Que las floraciones son uno de los eventos más impresionantes de la primavera está claro. Estampas impresionantes y efímeras en que la naturaleza se da la mano con la agricultura. Pero esta explosión de color no solo se queda en el campo. También las localidades quieren ser partícipes de ello. El mejor ejemplo es Córdoba con sus patios o Girona y su Temps de Flors. No obstante, otros lugares más desconocidos también se suman a la fiesta. Cuevas del Valle, un pueblecito de Ávila, lo hace de manera popular.

Regado por el río Pasadera, en el entorno del valle del Tiétar y con el Torozo como vigilante, esta localidad estuvo asociada a Mombeltrán por Señorío hasta el siglo XIX. Luce el estilo serrano que caracteriza a los pueblos de la zona, que recuerda en parte al que trufa los montes entre Cáceres y Salamanca. Balcones de madera voladizos, piedra y rústicas puertas crean un casco antiguo muy atractivo. En primavera cobra mejor aspecto gracias a Cuevas del Valle Florido.

Cuevas del Valle

Cuevas del Valle. | Shutterstock

Esta iniciativa popular consiste en llenar balcones, portales y fachadas de flores. Una labor colaborativa en la que participa el ayuntamiento del lugar. Con el centro de la población decorado, el plus de color temporal hace del lugar un rincón idóneo para recorrer en una escapada primaveral por el entorno oriental de Gredos.

Flores, calzadas y sierra

Como muchos pueblos repartidos por toda España, Cuevas del Valle tiene mucha historia a su alrededor. Quizá el atractivo más curioso que posea sea la Calzada del Puerto del Pico. Atribuida popularmente a los romanos, no está nada claro que fueran ellos los responsables de trazarla. En todo caso, se cree que el camino que sigue fue ya explotado por los vetones. Tras el pueblo prerromano y los latinos, siguió viva gracias a la trashumancia. No en vano, conecta Extremadura y Castilla. Hoy sirve además como ruta senderista.

Otra alternativa para andar es recorrer la ruta de las Cinco Villas. Es circular y cuenta con algo más de 16 kilómetros de largo. Pasa por Cuevas del Valle, Mombeltrán, San Esteban del Valle, Santa Cruz del Valle o Villarejo del Valle. Es por tanto una gran alternativa para echar el día entero y mojarse bien en la historia local.

Cuevas del Valle

Cuevas del Valle. | Ayuntamiento del lugar

En todo caso, sin salir de la propia Cuevas del Valle hay elementos muy interesantes. Por ejemplo, su picota o el ayuntamiento viejo, hoy restaurado. También merecen una visita los templos locales. Lidera la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, gótica y algo ecléctica. También moderna es la ermita de la Angustias. Mientras tanto, la de San Antonio se asocia a la tradición trashumante y es la más antigua de la terna. El yacimiento de la Tumbas Moras o Morañegas está por estudiar. Con todo, en él destaca una necrópolis medieval.