El mirador de Abrante es un enclave imperdible si estás en la isla de La Gomera. Suspendido en el aire, las vistas desde este mirador son únicas. En lo alto del risco de Abrante, se encuentra este mirador del mismo nombre, con paredes y suelo de cristal que hace sentir a quien lo visita como si estuviera flotando en el aire. Aquellos que sufran de vértigo lo tendrán difícil para asomarse al precipicio, desde el que parece que estés volando. Un paisaje rural típico de la isla colombina (conocida así porque fue el lugar en el que Cristóbal Colón se abasteció antes de partir al Nuevo Mundo) accesible solo para valientes.

mirador de Abrante
Atardecer en el mirador de Abrante

Este voladizo de siete metros de largo está suspendido a 620 metros de altitud sobre el nivel del mar. Bajo el mirador de Abrante se halla el pequeño valle de Agulo, con sus pintorescas casas. Una localidad “encerrada” entre riscos y con privilegiadas vistas al océano Atlántico. Así, se consiguen unas impresionantes vistas del casco antiguo del municipio, así como de los tres núcleos principales que lo conforman: Las Casas, El Charco y La Montañeta. Con las paredes de cristal, uno parece flotar sobre el paisaje.

mirador de Abrante
Mirador de Abrante, con la isla de Tenerife y el volcán del Teide de fondo

En los días despejados y sin nubes (o sin calima, muy típica en las islas), desde el mirador de Abrante es posible divisar la isla de Tenerife y el majestuoso volcán del Teide. Una oportunidad de oro para sacar unas impresionantes fotos de la isla vecina, desde una panorámica envidiable.

Acceso al mirador de Abrante

mirador de Abrante
Mirador de Abrante

Construido por el arquitecto José Luis Bermejo, la visita a este mirador bien podría integrarse en una ruta por el norte de La Gomera, que es donde se ubica. Para acceder al mirador es necesario realizar el trayecto en un vehículo. La vía de acceso se sitúa en el centro de visitantes  «Juego de bolas” del Parque Nacional de Garajonay. A partir de aquí se puede continuar el camino en coche por la calle La Palmita, aunque teniendo en cuenta que la vía de acceso tiene algunos tramos que no posibilita la circulación en doble sentido.

mirador de Abrante
Vistas de Agulo desde el mirador de Abrante

El mirador de Abrante se encuentra en el interior de las instalaciones de un restaurante, por lo que es la oportunidad perfecta para combinar las vistas con una buena degustación de la gastronomía canaria. El coche se puede dejar en el aparcamiento del restaurante para poder disfrutar del mirador.

El Parque Nacional de Garajonay es uno de los mayores exponentes de laurisilva que se conservan en el mundo, un ecosistema que proviene de la Era Terciaria. De esta manera, este bosque de laurisilva es todo un espectáculo en cuanto a vegetación se refiere. Pasear por alguno de los senderos de las 4.000 hectáreas que componen el Parque Nacional de Garajonay es toda una aventura, con sus barrancos con arroyos y bosques de color verde intenso. Declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se puede visitar el parque pasando antes por el centro de visitantes “Juego de Bolas” para entender bien el entorno. Además, el parque cuenta también con un centro de información, áreas recreativas, una amplia red de miradores y senderos señalizados.

Parque Nacional de Garajonay
Parque Nacional de Garajonay

En cuanto al origen del nombre de este parque, es muy curioso. El Parque Nacional de Garajonay debe su denominación a la leyenda de los enamorados Jonay de Tenerife y Gara, princesa gomera, que no contaban con la aprobación de sus familias para estar juntos y decidieron clavarse una lanza y lanzarse desde el pico más alto de la isla.

Agulo

El municipio de Agulo está limitado el océano Atlántico y por un anfiteatro rocoso a sus espaldas, compuesto por las montañas de Zula y Abrante. El nombre de estas montañas proviene de una leyenda dramática sobre dos enamorados, un joven pobre llamado Zula y una bella joven llamada Abrante. De esta manera, en el norte de la isla canaria de La Gomera se sitúa Agulo, a solo poco más de 30 minutos de la capital. Por su belleza es conocido como “el bombón de La Gomera”, con el verde de sus cultivos sobre la inmensidad azul del océano.

mirador de Abrante
Agulo, en La Gomera, con el día despejado y El Teide de fondo

Agulo es conocido no solo por el mirador de Abrante, sino por sus bonitas calles empedradas y casas de colores llenas de encanto. Se trata de un rincón rural en el que pasear por el casco urbano del municipio, conociendo la localidad gracias a los paneles informativos que en ella se emplazan. Entre todo lo que ver aquí, destaca la iglesia de San Marcos, en la que sus cúpulas blancas hacen contraste con las tejas rojizas de las casas.