Que ver en Cáceres

La disputada ciudad de San Jorge

Cáceres capital es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En su extenso casco histórico, dentro o fuera de la muralla, concentra innumerables iglesias y palacios. Fue “extremadura”, o frontera, muy disputada entre moros y cristianos o entre los dos partidos de la ciudad. Además, la urbe está atravesada por el Camino de Santiago.

Planifica tu escapada a Cáceres

Recorrer todo lo que ver en Cáceres ciudad lleva dos días completos de visita. Si se disponen de más días, se pueden hacer numerosas excursiones y practicar actividades de turismo activo cerca. Existen alternativas tanto en embalses como en montaña y llano. Entre los espacios naturales de los alrededores destaca el cercano parque natural de los Llanos de Cáceres. En él se puede contemplar aves esteparias como la avutarda. El Monumento Natural de los Barruecos, el Parque Natural del Tajo Internacional y el Parque de Monfragüe son también notables. Cabe destacar que la Vía de la Plata pasa por Cáceres.

La oferta gastronómica y hotelera de la ciudad es muy amplia y de calidad, con la Torta del Casar a la cabeza. Para reservar las mejores opciones están las páginas especializadas sobre dónde Dormir y Comer en Cáceres.

¿Quieres conocer este sitio?

Hacia el año 25 a. de C. los romanos establecieron dos campamentos alrededor de una colina. En esta se iría construyendo la colonia Norba Caesarina. El lugar fue una importante urbe de la Vía de la Plata. De la calzada hay muchos vestigios en la zona, el más claro la Gran Ruta por la que transita el Camino de Santiago homónimo. A finales del siglo III la inseguridad motivó que se dotara de una muralla a Cáceres. Todavía queda en pie la puerta oriental, conocida como Arco del Cristo. Esas defensas no evitaron que en el siglo V los visigodos la arrasaran. Tal fue el castigo que permaneció casi despoblada hasta bien avanzada la ocupación musulmana.

En 1147, el pequeño poblado sobreviviente se dotó con una nueva muralla. Realizad en adobe por el califa Almohade Abd al-Munin, permitió que se convirtiera en una plaza fuerte desde la que defenderse de las incursiones cristianas. Hacia el 1164 fue tomada por el legendario caballero portugués Gerardo Sempavor. Tres años después, cuando fue capturado por los leoneses en Badajoz, les cedió Cáceres a cambio de su libertad. Sin embargo, cinco años después la reconquistaron los almohades. Desde comienzos del siglo XIII fue objeto de continuos ataques de los leoneses, incluso resistió un larguísimo asedio. Finalmente, fue el rey Alfonso IX quién logró la conquista el 23 de abril de 1229. Al caer tal fecha en el Día de San Jorge, este se quedaría como el patrón de la nueva villa.

El monarca otorgó un generoso fuero a Cáceres que atrajo a numerosos pobladores. Estos se organizaron en dos bandos: leoneses y castellanos. Ambos competirían durante largos años por los 12 cargos de regidores de esta villa dependiente del rey. Cada bando vivía en sus propios barrios, que en la práctica funcionaban como concejos independientes. No fueron raros los combates callejeros. Dichos enfrentamientos no cesarían hasta 1477, cuando la Corona se hizo cargo de nombrar a las autoridades. Con este movimiento, las disputas llegaron a su fin.

La guerra de Restauración de Portugal supuso graves sufrimientos para la población. Junto con Alcántara, Badajoz, Plasencia, Mérida y Trujillo, Cáceres compró un voto en las Cortes de Castilla en 1653. De esta forma querían defender con más eficacia sus intereses.

arco estrella de Cáceres
Arco de la Estrella

A finales del XVIII se estableció en la villa la Real Audiencia. Esto propiciaría que en 1822 se la declarara capital de la Alta Extremadura, en detrimento de Plasencia. Más tarde, en 1882 Alfonso XII le concedió el título de Ciudad. Pasaron los años hasta 1936, cuando Cáceres fue tomada sin lucha por las fuerzas sublevadas contra la República. En los meses siguientes se desataría una represión que acabó con la muerte de más de quinientas personas. El 23 de julio de 1937, la aviación de la República bombardeó el lugar. Esto causó 35 muertos y destrozos en el Palacio del Mayorazgo y la Iglesia de Santa María, dos bellos lugares que ver en Cáceres capital.

