Las gachas manchegas, a veces llamadas gachas de los tiempos difíciles, son un plato fuertemente típico y arraigado en la gastronomía de Castilla-La Mancha. Está presente sobre todo en Ciudad Real donde todavía hoy se conservan molinos para la molienda de la harina de almortas, el principal ingrediente. El de La Solana y el de Campo de Criptana, ambos en Ciudad Real, son los más famosos.

Las gachas son un plato sencillo y delicioso que merece ser valorado, no solo por su importancia histórica, sino porque consigue reunir a toda la familia entorno a un plato caliente, sabroso y contundente.  El ingrediente más complicado de conseguir es sin duda la harina de almortas. Aun así merece la pena preparar este sencillo plato, ¡al menos una vez en la vida!

Ingredientes para 4 raciones de gachas manchegas

200 g de harina almortas

1 l de agua

4 tiras gruesas de panceta

2 chorizos frescos

2 cucharadas de pimentón dulce

Un poco de pimentón picante

8 dientes de ajo

Sal y aceite

Plato de gachas manchegas. | Shutterstock

Plato de gachas manchegas. | Shutterstock

Preparación de las gachas manchegas

  1. Para preparar las gachas primero ha de ponerse una sartén amplia al fuego donde se realizarán todos los pasos. Echar un buen chorro de aceite en el fondo de la sartén y llevar a fuego medio.
    Pelar los ajos e introducirlos enteros en el aceite para cocinarlos lentamente sin que lleguen a tostarse demasiado. Una vez listos tras 10-15 minutos, sacar y reservar.
  2. En la misma sartén, añadir las tiras de panceta enteras. Lo suyo es que sean gruesas para que luego estén más deliciosas al comerlas. Freír las tiras hasta que estén bien crujientes y cocinadas, sacarlas de la sartén y reservar.
  3. Tras sacar la panceta, agregar los chorizos enteros. Freír al gusto y sacar. Cuando las carnes estén fuera del fuego, cortar en trozos para que luego cada comensal pueda servirse lo que quiera.
  4. Ahora es el momento de añadir la harina de almortas en el aceite. Debe tostarse durante 10 minutos, como si se tratara de una bechamel corriente. Una vez que la harina esté tostada, incorporar el pimentón y sofreír ligeramente durante unos pocos segundos.
  5. El último paso para las gachas, ir añadiendo el agua poco a poco mientras se remueve constantemente para evitar que se creen grumos. Una vez echada toda el agua, cocinar a fuego medio durante 20 minutos sin parar de remover para que no se peguen las gachas en el fondo de la sartén. Echar finalmente una buena cantidad de sal, siempre al gusto.
  6. No queda más que poner la sartén de gachas en el centro de la mesa para servir. Poner también el plato con las carnes y los ajos cerca para que cada uno coja lo que quiera. Tradicionalmente todos los comensales comen directamente de la sartén. También pueden servirse en platos individuales. ¡Es importante acompañar con una gran cantidad de pan!