Que ver en Calatayud

La gran Bilbilis que fue capital provincial

La segunda ciudad de la provincia es un importante núcleo monumental que fue ciudad favorita del Rey Fernando el Católico. Además, ha sido escenario de importantes hechos históricos. ¿Nos acompañas a descubrir todo lo que hay que ver en Calatayud, en Zaragoza?

Planifica tu escapada a Calatayud

Hay mucho que ver en Catalayud, donde se puede pasar un fin de semana completo de visitas y paseos. Lo más destacado es el yacimiento de la ciudad romana de Bilbilis. También podrás disfrutar de la alcazaba árabe, dos colegiatas y magníficas iglesias (una de ellas con pinturas de Goya).

Los palacios son otro de los puntos importantes que ver en Calatayud y denotan la gran prosperidad de este valle desde hace milenios. El resto de atractivos los enumeramos en el apartado Qué ver en Calatayud. La excursión más habitual desde aquí es bajar por la carretera A-202 para visitar el espacio natural del Monasterio de Piedra.

Quien quiera alargar la escapada puede tomar la carretera N234 en dirección sur hasta la gran villa medieval de Daroca. Después se podrá visitar la pequeña Anento con su raro manantial de Aguallueve y el maravilloso retablo de su iglesia.

Desde allí se está cerca del pueblo de Gallocanta y del importante Parque Natural de la Laguna de Gallocanta, lugar de avistamiento de aves. Esta zona tiene sus propios vinos con denominación de origen, cuyas bodegas pueden visitarse. Los poderosos vinos de Calatayud acompañan unos platos típicos también contundentes. Para elegir donde parar en la zona puede reservarse en la página Dormir y Comer en Calatayud.

¿Quieres conocer este sitio?

Los orígenes de la actual Calatayud hay que buscarlos en la cercana Bilbilis, que dio origen al gentilicio bilbilitano. Fue una importante ciudad celtíbera conquistada por Roma. Bajo el mandato de Augusto, se convirtió en una de las poblaciones más prósperas de la época.

En el siglo I, Bilbilis obtiene rango de Municipio y, con él, la ciudadanía romana de sus habitantes. Este hecho le llevó a acuñar su propia moneda y a acometer una serie de reformas. Estas las transformarían en una ciudad con servicios e infraestructuras que incluían termas, de las que se han hallado restos en el año 2007. En ella nació el 40 d.C. el poeta latino Marco Valerio Marcial.

La ciudad sufre posteriormente un acusado periodo de decadencia visigoda que termina con la llegada de los árabes. Éstos fundan la ciudad de Qal’at Ayyub y la amurallan dotándola de una extensa línea defensiva a su alrededor. Durante su periodo musulmán, gobernada por dinastías Tuyibíes y Hudíes originarias del Yemen, disfruta de una época de gran esplendor.

Alfonso I el Batallador la conquista en 1120 y le otorga el Fuero de Calatayud poco tiempo después. Allí permanece una extensa comunidad musulmana responsable de la decoración mudéjar de los edificios. Tras la Paz de Terrer que siguió al asedio de la villa durante la Guerra de los Dos Pedros, Calatayud recibió la categoría de ciudad.

Durante la historia de Calatayud en el siglo XV ésta se convierte en la segunda ciudad en importancia del Reino. Por ello fue escogida como escenario de la coronación de Fernando el Católico en 1461.

El 30 de mayo de 1481 en Calatayud, fue bautizado – con el padrinazgo de los Reyes Católicos – el príncipe gran canario Tenesor Semidan. Este adoptó el nombre de Fernando Guanarteme y firmó, en nombre de todos los habitantes del archipiélago, la Carta de Calatayud incorporando los reinos canarios a la Corona de Castilla.

postal antigua meson dolores calatayud
Mesón de “La Dolores” en una postal antigua

El siglo XVII inaugura una época de gran riqueza cultural gracias al asentamiento de los jesuitas y su labor didáctica con aspiraciones universitarias. En 1627 se incorpora Baltasar Gracián a la universidad como profesor de humanidades.

El siglo XIX es la época de la “Leyenda de la Dolores”. Este episodio, surgido de una copla anónima, cuenta como una mesonera de gran belleza es agasajada por pretendientes. La historia concluye con un final dramático y sangriento. Tras la historia subyace la vida real de María Dolores Peinador Narvión. Esta bilbilitana inspiró la leyenda que desde entonces ha definido y representado a la ciudad.

Durante la Guerra de la Independencia fue escenario de varias de las correrías de Juan Martín el Empecinado. El conocido guerrillero que sería inmortalizado por Benito Pérez Galdós en uno de sus Episodios Nacionales.

