La receta de cocido lebaniego es típica de los pueblos de la comarca de Liébana, en Cantabria. Tiene su origen siglos atrás, y ha llegado hasta nuestros días como un plato perfecto para aguantar las bajas temperaturas. Antiguamente se preparaba con aquellos ingredientes que se tenían en la despensa, es decir, más fáciles de conseguir. Con un gran aporte calórico, la receta de cocido lebaniego es contundente, perfecta para los amantes de los platos tradicionales y mantenerse con energía.

Se trata de un guiso de interior con protagonistas entre sus ingredientes como los garbanzos de Potes, la berza y las patatas. Otro punto fuerte viene de la mano del compango, fruto de la matanza del cerdo. Hablamos del chorizo, el tocino, la morcilla y el hueso de jamón. También se incluye carne de ternera, como hueso de rodilla, cecina y zancarrón. Tampoco podemos olvidarnos del relleno, masa elaborada con miga de pan, chorizo, huevo y perejil.

Un plato único que degustar en tandas: primero la sopa, segundo los garbanzos y, por último, las carnes y el relleno. Si eres un amante del cocido, no dudes en probar también la receta de cocido montañés y la receta de cocido madrileño.

Ingredientes de la receta de cocido lebaniego

  • Garbanzos (250 gr), chorizo (150 gr), costillas de cerdo (4), trozo de jamón con hueso (150 gr), huevos (3), morcillo de ternera (500 gr), tocino (180 gr), morcilla de arroz (1), dientes de ajo (3), aove, pimentón, repollo (1/2), miga de pan (75 gr), fideos (100 gr), perejil y sal

Elaboración

1. Primero, echar en una olla rápida el morcillo, el tocino, el hueso de jamón y las costillas. Cubrirlas con agua. Echar una pizca de sal. Cerrar con la tapa y cocinar durante 30 minutos. Abrimos la olla con cuidado, pues el vapor saldrá muy caliente, y retirar la grasa del caldo.

2. Añadimos los garbanzos (a remojo desde la noche anterior), la morcilla y el chorizo. Tapamos y cocinamos otros 20 minutos. Cuando pase el tiempo, reservamos los garbanzos y los demás ingredientes a parte.

Ruta gastronómica por Cantabria

3. Como tercer paso, picamos 50 gr de tocino y de chorizo. Después, desgrasaremos el caldo y lo reservamos en una olla.

4. Es el momento de limpiar y hacer en trozos el repollo, el cual coceremos en una cazuela. Cuando esté cocido lo escurrimos.

5. Doramos en una sartén los ajos con un poco de pimentón. Este refrito lo añadiremos al repollo.

6. En un cazo coceremos el huevo. Cuando esté listo lo pelamos y reservamos. A continuación, batimos los huevos sobrantes. Echamos el tocino, el chorizo y el perejil previamente picados con la miga de pan. Le damos forma y hacemos cuatro pelotas con la mezcla.

7. Las freímos en una sartén. Las añadimos a la olla en la que se encuentra el caldo. También agregamos el huevo picado y los fideos.  

8. Hacemos en el fuego. Para servirlo, primero la sopa y después los garbanzos y el compango.