La muralla divide la estructura urbana y lo que ver en Cáceres en dos zonas. Intramuros quedan las parroquias de Santa María y San Mateo. Mientras tanto, extramuros se sitúan las de Santiago y San Juan.

Esta visita comienza por la “Parte antigua” o “ciudad monumental”. El Barrio Bajo también se conoce como el de “de Santa María”, a causa de la Iglesia Concatedral de Santa María. Edificada en los siglos XV y XVI, sobresale por su campanario de tres cuerpos. En el interior se contemplan tres naves y bóvedas de crucería propias del gusto gótico. Su importante retablo mayor, del siglo XVI, dedicado a la Asunción de la Virgen es una de las grandes obras que ver en Cáceres. En la capilla de los Carvajal hay un célebre Cristo negro del siglo XV.

Ya en el exterior del templo, haciendo esquina, está la escultura de San Pedro Alcántara. Se trata de una obra del artista contemporáneo Enrique Pérez Comendador. Entre los cacereños se ha extendido el bulo de que a quien le toque los pies le sobrevendrá la suerte. De ello proviene el desgaste sufrido por la imagen en menos de un siglo de existencia.

En la misma plaza se encuentra otros importantes edificios que ver en Cáceres. Es el Palacio de Hernando de Ovando (S. XVI), que posee un interesante patio claustrado. El Palacio del Obispado es identificable por su elegante portada con arco de medio punto y doble almohadillado. También reclaman atención las casas nobles de MayoralgoMoraga o de los Golfín-Toledo. Otro enclave destacado es el Palacio de los Golfines de Abajo (S. XV). El edificio asoma a la plaza de los Golfines, contigua a la de Santa María, con su espectacular frente plateresco. Este es posiblemente el más bello de la ciudad.

En la inmediata Plaza del Conde de Canilleros está el Palacio de los Toledo. Edificado entre los siglos XIV y XVII, fue promovido por un nieto de la princesa azteca Isabel de Moctezuma. Esta noble indígena se casó con el capitán cacereño Juan Cano Saavedra. El conjunto hoy es sede del Archivo Histórico Provincial. Cerca de la trasera de la iglesia catedralicia está el Palacio de Carvajal, del siglo XV, actualmente Oficina de Turismo. Luce su característico balcón esquinado, escudo y arco de medio punto dovelado. Como curiosidad, es conocido como “casa quemada” por un incendio del siglo XIX. En la calle de las Tiendas se puede disfrutar de la extraordinaria vista de la Torre de Espaderos, una de las construcciones más famosas que ver en Cáceres. El desmoche de sus almenas lo ordenó Isabel I para que sus belicosos propietarios no las emplearan como defensas.

Ya en pleno centro del espacio amurallado, la otra plaza destacada es la de San Jorge. En dicho espació se alza la Iglesia de San Francisco Javier además del anexo Colegio de la Compañía de Jesús. Ambos edificios datan del siglo XVIII y conforman un hermoso conjunto barroco. En la fachada de la iglesia sobresale la imagen del santo jesuita flanqueada por dos esbeltas torres cuadradas con remate piramidal.

A continuación hay que dirigirse al otro Barrio Bajo que ver en Cáceres, el de San Mateo. Su iglesia se levantó en el solar de una antigua mezquita. En la misma plaza tiene su sede el espectacular Palacio de los Golfines de Arriba (SS. XV-XVI), auténtica casa-fortaleza que conserva un bellísimo patio porticado de dos pisos y destaca por la torre del homenaje que centra su fachada. Muy cerca queda el Convento de San Pablo, aún de traza gótica y célebre por la venta de sus dulces artesanales. También, el palacio de las Cigüeñas, cuya airosa torre no fue desmochada porque estaba en construcción y pertenecía a un miembro de su Real Consejo, Diego de Ovando. Por último destaca el Palacio de Las Veletas (S. XV). Sede del Museo de Cáceres, en él se exhiben importantes fondos arqueológicos, de bellas artes y etnográficos.