El 27 de enero de 1822 el Gobierno Liberal decreta una nueva distribución provincial de España, creando la cuarta provincia de Aragón, con capital en Calatayud. Esta comprendía cuatro comarcas zaragozanas y la comarca turolense del Jiloca. Tras ser derrocado violentamente el Gobierno, el 1 de octubre de 1823, las autoridades absolutistas decretaron la vuelta a las anteriores demarcaciones provinciales. Duró, por tanto, menos de dos años.

A continuación os mostramos los lugares más fascinantes que ver en Calatayud y sus alrededores.

Hay una gran riqueza monumental que ver en Calatayud testimonio de su pasado histórico. Su patrimonio más primitivo puede verse en el yacimiento de Bilbilis, sobre un promontorio a cuatro kilómetros del centro urbano. En él pueden visitarse los restos de la antigua ciudad romana: su foro, sus termas, su teatro o su templo.

También hay que ver en Calatayud el conjunto fortificado árabe del siglo IX. Es el más antiguo de su estilo conservado en la Península Ibérica. Se trata de una extensa red de murallas que une restos de antiguas fortificaciones. Se ve horadada por vanos diversos y puertas en su recorrido.

En la lista de lugares que ver en Calatayud está la Colegiata de Santa María la Mayor. Según la tradición, ocupa el lugar de la antigua mezquita. Destaca su portada-retablo plateresca con tejaroz labrada en alabastro por Juan de Talavera y el francés Esteban de Obray. Es de interés el claustro mudéjar de arcadas de ladrillo apuntadas del siglo XIV. El ábside poligonal también es mudéjar, como la Torre mayor octogonal, ambos del siglo XVI.

El Museo de Arte Sacro, compuesto por piezas provenientes del antiguo arcedianato de Calatayud, está en el interior de la colegiata. Por lo tanto, es otro de los monumentos que hay que ver en Calatayud.

De la Colegiata del Santo Sepulcro, erigida en el siglo XVII, sobresale la belleza formal de su fachada principal, compuesta por dos torres. Sigue el modelo del westwerk carolingio, y un frontón clásico entre ellas. Posee un tabernáculo digno de mención.

Dentro de la estructura mudéjar de la Iglesia de San Pedro de los Francos, destaca su portada gótica levantina. Esta iglesia fue escenario en 1461 de la coronación de Fernando II  y, en 1978, de la creación de la Diputación General de Aragón.

Uno de los más bellos ejemplos de arquitectura mudéjar que ver en Calatayud se encuentra en la Iglesia de San Andrés. En concreto, en su torre de planta octogonal con tres alturas diferenciadas. El otro templo de la ciudad, la Iglesia de San Juan el Real, es un templo jesuítico del siglo XVIII adornado con pinturas murales de Francisco de Goya sobre sus pechinas y sala capitular.

iglesia san andres calatayud
Iglesia de San Andrés. Imagen cedida por el Ayuntamiento de Calatayud

El Mesón de la Dolores, escenario de la famosa leyenda, es una de las mejores muestras de arquitectura renacentista civil en Calatayud. En sus bodegas se ubica el Museo de la Dolores. En él se muestran, en forma de museo etnológico, retazos de la época que vivió la protagonista de la leyenda.

Otro edificio de carácter singular que ver en Calatayud es el Palacio del barón de Warsage. De él sobresale su excelente portada neoclásica.

Para ahondar más en la historia y el patrimonio bilbilitano, se recomienda visitar el Museo de Calatayud. El centro es fruto de una propuesta arquitectónica en el antiguo convento de las Carmelitas. Este exhibe numerosas muestras arqueológicas del pasado histórico de Calatayud. La Asociación de artistas Mariano Rubio de Calatayud exhibe en sus Salones de primavera sus producciones más actuales.

A unos 25 kilómetros al sur de la ciudad se encuentra el Monasterio de Piedra, uno de los más interesantes espacios naturales que ver en Calatayud y Aragón. Está articulado en torno al monasterio cisterciense original, fundado en el siglo XII. En sus inmediaciones está el Embalse de la Tranquera.

Gastronómicamente, la D.O. Calatayud produce vinos mediante uva garnacha y en la ciudad se encuentran varias bodegas.

Ahora que conoces mejor lo que hay que ver en Calatayud, ya estás preparado para visitarla a fondo.

Imprescindibles

dónde dormir en Calatayud
Castillo de Calatayud
dónde dormir en Calatayud
Puerta de Terrer

Datos prácticos

Coordenadas

41° 21′ 15.56″ N, 1° 38′ 49.23″ W

Distancias

Zaragoza 86 km, Huesca 160 km, Teruel 144 km, Madrid 232 km

Aparcamiento

En el Paseo de San Nicolás de Francia y en la Plaza del Justicia de Aragón

Altitud

536 m

Habitantes

20 926 (2013)

Semana Santa, San Roque (16 de agosto), Virgen de la Peña (septiembre)

Hasta bien entrado el siglo XX la ciudad era famosa por sus sogueros, a los que rinde homenaje desde 2007 una escultura en bronce en la Plaza del Olivo.

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar