La Virgen del Carmen, también conocida en el ámbito cofrade como “Nuestra Señora del Carmen”, es una de las figuras católicas que más devoción reúne. Una de las numerosas formas por las que se manifiesta o se presenta la Virgen María, que es una sola según los creyentes. Para muchas personas, esta imagen es esencial en su relación con la religión y el catolicismo. Y tienen la posibilidad de poder visitarla a lo largo y ancho de toda España, en múltiples iglesias, ermitas y pequeñas capillas. Cada 16 de julio es objeto de numerosos festejos, procesiones y romerías. La Virgen del Carmen es historia viva del culto en nuestro país.

La Virgen del Carmen en Jerez de la Frontera, pura devoción

Virgen del Carmen de Jerez de la Frontera

Virgen del Carmen de Jerez de la Frontera | Shutterstock

Jerez de la Frontera, la cuna del flamenco, los vinos y los caballos, es también una tierra muy creyente. La Santísima Virgen del Carmen Coronada, como en este rincón gaditano se la conoce, suele ser objeto de culto por sus devotos con el llamado rezo del rosario, misas especiales a cargo de los padres carmelitas y el ejercicio de la novena. Una práctica religiosa que se prolonga a lo largo de nueve días para conseguir alguna gracia divina o por una causa específica. El colofón final, como no podía ser de otra forma, tiene lugar el 16 de julio con la procesión de la virgen del Carmen, que reúne a cientos de feligreses y cofrades, que salen tras ella. Desemboca en la basílica del Carmen, con la entrada al templo y los vítores de sus feligreses.

La Virgen del Carmen pasea por los mares en Málaga capital

La procesión de la Virgen del Carmen en Málaga

La procesión de la Virgen del Carmen en Málaga | Shutterstock

El festejo de la Virgen del Carmen en tierras malacitanas es ciertamente peculiar. Sus características son muy particulares, pues la célebre imagen de la virgen se fusiona con el mar. Se puede ver una procesión en la que montan a la Virgen del Carmen en una pequeña barca, la jábega, propia de los marineros de Málaga. La cofradía va paseándose por la orilla de toda la costa. Allí se congregan centenares de fieles que dedican sus rezos y oraciones más sentidas del año. Se celebra, obviamente, el 16 de julio, día en el que los fieles van vestidos con la indumentaria propia de pantalón negro, camisa blanca, sandaluas y fajón de color corinto. Una festividad muy pintoresca y que merece la pena contemplarse alguna vez para comprobar cómo la emoción hace acto de presencia al paso de la patrona del mar.

Sevilla, la Virgen del Carmen también es importante

La Virgen del Carmen de Sevilla

La Virgen del Carmen de Sevilla | Shutterstock

Si hay un pueblo andaluz que vive intensamente y con fervor su religiosidad ese es el sevillano. Posiblemente cuenta con las fiestas de Semana Santa más célebres, multitudinarias y visitadas de toda España. Entre sus advocaciones predilectas, aparte de Triana y la Macarena, está la del Virgen del Carmen. En el caso de la capital andaluza, porta un vestido blanco y marrón de tela fina. Según la concepción católica, esta es la protectora de la Armada Española y de los marineros, como también se siente en otras localidades andaluzas. Esta festividad se celebra en Sevilla en la Iglesia del Buen Suceso, que pertenece a la orden de los carmelitas y que antiguamente fue un hospital de los más importantes de la ciudad. Pero no es el único templo con la imagen de la Virgen del Carmen: hasta en una docena de templos los feligreses pueden rezar a esta virgen. Hasta cuatro cofradías procesionan entre el 10 y el 20 de julio, dependiendo de las fechas de cada año, de tarde hasta la madrugada con acompañamiento de cofrades y bandas musicales. Ir a Sevilla a ver procesionar a sus gentes se debe hacer al menos una vez en la vida; el Día del Carmen es una gran oportunidad para ello.

Zahara de los Atunes, una festividad entrañable, pueblerina y bonita

Virgen del Carmen de Zahara de los Atunes

Virgen del Carmen de Zahara de los Atunes | Shutterstock

Cada año, en julio, este precioso pueblo de la costa gaditana rinde culto a su patrona, la Virgen del Carmen. Hasta tres misas tienen lugar el día 16 de julio para rezarle, aunque en los últimos años se cancelaron como consecuencia de la pandemia. Pero en años normales se realizan tres santas misas con diversos rezos e incluso una ofrenda floral a la Virgen. Todo comienza con el Rosario de la Aurora de buena mañana, cuando los más madrugadores oran al salir el sol. Luego, el grupo parroquial es el que se encarga de engalanar todo en el pueblo para que no falte ningún detalle. Las calles se llenan de gente y de banderas de Andalucía y de España. Hay ambiente festivo y se acompaña a la Virgen hasta la playa en procesión. En la recogida se lanzan fuegos artificiales justo al entrar en el templo, siempre bajo el aplauso de los feligreses. Cada año hay música tradicional en la plaza del pueblo, donde autóctonos y foráneos bailan y cantan hasta la madrugada. Además del leitmotiv religioso, Zahara de los Atunes es un pueblecito por el que da gusto perderse, respirar el aire puro y relacionarse con sus amables gentes.

Nerja también pasea a su virgen, protectora de los pescadores

Virgen del Carmen de Nerja

Virgen del Carmen de Nerja | Shutterstock

El pueblo malacitano de Nerja se vuelca completamente en julio para rendir culto a la Virgen del Carmen. Una imagen que es sinónimo de su identidad como pueblo y que aúna religión y mar en perfecta sintonía. La virgen pasea en barca, a media tarde, seguida de un nutrido grupo de marineros vestidos como corresponde. Esta procesión marítima concluye en la conocida playa de Calahonda, a la que acompañan los creyentes y la banda de música de Nerja y de tambores de los pueblos colindantes. Todo termina con fuegos artificiales y música. Festividad obligatoria para todos los amantes del mar con inquietudes religiosas. También es un festejo muy concurrido para los fotógrafos, pues deja momentos de gran valor artístico y visual.