Córdoba se viste de flores en mayo. Sus patios toman especial importancia durante este mes debido a la Fiesta de los Patios de Córdoba, catalogada como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO. Sin embargo, es posible visitar sus preciosos patios en cualquier época del año, pues forman parte de la cultura de la ciudad.

Esta construcción tiene su tradición en culturas romanas y árabes. En la actualidad, es parte del modo de vida de los cordobeses. Descubrir sus patios blancos, repletos de macetas con llenas de color, es toda una experiencia sensorial.

Recorrido por el origen y la historia del patio cordobés

Arquitectura tradicional de los patios de Córdoba

Arquitectura tradicional de los patios de Córdoba | Shutterstock

El origen del patio cordobés se remonta a las tradiciones de las antiguas civilizaciones. Poco a poco fueron transformados hasta llegar a los patios andaluces actuales. En primer lugar, los griegos, tras conquistar Persia, introdujeron la arquitectura de los patios. Años más tarde fue copiada por los romanos en sus domus.

Este tipo de distribución del hogar era utilizado para crear microclimas en zonas muy calurosas gracias a las plantas, el uso del agua y las sombras de sus muros. A esta estructura, los romanos añadieron el arco mediterráneo e incluso el cultivo de plantas en macetas.

Con la llegada de los árabes a la península, simplificaron la construcción típica romana, convirtiéndolo en un único patio en lugar de dos. Estos estaban separados de la entrada principal por un zaguán en forma de L, evitando así las miradas desde la calle al interior del hogar.

La arquitectura de la ciudad era una hilera de muros y puertas que albergaban jardines y casas. Esta estructura aún se conserva en muchos de los barrios cordobeses, como es el barrio de Santa Marina, San Andrés, San Lorenzo, San Basilio, Alcázar Viejo y Judería.

Cómo surgió la tradición de los Patios de Córdoba

Escultura de los Patios de Córdoba

Escultura de los Patios de Córdoba | Shutterstock

Cuando los cristianos conquistan la ciudad en el siglo XIII, deciden mantener la estructura de los árabes gracias a sus numerosas ventajas climáticas. Al llegar la Revolución Industrial se produce un fuerte éxodo rural, incrementando los habitantes de Córdoba de forma considerable. Esto provocó que el siglo XX estuviese marcado por el surgimiento de nuevas viviendas en el límite de la muralla de la ciudad. Además, con la llegada de masas de población desfavorecida, los patios comenzaron a utilizarse como espacios comunales que utilizaban varias familias.

Los patios albergaban letrinas, pozos, lavaderos e incluso las cocinas. Estas familias disponían de pocos recursos, por lo tanto, no podían reparar los muros de los patios. Como arreglo ingenioso, utilizaban las macetas para tapar los desconchones y huecos, tradición que siguió utilizándose cuando ya podían remodelar sus hogares.

Con el tiempo, se produjo una «competición” por tener el patio más bonito, como muestra de su estatus social. Tras las procesiones comenzó la costumbre entre los vecinos de visitar los patios del barrio, surgiendo así la Fiesta de los Patios en 1918, cuando el Ayuntamiento decide formalizar la tradición. Esta popular fiesta está declarada Patrimonio de la Humanidad. Es un concurso en el que los propietarios de los patios abren sus puertas para conseguir el prestigioso premio ofrecido por el Consistorio, que elige a los mejores patios cada año.

Zonas más especiales para ver los mejores patios de Córdoba

El patio cordobés de hoy en día está formado por una entrada en zaguán. Las paredes del mismo suelen estar encaladas y repletas de macetas. Algunas de las flores más populares son los geranios, jazmines, rosas, nardos, gitanillas y claveles, encargadas de aportar el color tan característico de los patios. En la mayoría suele destacar el típico pozo, ubicado en el centro o a un lado del espacio, además de las escaleras que llevan a las habitaciones superiores de la vivienda. En algunos es posible encontrar limoneros o naranjos.

Además, en la actualidad existen patios con una arquitectura moderna y otros que aún conservan la arquitectura tradicional y más típica de la ciudad. En los barrios del casco histórico es posible visitar los más especiales y coloridos durante todo el año.

Zona Alcázar Viejo – Judería

Barrio Alcázar, que contiene varios de los más populares patios de Córdoba

Barrio Alcázar, que contiene varios de los más populares patios de Córdoba | Shutterstock

El barrio de El Alcázar Viejo es la zona por excelencia de los Patios de Córdoba. Lugar donde se encuentran los patios más famosos y con mayor cantidad de primeros premios de la ciudad.

Destacan el Patio de San Basilio 22, catalogado de arquitectura antigua y visitado por personas de gran importancia como la Reina Sofía o la Duquesa de Alba. Una curiosidad de este patio, además de sus numerosos premios, es que el agua del pozo es la misma que la fuente del Patio de los Naranjos de la Mezquita de Córdoba. Otro patio a destacar es el Patio 50 de la Calle San Basilio, que conserva su arquitectura original. Además, es la sede de la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses, siendo una parada imprescindible en cualquier ruta.

Zona San Pedro – Santiago

El Patio de Escañuela 3 es uno de los más conocidos de la zona, ha recibido numerosos premios y es frecuente que en él se organicen diversos espectáculos. Es un patio colorido, sus paredes blancas contrastan con el rojo de sus macetas y el verde oscuro de sus puertas. Además, destaca por su fuente adosada a la pared con un azulejo de la Virgen de las Angustias. En esta zona es posible encontrar varios patios que, en la actualidad, son propiedad de colectivos de diversos sectores que mantienen esta popular tradición.

Zona Santa Marina- San Lorenzo

En esta zona destaca el Patio 6 de la Calle Marroquíes, que dispone de un lavadero y un pozo de gran antigüedad. Tiene una gran variedad de flores y sus macetas no están pintadas para así dar protagonismo al color de sus plantas. Ganó el primer premio de forma consecutiva desde 2000 hasta 2014.

Palacio de Viana

Palacio de Viana, Córdoba

Palacio de Viana, Córdoba | Shutterstock

En el Palacio de Viana, uno de los monumentos más visitados de Córdoba, es posible realizar una ruta completa por la historia de los patios sin salir del edificio. Desde el Patio de Vecinos, de origen medieval, hasta los patios renacentistas con una arquitectura renovada. En la antigüedad, una antigua casa habitada por nobles en el siglo XX, en la actualidad, dispone de hasta 11 patios en el monumento. Todos ellos con diferentes estilos, pero con la esencia de los patios cordobeses de la ciudad.