Campillo de Ranas, al igual que Valverde de los Arroyos, es uno de los llamados pueblos negros. Estas localidades son muy características porque su arquitectura se mimetiza con su entorno natural, ya que las casas están construidas con lajas de pizarra. En cuanto a su ubicación, se encuentra en plena Sierra de Ayllón, en la provincia de Guadalajara. Además, como curiosidad, en los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós aparece un personaje local. Con el nombre de Viriato, es natal de esta bonita localidad de Castilla La Mancha.

Campillo de Ranas en Guadalajara

Campillo de Ranas en Guadalajara. | Shutterstock

Arquitectura negra en Campillo de Ranas

Como muchos otros pueblos de la zona noroeste provincia, Campillo de Ranas es famoso por la arquitectura negra. Este nombre se debe al color oscuro de la pizarra negra con la que están construidas la mayoría de sus casas tradicionales. Esto lo convierte en uno de los pueblos más bonitos de Guadalajara. Los tejados suelen ser en dos vertientes y también están hechos con lajas de pizarra, chimenea incluida. En cuanto a su interior, la mayoría de ellas tienen dos pisos. El de abajo quedaba dedicado a la vivienda de la familia. Mientras tanto, el de arriba estaba destinado a guardar la paja. Asimismo es habitual que haya establos o cuadras anejas a la casa.

Arquitectura negra en Campillo de Ranas

Arquitectura negra en Campillo de Ranas. | Shutterstock

Basta darse un paseo por el pueblo para ver en detalle esta arquitectura negra en sus edificios. Estos materiales le dan al pueblo una uniformidad cromática que convive en perfecta armonía con su entorno natural. Majaelrayo o Valverde de los Arroyos son sus compañeros como pueblos negros más señeros. Algunas de las edificaciones que más destacan en este sentido son el mirador de la fuente de las Ranas y la iglesia de Santa María Magdalena.



Mirador de la Fuente de las Ranas

Es una conocida construcción del pueblo hecha en su totalidad de pizarra. Desde este mirador, se pueden ver unas espectaculares vistas del pico Ocejón. Se trata de un sitio muy recomendable para llevar una cámara de fotos o simplemente disfrutar de la Sierra de Ayllón desde una posición privilegiada. En invierno es habitual que la nieve se sume a la estampa. En una casa muy cercana se encuentra un pequeño homenaje en agradecimiento a Benita. Se trata de una vecina muy querida de Campillo de Ranas que dedicó su vida a ayudar a los demás. La placa reza: «Cuantos te conocimos añoramos tu bondad. Gracias, Benita, por la hermosa lección de tu vida».

Pico Ocejón

Vistas del Pico Ocejón. | Shutterstock

Otro lugar conocido es el Roble Hueco, el árbol más representativo de Campillo de Ranas. Tiene una edad desconocida, pero son tantos los años que lleva allí que ni siquiera los más mayores del pueblo lo han visto crecer. Los campilleros tienen un gran cariño a este árbol, por lo que muchos de los alojamientos de la localidad reciben su nombre.

Iglesia de Santa María Magdalena

Este templo está construido con la pizarra negra típica de esta zona de Guadalajara mezclada con piedras calizas, lo que le otorga una estética algo diferente a la del resto del pueblo, pero a la vez muy característica. Es una iglesia de estilo románico y muy sencilla, en la que destacan su torre y su fachada principal.

Iglesia de Santa María Magdalena campillo ranas

Iglesia de Santa María Magdalena. | Shutterstock

Justo al lado, en la antigua casa del cura, hay otra torre con un reloj solar que está considerado uno de los símbolos de Campillo de Ranas. Estos edificios se encuentran en la plaza, donde los vecinos celebran sus festejos y su tradicional juego de bolos. Es especialmente típico jugarlo durante las fiestas de su patrona: la Virgen de las Angustias.

Museo de Maquetas Roizo

Casas típicas de Campillo de Ranas

Casas típicas de Campillo de Ranas. | Shutterstock

En este museo se pueden ver varias maquetas de edificios de esta localidad con la ya mencionada arquitectura negra. Están realizadas por Juan Andrés Roizo, pintor afincado en la localidad que da nombre al espacio. Sin duda, es una gran oportunidad de conocer las casas de los pueblos negros, tanto por fuera como por dentro. En este museo también se pueden apreciar maquetas de objetos y espacios relacionados con los oficios tradicionales de la comarca. Por ejemplo una chocolatería, una paridera o un arado. En definitiva, el Museo de Maquetas Roizo no solo es un lugar de arte, sino también etnográfico. No en vano, muestra la vida pasada y actual de los campilleros de una manera muy fiel a la realidad.

Naturaleza en Campillo de Ranas

Además de la Arquitectura Negra, Campillo de Ranas es un pueblo que destaca por su ubicación privilegiada. Se encuentra en plena sierra de Ayllón, dentro del parque natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Sin embargo, el macizo abarca también zonas serranas de Segovia y Madrid. Esto permite a sus visitantes hacer numerosas excursiones para disfrutar de sus parajes naturales.

Sierra de Ayllón

Sierra de Ayllón. | Shutterstock

Una de las rutas más bonitas que se pueden hacer por la zona es la Senda de los Inmortales, que discurre entre árboles centenarios. También destaca el ascenso al pico Ocejón, que corona su vertiente de la sierra. Trayecto fácil incluso con nieve, ascenderlo es una excursión típica para los arriacenses durante todo el año.  Mientras tanto, la ruta del Barranco del Jarama, que acaba en un mirador con unas vistas espectaculares.

Pedanías de Campillo de Ranas

Es importante saber que Campillo de Ranas tiene varias pedanías que dependen de la localidad: Campillejo, El Espinar, Roblelacasa, Robleluengo, Matallana, El Vado y La Vereda. La visita a esta zona se puede aprovechar para hacer una ruta por los pueblos negros. Todos ellos cuentan con su típica arquitectura en la que la pizarra negra es la protagonista.

Roblelacasa Campillo de Ranas

Roblelacasa. | Shutterstock

Uno de los datos que más sorprenden de estas localidades es su baja densidad de población.  Campillejo cuenta con tan solo 17 habitantes, El Espinar con 16, Roblelacasa con 22 y Robleluego con 28. Matallana, El Vado y La Vereda en la actualidad están despoblados. Una muestra de la despoblación y distribución geográfica típica de la Serranía y el resto de Guadalajara. De los tres últimos destacan la iglesia de la Blanca, la ermita de la Virgen de las Angustias, la ermita de la Majaílla y la Iglesia de la Inmaculada Concepción. Todas ellas se adscriben la arquitectura negra.