Sobre un espolón rocoso, en los Altos de Barahona y mirando hacia el río Escalote, se asienta un pequeño pueblo medieval completamente amurallado, al que se conoce con el nombre de Rello. Se localiza al sur de la provincia de Soria y pertenece a la Comarca de Berlanga. Esta villa posee uno de los atractivos medievales  mejor conservados de Castilla y León, hasta el punto de haber sido declarada Bien de Interés Cultural.

El conjunto amurallado de Rello en lo alto de la montaña es digno de una estampa de cuento, donde destaca la belleza natural del paisaje que lo envuelve. Pero no hay sensación más increíble como la de recorrer el entramado de sus calles estrechas y empedradas que, junto al castillo y sus torres, trasladan a todo aquel que lo visita a una época antigua desde que traspasa la única y principal puerta de acceso a la villa.

Sin embargo, son muy pocos los que tienen el privilegio de saber sobre la existencia de este extraordinario y tranquilo lugar, hoy prácticamente olvidado, en el que solo quedan 15 residentes.

La majestuosa muralla de Rello

Si Rello aún preserva la esencia medieval cientos de años después es, precisamente, por su imponente muralla. Toda la superficie donde se asienta el poblado está completamente fortificada. La muralla queda flanqueada con diversas torres y rematada con almenas, las cuales se conservan perfectamente. En realidad, de todos los pueblos y villas de Soria establecidos sobre una muela, como Medinaceli, Calatañazor o Peñalcázar, el de Rello es el que mejor conserva todo su recinto amurallado.

Calle medieval de Rello

El interior del Rello medieval | Shutterstock

Aunque es poca la documentación que hay sobre el origen de Rello, este contiene un legado histórico muy importante bajo los vestigios de sus muros de piedra. Se dice que el emplazamiento de la muralla se remonta al siglo XII, en una época marcada por las continuas invasiones cristianas y musulmanas. Siendo así, no es de extrañar que se decidiese crear un perímetro fortificado que protegiera a los habitantes del municipio. Más tarde, de cara al siglo XV, la fortaleza fue reformada, cuando Rello ya había alcanzado el señorío del Conde de Coruña.

 El Castillo de Rello

En uno de los extremos de la muralla se encuentra el Castillo de Rello. Se cree que pudo ser construido en el siglo XV, aunque algunos historiadores señalan su existencia ya en el siglo XI. En la actualidad todavía se puede apreciar los restos de la torre del homenaje, medio destruida por un rayo, un aljibe y el lienzo de muralla que separaba el castillo del resto de la antigua ciudad.

Entrada al castillo de Rello, Soria

Entrada del castillo de Rello | Wikimedia

A él se puede acceder por dos puertas fortificadas. En ambas se halla un escudo heráldico con un águila, perteneciente al antiguo conde de la villa, Lorenzo Suárez de Mendoza, más conocido como el IV conde de la Coruña. Fue un noble descendiente directo de Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana. En 1580 sería nombrado por Felipe II como quinto Virrey de la Nueva España.

El Rollo de Rello es de yerro

Extraño es pasear por sus calles y no escuchar: “el rollo de Rello es de yerro”. Este trabalenguas hace referencia a la bombarda de hierro situada en la plaza central del pueblo, una pieza de artillería del siglo XV previa al cañón. Constituye un elemento identitario para el municipio.

El rollo de Rello, Soria

El Rollo de Rello | Wikimedia

El Rollo representaba la categoría administrativa de la villa de Rello. También, según sus habitantes, esta barra de hierro fue utilizada como lugar de expiación de las faltas cometidas a los reos, sirviendo de ejemplo y lección para la gente de aquella época. De hecho, la palabra «yerro» significa falta o delito cometido por ignorancia o malicia contra las leyes divinas y humanas.

La Atalaya musulmana de Tiñón

A este lugar, según la leyenda, fue a morir el caudillo Almanzor en su vuelta a Medinaceli desde Calatañazor, donde había sido derrotado. La atalaya de Tiñón es otra de las cosas que ver en Rello, ya que representa uno de los elementos más significativo del municipio, tal vez el más apreciado de todos ellos por el valor histórico que adquiere.

Atalaya musulmana de Rello, Soria

Atalaya musulmana de Rello | Wikimedia

Para conocer el significado de las atalayas hay que remontarse a la época musulmana en la Península Ibérica, durante el siglo X. Casi doscientos años después de la conquista del territorio, el Islam se replegó hasta el valle del Duero, tras el avance de los reinos cristianos hacia el sur. Ante esta problemática, el Califato decidió reformar sus sistemas defensivos construyendo un nuevo sistema de vigilancia y de observación militar a través de unas torres fortificadas, conocidas como atalayas. El objetivo principal de su construcción era proporcionar un sitio alto y seguro desde el cual poder controlar el territorio en caso de invasión enemiga.

En la actualidad, se conocen más de una veintena de atalayas musulmanas en la provincia de Soria, ubicadas estratégicamente en el valle del Duero. Estas torres formaron así parte integrante del itinerario fortificado de las ciudades islámicas. En el caso de la Atalaya de Tiñón esta se sitúa entre los siglos IX y X.

La Torre del Agua

En el lado sur de la muralla aparece una torre circular que controla el acceso al río Escalote, la cual servía para recoger agua. De aquí su nombre la Torre del Agua. En 2012 fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento. Su emplazamiento, subordinado a la muralla en dirección hacia el río, hace que algunos autores duden de su cronología islámica y de que se trate realmente de otra atalaya. Sin embargo, las características de su construcción la vinculan al periodo musulmán, debido a su planta circular y el alzado cilíndrico.

La belleza paisajística de los Altos de Barahona

El privilegio de un pueblo como el de Rello es que no solo posee la belleza artística e histórica de sus calles, sino que también recibe la riqueza paisajística de los Altos de Barahona, donde se sitúa su muralla. Sus vistas impresionan tanto desde lo alto de sus muros como desde el camino que conduce a la región.

Vistas desde el punto más alto de la muralla de Rello

Las vistas desde el punto más alto de la muralla de Rello | Shutterstock

Pese a ser un gran desconocido para muchos, los Altos de Barahona son considerados las parameras de mayor importancia de España, con un gran valor ornitológico. De esta manera, el lugar es designado como Zona de Especial Protección para las Aves, además de ser declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC). También forma parte de la Red Natura 2000. En esta zona también se puede visitar otras localidades como Torrevicente, Barcones, La Riba de Escalote, Marazovel, Barahona, Alpanseque y Pinilla del Olmo.

 

 

Datos prácticos

Coordenadas

41°19′58″N 2°44′59″O

Distancias

Soria 74 km, Madrid 176 km

Aparcamiento

En la entrada de la localidad

Altitud

1070 m.

Habitantes

14 (en 2019)

Entre las fiestas locales de Rello destacan: la Fiesta Patronal de San Bartolomé, celebrada el 24 de agosto, donde destaca el concurso de tortilla de patatas que se hace cada año en la plaza del pueblo. Otra fiesta es la de Las Angustias, en honor a la virgen de la localidad, que se celebra el segundo fin de semana de septiembre. En esta festividad, sus habitantes trasladan a la virgen en forma de procesión desde la Ermita, donde permanece durante todo el año, hasta la Iglesia de Rello, en la que descansa durante una noche.