En las inmediaciones de la Plaza de San Mateo, a través de la calle Condes, está la zona de los adarves. Con este nombre se conocen los caminos de ronda que circundan la muralla en su interior. Adosado a uno de los ellos, en la plaza de Publio Hurtado, se alza la “casa Mirón”, sede del Museo Municipal. En dicho espacio se encuentra documentada la historia de la ciudad, desde la Edad Media hasta hoy. Un buena alternativa para ver en Cáceres.

La comunidad judía estuvo muy presente en la ciudad cacereña, llegando a ocupar dos zonas. Por un lado está la Judería Vieja, dentro de la muralla, y por otro la Judería Nueva, ya extramuros. La primera coincide con el barrio de San Antonio y presenta las características callejas de estrechísimo trazado.

Extramuros se sitúa la Plaza Mayor, presidida por el Ayuntamiento (siglo XIX), junto a la puerta de entrada a la ciudad monumental. Fue lugar de mercado y a ella se asoman la barroca Ermita de la Paz, del siglo XVIII. También la Torre de Bujaco, románica y del siglo XII, que alcanza los 25 metros de altura, siendo uno de los símbolos de la ciudad. Finalmente, en esta zona hay dos barrios nombrados por sendas iglesias parroquiales: las de Santiago y San Juan.

ermita de la Paz, algo que debes ver en Cáceres
Ermita de la Paz

La Iglesia de Santiago de los Caballeros se erige en la zona de Caleros. Llaman la atención sus portadas góticas y, ya en el interior, el espectacular retablo mayor ejecutado por Alonso de Berruguete en 1557. A cSiguiendo con lo que ver en Cáceres, hay que fijarse en el Palacio mandado construir por el Gobernador de los Reyes en América Francisco de Godoy (1563). Gracias a él puede contemplarse otro llamativo balcón esquinado. Al mismo tiempo, es sobresaliente la neoclásica Real Audiencia de Extremadura. Levantada en 1790 por orden del rey Carlos IV, ocupa el lugar del antiguo Hospital de la Piedad, del que se conservan algunos elementos.

La Iglesia de San Juan Bautista (siglos XIII al XVII), con su interesante reja renacentista, protagoniza el barrio de San Juan. En él hay numerosos palacios, entre los que podemos citar los de Paredes-Saavedra (siglos XV-XVI) y del Marqués de Monroy (S. XIV). En la calle Pizarro se encuentra la sede de la moderna Fundación Helga de Alvear, que acoge una importante colección de arte contemporáneo.

Imprescindibles

Dónde dormir en Cáceres
Palacio del Obispado
Dónde dormir en Cáceres
Palacio de los Golfines de Arriba

Datos prácticos

Coordenadas

39° 28′ 23” N, 6° 22′ 16” W

Distancias

Badajoz 89 km, Mérida 67 km, Madrid 300 km.

Aparcamiento

Existen numerosas zonas de aparcamiento habilitadas en el casco urbano. Se puede dejar el vehículo en los céntricos parkings de la Avenida de España, situado junto al casco histórico, y Don Manuel (c/ Margallo, 11).

Además, en el Parking del Príncipe hay zona de estacionamiento libre y gratuita.

Altitud

459 m.

Habitantes

95 925 (2013).

Estas son las principales festividades que disfrutar y que ver en Cáceres: Romería de los Santos Mártires San Fabián y San Sebastián (domingo más próximo al 20 de enero), Las Candelas y San Blas (del 1 al 3 de febrero), Carnavales, San Jorge (23 de abril), Semana Santa Cacereña (Fiesta de Interés Turístico Internacional), Romería de Santiago de Vencáliz (1 de mayo), Romería de Santa Lucía (segundo domingo de mayo), Feria de Mayo (del 28 al 30 de mayo), Romería de la Virgen de la Montaña y Feria de Nuestra Señora de la Montaña, Patrona de la Ciudad (mayo).

Estos son otros eventos que ver en Cáceres: Festival de Música WOMAD (mayo), Festival de Teatro Clásico de Cáceres (junio), Festival Internacional de Música Negra Ciudad de Cáceres (julio), Festival Cáceres Pop Art (septiembre u octubre), Foro SurFeria de Arte Iberoamericano Contemporáneo (septiembre), Mercado Medieval (noviembre).

Alfarería, cestería, orfebrería (cobre), corcho

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar