El menjar blanc es un postre muy tradicional y sencillo preparado sobre todo en la comarca de Tierras del Ebro, en la provincia de Tarragona, donde el cultivo de arroz es una de las actividades económicas más importantes. Por esta razón no es de extrañar que la harina utilizada en esta receta de forma tradicional sea la de arroz. Esta receta es interesante sobre todo por la asociación indeleble con la región donde se prepara.

El menjar blanc se asocia al blanc-manger francés, el cual también se espesa con arroz, aunque puede usarse maizena o fécula de patata. En este caso, podréis preparar la versión más típica de las poblaciones situadas a orillas del Ebro, aromatizada con canela y limón y preparada a base de leche de almendras. ¡Un postre apto para todo el mundo!

Ingredientes para el Menjar blanc

1 l de leche de almendras

100 g de azúcar

La piel de 1 limón

1 rama de canela

150 g de harina de arroz

Canela en polvo para decorar

Menjar blanc

Aspecto de menjar blanc | Shutterstock

Preparación del Menjar blanc

  1. El menjar blanc es muy sencillo de preparar. Solo debemos seguir el mismo proceso que para preparar una tradicionales y deliciosas natillas. Añadimos la mitad de la leche de almendras a un cazo con la piel del limón, la rama de canela y el azúcar. Llevamos a fuego medio y dejamos infusionar durante 20 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, apagamos el fuego y dejamos reposar durante 10 minutos más.
  2. En un bol aparte añadimos la harina de arroz y vamos añadiendo poco a poco el resto de la leche bien fría. Lo importante es que no queden grumos.
  3. Colamos le leche para retirar la canela y la piel de limón y la devolvemos al cazo junto con la leche donde hemos disuelto la harina de arroz. Llevamos a fuego medio-alto y removemos constantemente con unas varillas de globo hasta que la mezcla espese, al igual que pasa con las natillas.
  4. Para finalizar, vertemos la mezcla en pequeños boles o recipientes para luego espolvorear cada uno de ellos con un poco de canela si se desea. Este postre puede tomarse caliente o frío, según los gustos de cada cual.