En España no son pocos los casos de iglesias que se encuentran en ruinas. Ya fueran majestuosos o humildes templos de culto antaño, hoy en día apenas quedan de ellos unos pocos vestigios. No obstante, el aura espectral que envuelve a estas construcciones las convierte en un lugar de especial interés turístico. Restos que cuentan historias muy diversas, de la cruda despoblación a reconversiones en camposantos. Un mosaico interesante y un tanto tenebroso.

Antigua iglesia parroquial de Comillas, Cantabria

Plano general del cementerio de la Iglesia de Comillas

Cementerio de Comillas. | Shutterstock

El cementerio de Comillas se localiza en una antigua iglesia parroquial la localidad cántabra. La leyenda cuenta que el templo fue abandonado allá en el siglo XVI a raíz de una disputa surgida entre el pueblo y el administrador de aquellas tierras, el duque del Infantado. Los feligreses, hartos de los malos tratos del duque decidieron no poner un pie más en el templo. La Iglesia respondió a esta afrenta excomulgando a todo el pueblo.

Con el tiempo, la antigua parroquia adquirió la función de cementerio. En el año 1893 se llevó a cabo una ampliación a manos del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner. Durante esta remodelación se protegió las ruinas del templo abandonado con un muro de mampostería rematado en pináculos. Igualmente, se introdujo una fachada de acceso que a día de hoy está considerada como un Bien de Interés Cultural (BIC).

Iglesia de Maluenda, Zaragoza

Vista general de la Iglesia en ruinas de Maluenda en Zaragoza

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Maluenda). | Shutterstock

La Iglesia de Maluenda es una parroquia situada en la localidad zaragozana de Maluenda, adscrita al arciprestazgo de Calatayud. La construcción de estilo mudéjar data de los siglos XIII-XIV y se llevó a cabo sobre los restos de una mezquita pre-existente. Se piensa que cumplía las funciones de edificio religioso militar, aunque está por dilucidar si es de la  época andalusí.

Actualmente, se encuentra en una ruina progresiva. Se han hundido las bóvedas del presbiterio y dos primeros tramos de la nave de crucería. También existe una enorme grieta en una de sus fachadas. A partir del siglo XVI, este edificio fue sede del archivo de la Comunidad de Aldeas de Calatayud. Posteriormente y hasta su adquisición por el Ayuntamiento de Maluenda, en 2012, se le dio uso como establos.

Santa Marina de Tardemézar, Zamora

Santa Marina en Tardemézar

Santa Marina en Tardemézar. | Shutterstock

El templo de Santa Marina de Tardemézar está ubicado en la provincia de Zamora. Concretamente, en una localidad de la que toma el nombre: Tardemézar de los Vidriales. Hoy es parte del municipio de Santibáñez de Vidriales. La construcción de trazo gótico, del siglo XV, está asentada sobre antiguos campos de cultivos de trigo y cebada.

Arquitectónicamente cuenta con tres naves, una cabecera cuadrada y una espadaña que alberga tres vanos. Uno de los elementos que más llama la atención de esta iglesia en ruinas son los altos muros que complementan a sus restos, generando un espacio cerrado que acoge el cementerio local. La vegetación que crece a su libre albedrío por todos los rincones del edificio contribuye a crear una visión fantasmal.

San Fructuoso de Aramunt, Lleida

Vista desde abajo de las ruinas Iglesia de San Fructuoso en Aramunt.

La iglesia de San Fructuoso de Aramunt. | Shutterstock

San Fructuoso de Aramunt es la antigua iglesia parroquial del pueblo de Aramunt, situado en el Pallars Jussá en la provincia de Lleida. La construcción de gran envergadura cuenta con un ábside de estilo gótico. Los restos de la nave principal de un románico muy primitivo o prerrománico. Igualmente, las grandes dimensiones permiten hacerse una idea de la importancia que tenía el templo.

Por otro lado, en el huerto de la rectoría se conservaba un fragmento de inscripción funeraria romana. El trozo mide unos nueve metros de largo, y podría proceder de la necrópolis encontrada en el caserío de San Miguel, que hoy día se encuentra sumergido bajo las aguas de un pantano de Sant Antoni.

Iglesia de San Nicolás, Soria

Iglesia de San Nicolás de Soria

Iglesia de San Nicolás de Soria. | Shutterstock

La antigua iglesia de San Nicolás está ubicada en la provincia de Soria. Se trata de un templo románico construido entre los siglos XII y XIII, ubicado en el corazón del casco histórico de la ciudad. En el año 1858, debido al mal estado del edificio se desmontó la techumbre y se trasladó el retablo del altar a la iglesia de un hospital. En 1908, se hizo lo propio con la portada de su fachada principal. Sin embargo, en la década de los sesenta fue declarada Monumento histórico-artístico Nacional.

