pero de cintura para abajo tiene una cola de sirena.

Fiesta de la Maruxaina

Fiesta de la Maruxaina.I Ayuntamiento de Cervo

Han encontrado lo que venían buscando. La nereida intenta emitir sonidos, pero el de las bocinas y cuernos lo opacan. Tras un forcejeo atrapan a la ninfa y la introducen dentro de uno de los barcos. Se dirigen a la playa de nuevo y allí se encuentran al pueblo entero reunido. Están esperando a que lleguen los marineros con la caza del día, en este caso, con la Maruxaina.

El ansiado regreso

Las luces del pueblo siguen apagadas y la escena es bastante llamativa. Todos visten con el traje típico del pueblo. Ellos, con camisas blancas y pantalones remangados. Ellas, con faldas largas y mandiles. Los vecinos observan cómo se acercan las embarcaciones. Se asustan al ver en la parte trasera una silueta que no identifican como humana. Conforme se acercan el cuchicheo es cada vez mayor. Finalmente ven que se trata de la Maruxaina.

Los marineros llegan al arenal junto a la costa y se bajan de los barcos. La gente comienza a amontonarse a los laterales de la lancha que transporta a la nereida. En la playa de O torno hay vecinos de todas las edades. Han acudido de muchos lugares de la zona para presenciar el momento, porque necesitan verla de cerca.

Fiesta de la Maruxaina y traje típico

Fiesta de la Maruxaina y traje típico. | Ayuntamiento de Cervo

Descienden con la nereida entre la muchedumbre. Su medio de transporte es un soporte apoyado sobre los hombros de algunos de los vecinos y comienza el viaje. Se dirigen a la plaza del pueblo. Allí se va a llevar a cabo un juicio contra la Maruxaina. Se le acusa de ser la causante de todos los naufragios y acontecimientos malos que han sucedido este año en este trozo del mar de Galicia.

El evento está presidido por el juez que escucha atento las declaraciones de los testigos y habitantes. Es medianoche y el ambiente es cada vez más tenso en el dictamen. Los testigos cuentan su visión de los hechos delante del juez y los asistentes. Hay dos versiones. Ambas sitúan a la Maruxaina hilando sobre una roca de la isla de la Sobriza, pero la intención de sus actos es diferente.

Las declaraciones de los testigos

Parte de los vecinos afirman que la Maruxaina es una anciana muy sabia, mitad humana, mitad pez. Se encuentra sobre la roca observando el mar y emite sonidos en forma de cánticos. Sus defensores alegan que su único objetivo es salvar a los marineros de los peligros del mar y que no sufran un naufragio. Por este motivo, es considerada como una figura buena, que ejerce de protectora de los peligros del mar a los marineros.

Los testigos que están en contra aseguran que la Maruxaina es una joven de cabello largo y rubio, también mitad humana, mitad pez. Asimismo la sitúan observando desde la piedra, emitiendo cánticos que atraen a los marineros. Pero su objetivo sería que se acerquen a ella para que encalle su embarcación y quedarse con ellos. La relacionan incluso con los desastres más grandes de naufragios ocurridos en la zona.

La Maruxaina en la playa

La Maruxaina en la playa. | Ayuntamiento de Cervo

Ambos bandos defienden de manera tajante sus razones y argumentos para situar a la nereida como un ser bueno o malo. No hay punto medio. Es un debate que siempre está presente entre los habitantes del lugar. Sean los acertados unos u otros, la realidad es que la figura que representa la Maruxaina es la de un espíritu con poderes de bruja, meiga en gallego. Ahora están allí, delante del juez para dirimir sobre el lado en el que caen las intenciones de la nereida.

Tras escuchar todas las declaraciones y meditar, el juez se dispone a emitir una sentencia. Los vecinos se ponen tensos y esperan ansiosos el resultado. El magistrado observa a su alrededor en un intento de generar el interés de los asistentes. Toma la palabra y con voz contundente declara a la acusada inocente.

Fiesta de la Maruxaina

Comienzan los fuegos artificiales y acto seguido la gente vitorea y celebra el resultado por orden del juez. Todos, menos aquellos que sostienen que la Maruxaina es culpable. Cada año sucede lo mismo en la fiesta, parte de los vecinos no están de acuerdo con el veredicto, pero el problema se soluciona pronto. Sacan los calderos y empiezan a preparar lo que parecen pócimas mágicas propias de las meigas con las que relacionan el poder de la Maruxaina.

Lo que elaboran en esos calderos es la queimada típica de Galicia. Se trata de una bebida que lleva aguardiente, azúcar, granos de café y cáscaras de limón y naranja. Se remueve en un caldero y se espera a que reduzcan sus ingredientes al ser quemados. Para fabricarla hay que recitar un conjuro que espanta a los malos espíritus y todos así lo están haciendo en la playa. Más tarde se sirve en caliente con un cazo y se bebe en cuencos.

Esta representación la celebran cada año el segundo sábado de agosto en las fiestas de San Cibrao en Lugo. Desde el año 1985 se recrea el juicio entre los habitantes del lugar con la Maruxaina. En este acto se le acusa de todos los males que han sucedido en el mar durante ese periodo de tiempo. No en vano la celebración surge como homenaje a la leyenda de la sirena gallega.

De esta forma el mito se retrotrae al de criaturas clásicas tanto en su vertiente malevolenta, basta recordar a Odiseo, como en la benigna. Fue entre finales de la Edad Media y principios de la Moderna cuando parece establecerse en el entorno de Cervo y localidades vecinas esta figura dual, que recuerda a la céltica Melusina de Jean d’Arras, como recuerda en un estudio Josep Roca Guerrero. También apunta a que el folklore lejano llamaba «maruxainas» a pájaros de mal agüero que avisaban de catástrofes marinas.

Estatua de la Maruxaina en la playa de San Cibrao

Estatua de la Maruxaina en la playa de San Cibrao. | Shutterstock

Esta figura mitológica cuenta con una estatua en la playa de O Torno en su honor. Además, es una fiesta símbolo de tradición popular en Galicia. Un día de encuentro y celebración que reúne a gente de distintos puntos geográficos en torno a la figura protagonista de esta leyenda. Los asistentes comienzan por la mañana con juegos y el día termina con la búsqueda y posterior juicio, como se ha visto de la Maruxaina. Un juicio en el que sale como inocente, pero que nunca se ha podido comprobar si realmente los poderes los utiliza para hacer el mal o el bien.

Historia de la Maruxaina en formato Grafiespaña | España Fascinante

Historia de la Maruxaina en formato Grafiespaña | España Fascinante

Anterior capítulo pequeño

Siguiente capítulo pequeño