La parroquia aparece citada en el censo encargado por el rey Alfonso X El Sabio de Castilla en 1270. Durante esta época el templo tenía una gran importancia y en ella se concedían beneficios eclesiásticos. Su pórtico vio reunirse largo tiempo al linaje de los Salvadores Honderos, hasta avanzada la Edad Moderna. En otro lugar de la iglesia, la capilla mayor, era donde celebraban juntas otra rama de esta familia, los Salvadores Someros.

Iglesia de San Polo, Salamanca

Iglesia de San Polo de Salamanca tras su remodelación

Iglesia de San Polo. | Shutterstock

La iglesia de San Polo de estilo románico-mudéjar se asienta al suroeste de Salamanca, en las cercanías del río Tormes. Esta zona era antiguamente denominada como el barrio de los portogaleses. Se cree que la iglesia se construyó a comienzos del siglo XII. Con todo, aún existe cierto debate sobre la fecha exacta de la edificación.

El uso abundante de ladrillo en su construcción hace pensar que quizás los encargados de edificarla fueran mozárabes. A mediados del siglo XIX, debido a su ruinoso estado, la parroquia fue trasladada al Convento de San Esteban. Más tarde, ya en la década de 1980, se realizaron excavaciones arqueológicas,  previas a la construcción del polémico hotel que integra parte de las ruinas. Asimismo, se hicieron planes para que se instalara en ellas una Oficina Turística de Salamanca.

La espadaña de Ribadelago, Zamora

Vista frontal de la espadaña de la Iglesia de Ribadelago

La espadaña de Ribadelago. | Shutterstock

De nuevo toca hacer un stop en la geografía zamorana. En esta ocasión se trata de visitar la espadaña de la antigua iglesia de Ribadelago Viejo. Sin embargo, se halla situada en Ribadelago Nuevo en el municipio de Galende. Los restos de este campanario fueron trasladados a su ubicación actual cuando el pueblo fue creado ex novo por el régimen franquista. El motivo de esto fue una tragedia de enormes proporciones.

En la madrugada del 9 de enero de 1959, la inesperada rotura de la presa de la Vega de Tera provocó una inundación en el pueblo de Ribadelago Viejo, situado ocho kilómetros río abajo. La riada arrasó con los edificios del casco antiguo, entre los que se incluye la iglesia, de la que solo se conserva la espadaña. La tragedia provocó la muerte de 144 de los 532 habitantes del pueblo.

Iglesia San Martín de Tours de Belchite, Zaragoza

Ruinas de la Iglesia de San Martín de Tours en Belchite Viejo

Iglesia de San Martín de Tours. | Shutterstock

De vuelta a la provincia de Zaragoza, en esta ocasión toca poner foco en el templo de San Martín de Tours, ubicado en el municipio de Belchite Viejo. La iglesia fue construida en las primeras décadas del siglo XV. Sin embargo a mediados del XVI y durante el XVIII se realizaron una serie de reformas.

A día de hoy, se encuentra en estado de ruina debido a los efectos de la Guerra Civil Española durante la Batalla de Belchite (1937). Este encuentro entre ambos bandos se saldó con 5.000 bajas y la toma por los republicanos del pueblo, que quedó completamente devastado. Tras el fin la guerra, el régimen de Francisco Franco decidió no reconstruir el pueblo sino crear uno nuevo al lado: Belchite Nuevo. Las ruinas del anterior se dejaron intactas como recuerdo de la Guerra Civil.

Iglesia de San Pedro de Plecín, Asturias

Ruinas nevadas de la Iglesia de San pedro de Plecín en Alles

Iglesia de San Pedro de Plecín. | Shutterstock

La Iglesia de San Pedro de Plecín se asienta en Alles, una parroquia que pertenece al concejo asturiano de Peñamellera Alta. Los antiguos cántabros del sur del Cuera, ligeramente romanizados, rendían culto en este lugar a sus divinidades ancestrales. Posteriormente, durante los siglos X y XI, establecieron sobre el mismo asentamiento precristiano su eje parroquial de San Salvador de Preçin o Plecín.

Su fundación se atribuye al linaje alavés de los Vela. El conde Don Vela se retiró a estos montes con el beneplácito del rey Alfonso V de León y fue enterrado en esta abadía. Este noble fue el principal impulsor de su construcción e iniciador del patronazgo. Asimismo, algunos especialistas hablan de que en la extinguida nave norte existía el sepulcro de un guerrero armado de espada y dos escudos. A finales del XVI se creó una capilla funeraria con bóveda de crucería para enterramiento del linaje de los Mier.